De la SEV salieron los 100 mdp que Duarte le dio a Audirac para entregar al titular de la Auditoría Superior de la Federación: Tarek

  • Juan Manuel del Castillo sacaba recursos de forma disfrazada de las cuentas del estado, refiere la declaración ministerial de 2018 del ex Tesorero del Estado de Veracruz.
  • Xóchitl Dominga Tress Rodríguez tenía una relación sentimental con Javier Duarte, quien solicitó que se le entregaran diversas cantidades de dinero en efectivo que salieron de las cuentas de la SEV.

Miguel Valera

A finales del 2013, luego de que concluyó su periodo como titular del Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz, el entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa designó a Mauricio Audirac Murillo como Contralor General del Estado, porque “le prometió un acercamiento con el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal Martínez, para resolver todas las indagatorias pendientes con esta institución”, así lo aseguró Antonio Tarek Abdalá Saad en declaración ministerial ante la entonces Procuraduría General de la República en mayo de 2018.

“Audirac presumía tener una relación personal cercana con un primo de Juan Manuel Portal Martínez, Auditor Superior de la Federación, con el cual ya había llegado a acuerdos económicos para que no existieran denuncias u observaciones en ninguna de las cuentas públicas del gobernador Duarte”, añadió.

“En una reunión privada realizada en diciembre de 2013, Mauricio Audirac solicitó 100 millones de pesos como pago inicial para la solventación de estas observaciones, y 24 horas después a través de las dependencias del Estado, los recursos le fueron entregados en efectivo en las oficinas de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz”, asentó.

En la Ciudad de México, a las 19 horas con 25 minutos del 23 de mayo de 2018, ante la maestra Nely Magali Nabor Alvarado, agente del Ministerio Público de la Federación, titular de la Fiscalía de la Unidad de Investigación “A” CGI, el ex Director Administrativo del DIF estatal con Karime Macías Tubilla; ex tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación con Javier Duarte de Ochoa y ex diputado federal, confirmó esta versión de la que mucho se ha escrito en medios de comunicación.

En esta declaración ministerial —cuya copia obra en manos de este reportero—,  Tarek Abdalá Saad confirma que los cien millones de pesos entregados a Mauricio Audirac para el titular de la Auditoría Superior de la Federación “fueron obtenidos de la cuenta de ‘Modernización Educativa’, la cual se encuentra identificada bajo el número 014840655042417786 del Banco Santander bajo el usuario GVer Secretaría de Educación”.

“Aún cuando había poca liquidez en caja, JAVIER DUARTE instruyó a los funcionarios de la SEFIPLAN hacer el movimiento de manera urgente, argumentando que se hacía ‘por SU tranquilidad’. Días después, MAURICIO AUDIRAC regresó a ver al gobernador para mostrarle fotos que había podido tomar mientras entregaba dichos recursos. Aunque esas fotos me fueron mostradas por Audirac en su teléfono celular, no tengo copias de ellas. Como premio después de esta intervención con la Auditoría Superior de la Federación, Javier Duarte invitó a Mauricio Audirac a participar como Secretario de Finanzas a mediados del año 2014”, indica Tarek Abdalá.

Añade: “A partir de ese momento particular, Mauricio Audirac se comenzó a placear en la Ciudad de México con el fin de gestionar más recursos para el Estado. Dentro de sus condiciones de gestión de recursos, siempre pactaba un porcentaje de comisión para la solventación de gasto de dicho recurso, haciendo hincapié que tenía un acuerdo económico con la Auditoría Superior de la Federación. Con el paso del tiempo, se volvió evidente que dicho acuerdo no existía”.

“Antes de publicar los resultados oficiales de la Cuenta Pública 2012, el Auditor Superior acudió personalmente a Casa Veracruz a mostrarle los preocupantes indicadores al gobernador. Extrañado, Javier Duarte le reclamó al Auditor el acuerdo económico que tenían pues él ya había ‘cumplido su parte’. El Auditor Superior furioso contestó que él no conocía dicho acuerdo  y que el Gobernador había faltado a su integridad y honorabilidad como servidor público. Se levantó de la mesa y a partir de ahí, se generó una profunda enemistad entre el Gobernador de Veracruz y el Auditor Superior de la Federación”.

“Esta comida fue conocida por muchos de la clase política y llegó a tener tanto impacto que varios columnistas en diarios locales de Veracruz publicaron su versión de lo que pasó en aquella entrevista, tal como puede verse de la nota que este acto exhibo”, dijo Tarek Abdalá.

