Exhiben a munícipe priista de Monterrey por rentar avión privado para regresar de Las Vegas  

Fotografía tomada de la edición de El Norte-Reforma.

El alcalde priista de Monterrey y fuerte aspirante del partido tricolor a la gubernatura de Nuevo León, Adrián de la Garza, fue exhibido por rentar un avión particular la madrugada del jueves pasado para retornar de emergencia de Las Vegas, Nevada, a su ciudad, luego de haber sido descubierto por el diario REFORMA de que se hallaba en la famosa capital mundial del juego.

De la Garza fue duramente criticado por el diario capitalino, propiedad de una familia  regiomontana, pues se le recriminó que mientras en Monterrey urge resolver problemas de inseguridad, viales y de bacheo, el munícipe priista prefirió darse un tiempo, en días laborables, para viajar en avión privado a Las Vegas, que durante décadas fue considerada como el centro mundial del entretenimiento, aunque últimamente ha sido desplazada por Macao, en China, que en los últimos 15 año ha llegado a quintuplicar el monto de las apuestas de la ciudad más grande del estado norteamericano de Nevada tras erigirse en la nueva potencia mundial del juego a partir de que en 2004 el magnate y propietario de Las Vegas, Sands Sheldon Adelson, instaló en esa región del gigante asiático el primer casino extranjero.

La reportera Adriana Dávila, de REFORMA, consigna en su nota que según testigos que vieron al alcalde en la plataforma de abordaje acompañado de su esposa, Sandra Berlanga, el munícipe salió el pasado martes 4 cerca de las 14:00 horas del Aeropuerto del Norte en un avión de su hermano Filiberto de la Garza, un Hawker 800 modelo 1985, con un costo aproximado de un millón de dólares, de acuerdo con sitios especializados.

La periodista detalló que según la bitácora de vuelo, el avión aterrizó a las 14:16 horas locales en el Aeropuerto Internacional de El Paso, Texas, para pasar aduana. Después partió de nuevo para llegar a las 15:27 horas (17:27 horas de Monterrey) al Aeropuerto Henderson Executive de Las Vegas.

Una hora después, el avión regresó a Monterrey presuntamente sólo con Filiberto de la Garza.

La reportera relata que al ser cuestionado vía WhatsApp un día después de su salida, De la Garza incurrió en una serie de contradicciones: primero negó su viaje, luego lo admitió pero dijo que iba solo y después aseguró que el mismo martes había regresado a Monterrey.

Dávila comenta que al ser descubierto, De la Garza aceleró su viaje de regreso y solicitó de madrugada un avión particular, cuyo servicio debió costar unos 30 mil dólares, casi 600 mil pesos.

“Es un viaje de motivos personales. Me tomé un par de días”, respondió el alcalde al ser cuestionado después de un evento.

“Obviamente el viaje no tenía nada qué ver con la administración. Es un tema personal”, dijo.

¿Fueron vacaciones?, se le preguntó.

“Fueron, sí, vamos a decirlo, de alguna forma, vacaciones, pero no propiamente para divertirse, sino fue un tema personal” .

El miércoles, contactado por la noche, De la Garza negó que hubiera ido a Las Vegas y aseguró que estaba en Monterrey.

Sin embargo, al señalársele que se tenía información de la bitácora, admitió que subió al avión, pero aseguró que había retornado ese mismo día, aunque sin comprobarlo.

Cuestionado por los reporteros sobre sus contradicciones, el priista se limitó a reconocer que viajó de martes a jueves, absteniéndose de dar más explicaciones.

“Yo ya tenía pensado el regreso”, dijo, “iba a estar aquí a la mitad del día.

“Entonces, como era un tema personal, yo le comenté eso a la persona (de Grupo REFORMA), pero al final de cuentas aquí estamos en Monterrey. Estamos trabajando”, argumentó.

Al preguntársele sobre el costo del jet privado en el que regresó, aseguró que ese vuelo no tuvo costo, sino que aprovechó una “relación personal”.

“No tiene costo”, afirmó.

“Realmente aprovechamos algunas, pues bueno, ustedes saben, la relación personal, para poder hacer este viaje personal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here