Expareja de sobrino de Arturo Bermúdez teme ser víctima de feminicidio; revela “depósitos millonarios” del exjefe policiaco duartista

En su columna política que publica este viernes en el diario El Universal, la periodista Peniley Ramírez relata el caso de Rosaura Cervantes, una joven mujer de 35 años de edad que decidió hacer pública su historia porque teme ser asesinada por su expareja Jesús Gabriel Bermúdez, sobrino de Arturo Bermúdez Zurita, exsecretario de Seguridad Pública en la administración del exgobernador Javier Duarte de Ochoa.

Según le reveló a la columnista del diario capitalino, su relación sentimental con el sobrino del exjefe policiaco se complicó en diciembre de 2016, tras el cateo a una casa en Ciudad de México, donde ella había vivido con él, y en los noticieros se dio a conocer que había dinero del exmandatario veracruzano actualmente preso en el Reclusorio Norte, donde purga condena por lavado de dinero y asociación delictuosa.

“La historia de horror de Rosaura y Berenice”, se titula el texto de Peniley Ramírez, en el que aparte del caso de la expareja del sobrino de Bermúdez Zurita aborda el de Berenice Duarte, exesposa de David Córdova, exfuncionario del Cisen y de la Policía Federal, una mujer de 47 años de edad que también teme por su vida.

Este es el relato que hace la periodista:

“Han pasado 23 días de que Rosaura Cervantes recibió tres disparos cuando se subía a su auto, después de dejar a su hija en la escuela. Era la segunda agresión en menos de dos meses. La primera, ocurrida en el mismo lugar, fue en noviembre, poco tiempo después de que ella respondió un requerimiento de su expareja, quien solicitó conocer la dirección exacta de la escuela en un documento judicial.

“Ella, de 35 años, durante 9 tuvo una relación con el padre de su hija. Dice que todo se complicó en diciembre de 2016, cuando catearon una casa en Ciudad de México, donde ella había vivido con él y en las noticias anunciaron que había dinero del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

“‘Mi expareja decía que era dinero de su tío’, pero nunca supe más, cuenta. El tío era Arturo Bermúdez Zurita, el exsecretario de seguridad de Duarte. Las agresiones comenzaron antes, dice ella, cuando él la golpeó estando embarazada, pero luego ‘me habló bonito, me pidió perdón’ y ella nunca levantó una denuncia.

“Poco después de separarse, ella solicitó una pensión. Durante el juicio, según documentos revisados para esta columna, encontraron depósitos millonarios en las cuentas de Bermúdez, pero él alegó que eran bienes familiares y que solamente los administraba. A finales de 2019, el juzgado le ordenó que pagara. ‘El juez ordenó que me entregara el porcentaje fijado como pensión de todos los depósitos que había tenido, eran casi seis millones de pesos, de febrero a mayo de 2019’, relata ella. No lo hizo.

Luego vino la primera agresión, después la segunda, y ahora Rosaura decide contar su historia, porque ha visto en las noticias el asesinato de Ingrid Escamilla y dice, con voz seca: ‘No quiero ser la próxima’.

“‘Estoy espantada, estoy afectada sentimentalmente, no he podido regresar a mi casa, es muy probable que intenten hacerme algo, por eso quise dar a conocer mi historia, no quiero ser otra víctima más de feminicidio y que por el poder económico que ellos tienen no hagan nada’. Su expareja, Jesús Gabriel Bermúdez, no pudo ser localizado para esta columna, pero ha negado en documentos judiciales alguna mala conducta.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here