También dejó asentado ante el Ministerio Público que “Mauricio Audirac siguió en funciones como Secretario de Finanzas, hasta mediados de 2015 cuando por petición expresa y puntual, el Auditor pidió su destitución para que pudiera existir un proceso de solventación de las cuentas públicas atrasadas. Horas después, Audirac fue dado de baja”.

Antes de estas revelaciones, Antonio Tarek Abdalá Saad expresa de Mauricio Audirac Murillo —titular del ORFIS durante el periodo de Fidel Herrera Beltrán y en los dos primeros años de Javier Duarte de Ochoa— “durante dicho periodo era sabido que los municipios que presentaban problemas con sus cuentas públicas eran referidos a despachos contables ‘amigos’ con el fin de solventar las observaciones”.

“Dichos despachos cobraban un porcentaje de los recursos solventados. Una vez que los municipios contrataban al despacho, se firmaban acuerdos por toda la administración para que los ‘cuidaran’ de observaciones posteriores. Todo esto orquestado y operado por Mauricio Audirac. Si bien al día de hoy no cuento con los nombres de dichos despachos creo poder conseguirlos”, expresó.

XOCHITL TRES, AMIGA SENTIMENTAL DE DUARTE

En la declaración ministerial, integrada a la carpeta de investigación FED/SEIDF/UEIDFF-VER/0001653/2016, quedó consignado también que Javier Duarte de Ochoa mantenía una relación sentimental con Xóchitl Dominga Tress Rodríguez a quien le entregó una camioneta, una casa, dos terrenos y diversas cantidades de dinero en efectivo que salieron de las cuentas de la Secretaría de Educación de Veracruz.

“Conozco a la señora ya que era sabido que tenía una relación cercana y sentimental con el gobernador Javier Duarte de Ochoa. Sin embargo, no recuerdo haber estado jamás en reunión alguna con ella y los señores Mauricio Byron, José Ramón Cardeno Shaadi y Víctor López (Gachuz) en el restaurante El Azafrán, ubicado en Boca del Río, Veracruz”, indica Tarek Abdalá al negar las declaraciones que la propia Tress Rodríguez hizo en 2017 cuando fue vinculada a proceso.

En esa reunión, según la propia Xóchitl Tress, se había concretado la transacción para la compra de la casa en Boca del Río, entre la empresa  Terra Terramis y el señor Ricardo Diez, vendedor de la misma.

“No obstante —continúa Tarek—, si sé que el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa adquirió para ella una camioneta Land Rover a través de José Juan Janeiro. Además, también sé que le compró una casa y dos terrenos ubicados en Boca del Río”.

“Finalmente, durante el 2014 el ex gobernador me solicitó que le entregara diversas cantidades a Xóchitl Dominga Tress Rodríguez de dinero en efectivo que salieron de las cuentas de la Secretaría de Educación”.

JUAN MANUEL DEL CASTILLO, RECURSOS DISFRAZADOS

En esta declaración, por la que fue llamado “traidor” por el propio gobernador Javier Duarte de Ochoa, Tarek Abdalá narra las operaciones que realizaba Juan Manuel del Castillo, en la red financiera que ya se había creado al amparo de diversas empresas fantasma.

Dice que desde el inicio del gobierno, Del Castillo ocupó posiciones de extrema confianza, desde Secretario Particular hasta Subsecretario de Finanzas y tuvo acceso a una comunicación directa con el gobernador.

“De hecho, el Gobernador le tenía tanta confianza, que en 2016 lo impulsó como Diputado al Congreso de Veracruz por el Distrito de Córdoba, de donde Javier Duarte es originario”.

“Después de un fallido paso por la Secretaría Particular, Javier Duarte invitó a participar a Del Castillo como titular del ‘Fideicomiso al 2% a la Nómina’. El propósito de este fideicomiso era apoyar obras estatales que coadyuvaran al desarrollo de la industria de turismo. Este puesto era de trato directo con proveedores y contratistas. Aquí, Del Castillo lo ocupó para cobrar porcentajes elevados de comisión por gestionar pagos o para asignar obras a constructores amigos”.

“A principios de 2015, Del Castillo fue promovido a Subsecretario de Finanzas en la Secretaría de Finanzas y Planeación. Esta Subsecretaría concentra las áreas Tesorería, Recursos Humanos, Innovación Tecnológica y algunas otras de suma importancia para la operación de la SEFIPLAN. Del Castillo logró colocar a gente de confianza, como Arnulfo García Fragoso y Jesús Moreno, en puestos clave para poder tener control sobre la tesorería y sus operaciones”.

