Con la promesa de “un baile bien chingón”, Director del penal de Pacho Viejo intenta tranquilizar a internos, temerosos de posible brote de COVID-19

Fotografía Formato7
  • “No hay coronavirus”, les dice el Director Fidencio Pérez Rojas al reunirlos a todos en una cancha este lunes para entregarles cubrebocas y caretas.
  • “Cuando se reabra la visita les voy a hacer un baile bien chingón”, les comenta, para tranquilizarlos.
  • Hay un custodio y un interno fallecido, “pero no es por coronavirus”, insiste el funcionario.

Miguel Valera

Este lunes, a media mañana, autoridades del Centro de Reinserción Social (CERESO) de Pacho Viejo, en el municipio de Coatepec, reunieron a los casi 800 internos en la cancha, sí, a todos en una cancha, para regalarles cubrebocas y caretas, luego de que dos personas fallecieran recientemente —un custodio y un interno— y muchos presentan síntomas de altas temperaturas, tos, dolor de huesos y cabeza.

A pesar de que entre ellos existe el temor de que pueda ser un brote de COVID-19, las autoridades han negado tal hecho. “Si está viendo que está la infección y todo y nos junta a todos ahí, con el riesgo que eso implica, pero bueno, nos reúne para decirnos que no hay coronavirus, que es una tos y una gripe y así”, comentó un interno.

Dijo que las autoridades insisten en que “no es coronavirus, que el custodio se murió, pero que no saben de qué, que no es coronavirus, que el señor que se murió ayer se murió de un infarto fulminante, que no le podían parar la tos, pero que no es coronavirus, que no hay coronavirus aquí”.

“Ya ni mi familia me cree, ni mis hijas me creen que no hay coronavirus aquí”, les dijo el Director Fidencio Pérez Rojas, “pero no hay coronavirus aquí, pero ya cuando se reabra la visita yo les voy a hacer un baile bien chingón”, les comentó, para tranquilizarlos.

El interno de este Penal ha señalado que unas 150 personas, entre internos y custodios, han presentado síntomas de fiebre, tos, dolor de cabeza y huesos, por lo que temen que se trate de un contagio masivo de COVID-19.

“Todos creemos que es coronavirus. Han sacado ya a varios custodios que se encuentran graves. Los enfermos son más de 150 personas, 50 de ellos de gravedad, con altas temperaturas, tos, dolor de huesos y de cabeza”, aseveró.

El custodio fallecido en días pasados, cuyas causas se desconocen hasta el momento, era el señor José Alfredo Martínez Anell, originario del municipio de Teocelo y por la tarde de este domingo 31 de mayo, falleció el interno Juan Villegas, de 63 años de edad, quien a decir de los propios internos, gozaba de buena salud, pero se desplomó, víctima de un infarto, luego de una fuerte tos que no se le pudo controlar.

Las autoridades del Penal de Pacho Viejo llamaron a los familiares de don Juan Villegas para decirles que “se había desplomado” y había muerto repentinamente, sin síntomas previos.

A las instalaciones del Penal en el municipio de Pacho Viejo llegaron autoridades ministeriales para levantar el cuerpo y realizar la necropsia de ley.

Los casi 800 presos hacinados en la cárcel están aterrados ante la posibilidad de que se trate de una muerte por COVID-19 y que se enfrente una crisis sanitaria sin precedentes en este centro de readaptación social.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.