Exigen a gobernadores del país a un plan emergente contra violencia familiar

Agencia SPI Veracruz

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (SNDH) exhortó a los 32 gobernantes del país a implementar planes emergentes y replantear los mecanismos tradicionales de respuesta, ante el incremento exponencial violencia familiar y feminicida en el periodo de confinamiento por el Covid-19.

La dependencia advirtió del grave incremento en el número de asesinatos de mujeres, así como un importante aumento en el número de llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia familiar contra mujeres.

Y es que la Comisión, en comunicado oficial, enfatizó que el presidente de México Andrés Manuel Andrés Manuel López Obrador dijo no contar con información respecto al aumento en los índices de violencia contra las mujeres, en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Tan sólo en Veracruz, cifras del Índice delictivo del fuero común del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, de enero a marzo de 2020 se tiene un registro de 2 mil 211 casos de violencia familiar, 241 casos de violencia de género en todas sus modalidades y, 25 casos de feminicidio.

A nivel nacional de enero a marzo de 2020 se registraron 170 mil 214 llamadas de emergencia, relacionadas con incidentes de violencia familiar; 52 mil 498 en enero; 52 mil 858 en febrero y; 64 mil 858 en marzo, este último mes en que inició el confinamiento derivado de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Al cierre de 2019 se registraron 10.5 asesinatos de mujeres al día y de enero a marzo de 2020, la cifra ascendió a 10.6 mujeres asesinadas al día, en promedio.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, reveló que el 66.1 por ciento de las mujeres enfrentaron al menos un incidente de violencia, alguna vez en su vida, ya sea emocional, económica, física, sexual o discriminación.

Relativo al abuso sexual infantil, señaló que 9.4 por ciento de las mujeres de 15 años y más, sufrieron abuso sexual durante su infancia, es decir, 4.4 millones de mujeres.

Las cifras arriba mencionadas -afirmó la CNDH-, evidencia que el quedarse en casa no quiere decir que las mujeres estén exentas de experimentar actos de violencia en su contra, máxime cuando los principales agresores son familiares, parejas o exparejas.

Ante tal contexto, la CNDH exhortó a los gobernantes de los 32 estados generar planes emergentes con perspectiva de género, para combatir la situación de violencia feminicida, la cual se ha visto agudizada en este periodo de confinamiento.

Aconsejó que los planes emergentes deberán poner al centro las necesidades específicas de las mujeres para hacer frente a la contingencia del COVID 19; brindarles servicios presenciales en las Fiscalías y Ministerios Públicos e instancias competentes para las mujeres en condición de violencia.

Además, implementar campañas de comunicación dirigidas a hombres como generadores de violencia con el objeto de hacerlos corresponsables para frenar este flagelo y construir nuevas masculinidades.

También conminó a los gobernantes del país a replantear los mecanismos tradicionales de respuesta y adoptar canales alternativos de comunicación, especialmente para mujeres del ámbito rural e indígena.

Por último, poner especial atención en divulgar los procedimientos para otorgar órdenes de protección urgentes en el marco del periodo de confinamiento con el objeto de evitar feminicidios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.