“Con su gente en puestos operativos importantes Juan Manuel Del Castillo orquestaba depósitos a empresas antes de que hubiera suficiencia presupuestal o inclusive licitaciones asignadas. Esto lo hacían para poder sacar recurso de forma disfrazada de las cuentas del Estado”.

“Sobre este punto es importante precisar que en mi función como Tesorero, yo sólo era el ‘pagador’ de la Secretaría de Finanzas. Desde mi posición no podía distinguir cuáles proveedores o contratistas eran fantasma y cuáles no porque yo no realizaba las licitaciones. Sí sabía que había empresas fantasmas porque lo había escuchado, pero mi puesto no me permitía distinguir entre si los pagos se realizaban a empresas reales o fantasmas”.

LA ACUSACIÓN CONTRA KARIME

“Algo que yo siempre pregunté es si los expedientes de las licitaciones estaban completos. Recibí respuestas de todo tipo. A veces sí, a veces no. También sé que en varias ocasiones era Karime quien personalmente decidía a quién se le daban los contratos”.

Esta última declaración mereció que a través de sus abogados de un despacho jurídico de la Ciudad de México, Karime Macías Tubilla, denunciara en abril del 2020 ante la Fiscalía General de la República al ex tesorero Antonio Tarek Abdalá por el delito de falsedad de declaraciones judiciales.

La ex Primera Dama de Veracruz afirmó que las declaraciones presuntamente falsas de Tarek no sólo la agravian a ella sino también a su ex marido Javier Duarte y a otros ex funcionarios veracruzanos.

“Dichos señalamientos e imputaciones carecen de veracidad y de valor, al no estar robustecidos con otro dato de prueba que acrediten las declaraciones del señor Tarek Abdalá Saad, toda vez que los hechos que relata nunca sucedieron y sólo aceptó colaborar con la entonces PGR con información falsa, en aras de no enfrentar  la justicia y ser juzgado por delitos que él cometió”, apuntaba la denuncia.

La querella, presentada por Brenda Cerro, del despacho de Ricardo Sánchez Reyes Retana, recuerda que Tarek Abdalá evitó ser acusado penalmente por desvíos de 55 mil millones de pesos, gracias a que se acogió a un criterio de oportunidad de la FGR para declarar en contra de Karime, Duarte y otros ex colaboradores del ex mandatario veracruzano actualmente preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, donde purga una condena de nueve años por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

SOLO 32 EMPRESAS FANTASMAS

Aunque se ha descubierto una red de más de 400 empresas fantasma, en la declaración ministerial a la que hacemos referencia, Antonio Tarek Abdalá Saad dice que solo tomó conocimiento de 32 empresas de ese tipo y se escabulle, tratando de argumentar que era difícil distinguirlas.

Las cita por su nombre: Abastecedora Romcru SA de CV; Carrirey SA de CV; Marvecarr SA de CV; Ravsan Servicios Múltiples SA de CV; Bloques 2DM SA de CV; Comersil SA de CV; Anzara, SA de CV; AD 911, SA de CV; CERENE SA de CV; Grupo Balcano, SA de CV; Pefraco SA de CV; Merca Carrey, SA de CV; Comercializadora Alifresh, SA de CV; Comercializadora Comerprod, SA de CV; Canroch, SA de CV e Imporveles, SA de CV.

También Blenart, SA de CV; Importadora Denylk, SA de CV; Mogarver, SA de CV; Rinoxa, SA de CV; CYMANED, SA de CV; Publicidad Akkiar, SA de CV; Desarrollaodres Mercalim, SA de CV; Servizios Oktagonales, SA de CV; Diseños Tevet, S. de RL de CV; Trajan Construcciones S de RL de CV; SACI Servicios y Asesoría en Comercio Internacional SA de CV; ADN911, SA de CV; Construcciones y Diseños Constanza SA de CV; Maedason Negocios, SA de CV; Importer Blanher SA de CV y Comergut, SA de CV.

“Igual de ilegal es dar dinero a una empresa real por concepto de un soborno que a una fachada: yo no podía distinguir. A mí no me tocaba cuestionar las instrucciones recibidas al no formar parte del Comité de Adquisiciones. Para realizar pagos no era necesario hacer una revisión exhaustiva de los expedientes. Aunque aquello no era mi responsabilidad, hoy reconozco que pudo haber sido una falla de mi parte”, reconoce.

