La cercanía de Erika Ayala Ríos y Juan Javier Gómez Cazarín

Ha trascendido en diversos círculos informativos y políticos que estarían por darse a conocer en redes sociales fotografías “muy comprometedoras” de los diputados Erika Ayala Ríos y Juan Javier Gómez Cazarín. Ella, legisladora priista, líder del Sindicato de trabajadores del COBAEV —y acusada de encubrir a una pléyade de aviadores— y él, morenista, Presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXV Legislatura del Estado de Veracruz.

Las supuestas imágenes, que darían cuenta de una gran, gran cercanía y que reflejarían un momento de gran afecto, no tendrían ningún interés noticioso, salvo el morbo del respetable. Lo interesante de ellas es el fondo, porque como dijera el viejo priista tuxpeño, Jesús Reyes Heroles, “en política, la forma es fondo”.

Así, si aparecieran diseminadas por aquí y por allá, en la gran red, para consumo del “Big Brother” veracruzano, solo se quedarían en un escándalo más de los muchos que existen entre los políticos jarochos, pero para los analistas y aguzados políticos, sería una muestra de la astucia con la que se ha conducido la legisladora priista, quien supo hacer migas con el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y que ahora, montada ya en la 4T, habría salvado carrera política y patrimonio frente a las acusaciones que le enderezó el Secretario de Educación, Zenyazen Escobar García de más de 200 aviadores en el Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz.

A diferencia de lo que ocurrió con el proceso penal 421/2019 en donde la Secretaría de Educación de Veracruz logró recuperar 77 plazas académicas que se autoasignaron y cobraron funcionarios de la administración del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en donde fueron incluso obligados a reintegrar a la SEV la cantidad de 4 millones 657 mil 028 pesos con 05 centavos, de salarios devengados por las 77 personas a las que se les asignaron las plazas indebidamente, sobre la denuncia de los 214 aviadores del COBAEV ya nada se ha dicho.

La cercanía del Erika Ayala Ríos con la 4T empezó a tejerse desde hace varios meses y quizá por eso, sin pudor alguno, en 2019 acompañó al Secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, con gastos pagados, a la presentación del libro “Veracruz: un protagonista en la conformación del Estado Mexicano”, la cual se llevó a cabo en La Paz, Baja California.

Este hecho mereció un “llamado de atención” del líder priista Marlon Ramírez Marín, “porque los diputados y diputadas locales del PRI le deben ‘lealtad’ a este instituto político, aún más cuando han obtenido beneficios, como una curul plurinominal”, indicó.

Y apenas hace unos días, el 24 de enero, Erika Ayala Ríos defendió a la Encargada de la Fiscalía General del Estado, Verónica Hernández Giadáns —impulsada también por Eric Cisneros Burgos y Juan Javier Gómez Cazarín— por las críticas que se enderezaron en su contra, al reconocer que es prima de Guadalupe Hernández Hervis, “La jefa”, vinculada con el grupo delictivo de “Los Zetas”.

Así, la “forma” de la fotografía en este supuesto “arrumaco” con Juan Javier Gómez Cazarín es intrascendente, frente al “fondo” de la relación política y de intereses que la también líder priista de la CNOP en Veracruz tiene con los jefes de la Cuarta Transformación en Veracruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here