Detienen en España a exdirector de PEMEX, Emilio Lozoya; orden de aprehensión, por venta fraudulenta de la planta Agro Nitrogenados, de Pajaritos, Veracruz

Este miércoles, la Fiscalía General de la República (FGR) confirmó la detención en Málaga, España, del ex director de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, quien hace tres meses perdió el juicio de amparo contra la orden de aprehensión por el delito de lavado de dinero por la supuesta venta fraudulenta de la planta Agro Nitrogenados, ubicada en el complejo petroquímico de Pajaritos, en el municipio de Coatzacoalcos, Veracruz.

A mediados de noviembre de 2019, la juez Luz María Ortega Tlapa, titular del Juzgado Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, rechazó otorgarle a Lozoya garantías en contra de “Actos privativos de libertad así como su ejecución” solicitada por la FGR.

“La Justicia de la Unión no ampara ni protege a Emilio Ricardo Lozoya Austin, contra los actos consistentes en la orden de aprehensión de veinticinco de mayo de dos mil diecinueve”, se asentaba en la notificación dada a conocer por el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) para el amparo indirecto 487/2019.

Y es que el 25 de mayo del año pasado, la FGR, a cargo de Alejandro Gertz Manero, judicializó la orden de aprehensión contra Lozoya Austin, tras descubrir que cuando se desempeñó como director de PEMEX recompró plantas de Agro Nitrogenados y Grupo Fertinal –éste ubicado en Lázaro Cárdenas, Michoacán–, con la cual la empresa productiva del Estado perdió 13 mil 552 millones de pesos, según la Auditoría Superior de la Federación.

Tras la operación realizada con la empresa Altos Hornos de México (AHMSA), la FGR detectó operaciones irregulares por 3 millones 700 mil dólares a las cuentas de Grangemouth Trading Company, una sociedad offshore operada por la empresa brasileña Odebrecht para repartir sobornos a funcionarios de distintos países y con la cual Lozoya Austin tenía relación.

Al conocer la orden de aprehensión en su contra, el 27 de mayo del año pasado, el ex director de PEMEX solicitó protección constitucional en el amparo indirecto 487/2019; sin embargo, la juez Ortega Tlapa consideró desechar “los actos reclamados a las autoridades responsables”.

“En ese mismo orden, se advierte lo infundado del motivo de disenso porque, como lo señaló la autoridad responsable, al emitir la orden de aprehensión reclamada los datos de prueba existentes en la carpeta de investigación permiten establecer razonablemente la existencia de un hecho con apariencia del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, señaló.

Además: “se advierte que el quejoso junto con dos sujetos activos actuaron conforme con un plan común para obtener, resguardar en una cuenta aperturada en un país extranjero y posteriormente remitir nuevamente a la Ciudad de México, el dinero que sirvió para la compra del inmueble” ubicado en colonia Lomas de Bezares.

Para la juez Ortega Tlapa sí existían elementos para que la FGR acreditara que Lozoya recibió, al menos, dos transferencias bancarias por parte de AHMSA, que a su vez fueron trianguladas por la empresa Grangemouth Trading Company.

En una primera entrega recibió un millón quinientos mil dólares, posteriormente la FGR encontró otra transferencia de un millón ochenta mil dólares, con los cuales pudo haber adquirido la residencia de Lomas de Bezares, misma que hoy se encuentra bajo resguardo de la FGR.

ALONSO ANCIRA, PRIMER DETENIDO

Fertinal y Agro Nitrogenados son dos empresas de fertilizantes que el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto decidió comprar a precios millonarios pese a que, en ambos casos, existía la advertencia de que se trataba de la adquisición de plantas “chatarra”, compañías en quiebra que solo dejarían pérdidas a PEMEX.

Sin embargo, la transacción se concretó mediante presión ejercida contra consejeros de PEMEX, fraude, triangulación de recursos en el extranjero y supuestos sobornos a altos exfuncionarios.

Según datos oficiales, hasta mayo de 2019 PEMEX había gastado alrededor de mil 395 millones de dólares por la compra y rehabilitación de las dos empresas de fertilizantes, sin que ninguna haya resultado rentable o haya generado utilidades para el Estado.

Este caso derivó en denuncias presentadas por PEMEX, en la detención del empresario Alonso Ancira Elizondo, presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México –el cual fue capturado a finales de mayo en Mallorca, España–, y en una orden de aprehensión en contra de Emilio Lozoya Austin, la cual fue ejecutada por la policía española este miércoles en Málaga.

EL CASO AGRO NITROGENADOS

En enero de 2014, PEMEX informó que su subsidiaria PMI Comercio Internacional había firmado un contrato para la compra de la empresa Agro Nitrogenados, localizada en Pajaritos, Veracruz, para elevar la producción de urea hasta 990 mil toneladas anuales a partir de 2015, volumen que representaba cerca del 75% de la demanda nacional.

En teoría, la producción potencial de la planta podría sustituir la importación de fertilizantes por más de 400 millones de dólares anuales; por lo que el gasto para la compra de activos y la rehabilitación y renovación de la planta —475 millones de dólares, en total— estaba aparentemente justificado.

Sin embargo, para la transacción no se consideró que Agro Nitrogenados operó solo hasta 1999, cuando frenó sus operaciones porque la urea importada de Rusia, a muy bajo precio, hacía más rentable para México importar que producir.

La Auditoría Superior de la Federación revisó la transacción y concluyó que Pemex adquirió una planta con equipo incompleto, en mal estado, difícil de utilizar y con 30 años de antigüedad y hasta 14 fuera de operación.

La firma Altos Hornos de México, del empresario Alonso Ancira Elizondo, justificó que en 2013 lanzó un programa de rehabilitación de sus plantas de urea para que volvieran a operar, por lo que terminaron vendiendo a PEMEX una planta en rehabilitación.

El costo que PEMEX terminó pagando por esta planta ascendió a 760 millones de dólares:  275 millones para la tesorería de Altos Hornos de México, otros 200 para rehabilitar y echar a andar la planta entre noviembre de 2015 y abril de 2016. Pero al no cumplirse los tiempos, se invirtieron otros 285 millones para lograr operaciones en mayo de 2017, lo que al final tampoco ocurrió y la planta no logró las metas que se prometieron para justificar su compra.

Una investigación de Quinto Elemento Lab mostró los vínculos de esta compra con el caso de Odebrecht.

Un mes después de que PEMEX compró Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México —el anuncio se hizo en enero de 2014—, esta última transfirió más de 3 millones 700 mil dólares a las cuentas de Grangemouth Trading Company.

Según Quinto Elemento Lab, de las cuentas de esta firma, 5 millones de dólares fueron transferidos a Zecapan SA, otra offshore donde presuntamente se depositaron sobornos a Lozoya Austin, de acuerdo con los testimonios ante la justicia brasileña de quienes fueron altos ejecutivos de Odebrecht.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reportó a su vez que Emilio Lozoya compró a finales de 2012 una casa en Las Lomas de la Ciudad de México, con dinero que las autoridades investigaban como parte de los sobornos pagados por el consorcio brasileño Odebrecht, por lo que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda congeló sus cuentas y las de su hermana Gilda Lozoya, además de que se giraran órdenes de aprehensión hasta contra su madre Gilda Margarita Austin y Solís, de 72 años de edad, la cual fue detenida por la policía alemana en julio del año pasado cuando vacacionaba con sus nietos en una isla del país germánico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here