“Lo cierto es que para realizar este tipo de operaciones siempre se escoge al menor número de participantes. Yo formé parte de la Administración por la confianza que se me tenía, pero era un subordinado. Tan el encargado de administrar el Estado era Javier Duarte de Ochoa”.

En la foja ocho de dicha declaración, Tarek Abdalá indica: “Para poder determinar el destino último del dinero, todos los pagos y recursos eran aprobados forzosa y directamente por el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Yo acordaba con él generalmente en las noches y él me indicaba qué transferencias realizar fuera de las cuentas concentradoras. Esto se hacía así ya era más fácil perder el rastro de las operaciones. Además de ese tipo de indicaciones, las instrucciones del Gobernador las recibía personalmente por BlackBerry o por la línea de gobierno que era el teléfono rojo usado para la red de comunicación interna. Es decir, yo jamás decidía qué pagos realizar ni a quién, sino que fungía como un funcionario de tercer nivel  que pagaba cuando así se le indicaba”.

Al continuar hablando sobre la operación de Juan Manuel del Castillo, refiere: “Después de que estos esquemas con dinero público fueron expuestos por los reportajes de Animal Político y otros, se cambió el esquema de operación. A partir de ese momento se comenzaron a general licitaciones exprés o asignaciones directas a empresas amigas”.

“Así, Juan Manuel del Castillo y su gente coordinaban los depósitos de recurso con la dependencia, para que ésta inmediatamente transfiriera el recurso al proveedor beneficiado, sin importar si la dependencia tuviera carencias o compromisos operativos”.

“Una vez que el recurso llegaba a la cuenta del proveedor, ellos coordinaban con el banco para que tuviera el efectivo suficiente para poder entregarlo en sucursales asignadas y así no dejar rastro de que el recurso Estatal, había regresado a sus manos por vía de efectivos. Para ello, utilizaban a la Secretaría de Seguridad Pública, a la Secretaría de Agricultura y a la Secretaría de Desarrollo Social para orquestar este tipo de esquemas y evitar que la responsabilidad del recurso recayera en SEFIPLAN, sino en las otras dependencias”.

MOISÉS MANSUR Y LAS PROPIEDADES DE LA FAMILIA

Antonio Tarek Abdalá Saad dejó testimonio de la amistad que vio entre Javier Duarte y Moisés Mansur.

“En las Fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan, por ejemplo, había un evento privado para el Gobernador donde asistían sus amigos. Entre ellos se encontraban Poncho Ortega, Francisco García y Moisés Mansur. En estos eventos siempre se veía la relación tan personal y cercana que existía con el gobernador”.

Narra que el 2 de febrero de 2013, en el Día de la Candelaria, Javier Duarte llegó a Tlacotalpan en una lancha de la marca ALPARGATA MARINE CORP (valuada en 790 mil dólares, unos 18.5 millones de pesos). “Yo lo vi en esa lancha dando vueltas por el río. Nadie de los que fuimos a esa comida sabíamos cómo la había conseguido”.

Entre los inmuebles que Tarek conoció, propiedad del matrimonio Duarte-Tubillas, algunos de ellos con fotografías de la familia en el menaje, cita:

El Faunito: “El y Karime pasaban temporadas largas ahí con completo control sobre la propiedad”. Cuando festejó sus 40 años de edad e hizo una fiesta ahí, se refirió al inmueble como “su casa”, anota.

“Ixtapa: Había al menos dos departamentos, uno era de Moisés Mansur y el de arriba de Javier Duarte. Se refería a el como ‘mi depa de Ixtapa’. Me consta que sí tenía control sobre el inmueble ya que mientras aún trabajaba en el DIF, fui invitado a una fiesta ahí a finales de 2011”.

“Campos Elíseos. Me consta que dicho inmueble era casa de Javier Duarte, tal como lo describí anteriormente, cuando fui a comer en agosto de 2011”.

“Tlacotalpan: era una casa frente al río. Aunque tengo entendido que en papel pertenece a alguien más, había fotos de la familia Duarte y me consta que pasaban varios fines de semana ahí”.

“Inmuebles en Torre Pelícano: se ostentaba como dueño de uno de los pisos. Tengo entendido que era el número 6”.

Al concluir su narración, Antonio Tarek Abdalá Saad muestra “miedo” de que algo pudiera sucederle y responsabiliza de cualquier cosa a Javier Duarte de Ochoa, Mauricio Audirac Murillo y a Juan Manuel del Castillo González.

E insiste en justificarse, porque desde su opinión, “todas las conductas que yo cometí están amparadas en instrucciones y órdenes que yo recibía del gobernador Javier Duarte de Ochoa y mis demás superiores jerárquicos”.

“Sin embargo, de derivarse a juicio de esta autoridad ministerial alguna conducta delictiva, solicito que en base a la información proporcionada se me otorgue un criterio de oportunidad, teniendo por seguro que colaboraré las veces que sea requerido y en la medida en la que pueda aportar información adicional”.

LIBRE PRIMERO Y PERSEGUIDO DESPUÉS

Aunque luego de su declaración ministerial, Tarek Abdalá gozó de plena libertad y fue visto en diversas partes de la Ciudad de México, en junio de 2019 se le giró una orden de aprehensión, dentro de la causa penal 255/2018, junto a los también ex funcionarios de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz, Antonio Gómez Pelegrín, Arnulfo Octavio García Fragoso, José Francisco Díaz Valenzuela y Carolina Estrada Acosta.

La Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos por Servidores Públicos, de la Unidad Integral de Procuración de Justicia en el Distrito Judicial de Xalapa lo acusó por el delito de abuso de autoridad, debido a varias irregularidades en cuotas de afiliados al Seguro Social de los Trabajadores de la Educación del Estado de Veracruz (SSTEEV).

La Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE), presentó pruebas en contra del ex tesorero, a quien se le señala de participar en desvíos de recursos por un monto de 453.6 millones de pesos, que eran las cuotas sindicales, desconociendo su destino.

El SSTEEV promovió la denuncia debido a que el Gobierno duartista dejó de dar cuenta a los afiliados de préstamos por seguro social del magisterio, crédito a farmacias y electrodomésticos.

Además, no se hicieron los trámites correspondientes para que efectivamente el dinero que les quitaron fuera dirigido a sus créditos de seguridad social.

En abril del 2020, la Fiscalía General del estado de Veracruz, dentro del proceso penal número 116/2020 giró 25 órdenes de aprehensión en contra de 16 exfuncionarios del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y 9 del gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

En la lista de los ex duartistas, se acusa del delito de “fraude específico” cometido en contra del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia a Antonio Tarek Abdalá y a la ex directora, Astrid Elias Mansur, entre otros funcionarios menores.

PIEZA CLÁVE Y PRÓFUGO DE LA JUSTICIA

Pieza clave en esta red de corrupción que se tejió en Veracruz, Antonio Tarek Abdalá Saad es ahora prófugo de la justicia.

Fue Fidel Herrera Beltrán y su esposa Rosa Borunda Quevedo quienes lo presentaron con Javier Duarte de Ochoa y Karime Macías Tubilla en marzo del 2001, en un viaje que las parejas realizaron a Phoenix, Arizona, en donde Antonio Tarek Abdalá Saad cursaba la licenciatura en Prensa Estratégica y Relaciones Pública por la Escuela de Programas Públicos de la Universidad de ese estado de la Unión Americana.

Ocho años después, en agosto de 2010, en el departamento de la familia Duarte-Tubilla, en la calle de Campos Elíseos No. 79, de la Colonia Polanco, en la Ciudad de México, la señora Karime Macías Tubilla lo invitó directamente a participar dentro de la administración del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Gobierno del Estado de Veracruz.

Tarek Antonio Abdalá Saad, con 29 años de edad, en ese entonces, sin trayectoria política y sin antecedentes de algún familiar en el servicio público, se embarcó en este proyecto que lo llevaría a ser Director de Administración del DIF estatal de diciembre de 2010 al 05 de febrero del 2012 cuando pasó a ser Tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz.

Personaje clave, conocedor de las entrañas financieras y de las operaciones fraudulentas que registraron uno de los mayores saqueos de los que se tenga memoria en Veracruz, Tarek Antonio Abdalá Saad se convirtió después en diputado federal del distrito 18 con cabecera en Cosamaloapan.

Acusado y perseguido por el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, a través de su fiscal Jorge Winckler Ortiz, cuando se le acabó el fuero y con sendas investigaciones en curso —por un desvío de 55 mil millones de pesos—, Tarek Abdalá buscó a la entonces Procuraduría General de la República, soltó la sopa, como coloquialmente se dice y se convirtió en “testigo protegido”, en contra de los procesos que se le han seguido al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa y recientemente a Karime Macías Tubilla, quien se encuentra en manos de las autoridades británicas de justicia, con un brazalete de seguridad, siguiendo el proceso legal, bajo fianza, en su departamento de Reino Unido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.