Existe un debilitamiento del Sistema Nacional Anticorrupción: Adriana del Valle

  • Lamentablemente, el combate a la corrupción se ha utilizado como un instrumento político, indica la integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz.

Miguel Valera

Tal y como lo revela el Índice 20202, Capacidad de Combate a la Corrupción (CCC) en América Latina, elaborado por la Sociedad de las Américas (AS), el Consejo de las Américas (COA) y la consultora Control Risks, en México existe un debilitamiento del Sistema Nacional Anticorrupción, así lo considera Adriana del Valle Garrido, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz.

Además, añade, lamentablemente, el combate a la corrupción se ha utilizado como un instrumento político, porque solamente se está sancionando a funcionarios o servidores públicos de pasadas administraciones y cuando exista un combate real se debe también sancionar a las personas que están cometiendo actos de corrupción en la presente administración.

—Dice el estudio que la corrupción ha sido un obstáculo histórico para América Latina, porque mina el crecimiento, la democracia y la gobernanza. ¿Cuál es el reto para los organismos que combaten la corrupción?

“Los sistemas anticorrupción tienen un gran reto, y sobre todo ahora porque considero que al sistema no le están dando el valor necesario. Existe un debilitamiento del Sistema Nacional Anticorrupción, a nivel república, el financiamiento al combate a la corrupción se ha reducido y cuando se quiere combatir la corrupción es obvio que se necesita de financiamiento, porque por ejemplo, en Veracruz son 212 municipios, nos tenemos que desplazar hacia los 212 y es un trabajo que todavía no se ha logrado”.

“La política estatal anticorrupción está sobre la mesa del Comité Coordinador. Los ciudadanos ya cumplimos con ese trabajo y ahora corresponde a las autoridades que integran el Comité Coordinador impulsar esta política y derivado de esta aprobación se podrán también ya, medir, porque ya hay mecanismos, porque vamos a poder ver cuáles son los avances que tienen las instituciones en este sentido”.

“Yo comento lo que dice el estudio, pero el ciudadano lo tienen que valorar: existe una falta de independencia de instituciones clave en el combate a la corrupción”.

“Y también, el combate a la corrupción, lamentablemente se ha utilizado como un instrumento político y esto quiere decir que solamente se sanciona a funcionarios o servidores públicos, no de la presente administración sino de pasadas y que cuando exista un real combate, debe también sancionarse a las personas que están combatiendo actos en la presente”, reitera.

Del Valle Garrido cita el estudio internacional y comenta que Control Risks es una consultoría especializada en riesgos que 2019 lanzó el Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción, evaluando este año, en su segunda edición, 15 países.

“¿Qué se evalúa? La capacidad de los países latinoamericanos para descubrir, castigar y prevenir la corrupción. Y bueno, los índices que se presentan se basan en datos extensos y es una encuesta que está patentada. En esta ocasión son siete países más que el año pasado y acabamos de ver que a México se le otorga una calificación de 4.55 sobre 10 a evaluar”.

Esto significa —en 2019 México obtuvo la calificación de 4.65— que se evaluó la capacidad legal en nuestro país; la democracia y sus instituciones políticas y el trabajo de la sociedad civil, medios de comunicación y sector privado, en el combate a la corrupción.

“Como ustedes saben, en este momento estamos viviendo a nivel mundial en una pandemia que deriva en una crisis sanitaria, económica, política y también de violencia e inseguridad. Todo esto presenta desafíos para la administración actual y pues, como ustedes saben, la administración actual entró con la bandera del combate a la corrupción. Sin embargo, en el desarrollo de esta administración hemos visto que hay diferencias en el nivel discursivo y también en los datos que van presentando las instituciones”.

“Esto, lo que ocasiona, es que se polarice el país. Significa que se divide y es más, yo le vería, que estamos al nivel de un país fragmentado. Y sin embargo, en este momento, lo que más necesitamos es unidad y solidaridad entre los mexicanos, para poder lograr un cambio”.

“De hecho, los índices que presenta el CCC 2020 si nosotros analizamos, el combate a la corrupción está centrado en que la sociedad civil, los medios de comunicación y el sector privado deben de combatirla, porque ahí obtuvo dos puntos más México, en comparación con los otros índices que nos están dando”.

“Entonces, la ciudadanía realmente está sedienta de cambios, quiere ver justicia y quiere ver que esta integridad en el servicio público sea una realidad y no solamente una utopía discursiva”.

“Como tú sabes, el Sistema Nacional Anticorrupción, que se creó a nivel constitucional el 27 de mayo de 2015 fue caminando poco a poco y en el 2017 en Veracruz, por primera vez se da la oportunidad a los ciudadanos de presidir un Sistema”.

“Si no existe participación ciudadana real no hay una democracia real. La democracia, una democracia real, permite la inclusión. Eso significa la participación de los ciudadanos, sin importar cuáles son las vicisitudes que esto tenga”.

“La administración debería de estar preparada, precisamente para recoger todas las necesidades y demandas diversas que tenga la sociedad y actuar en consecuencia. Sin embargo, veo que las necesidades y demandas rebasan en este momento la capacidad que tiene la administración y eso nos lleva a confrontaciones que nosotros como ciudadanos no quisiéramos, pero que en su momento pues a lo mejor el gobierno lo toma como si nosotros fuéramos oposición, pero no lo somos, somos críticos constructivos porque  queremos ver un mejor país y un mejor estado, en el caso de Veracruz”.

—¿Cuál es el reto del Sistema Estatal Anticorrupción ahora que se renueva la Presidencia?

“Tenemos un gran reto, porque los recursos se redujeron y obviamente necesitamos también sinergia y trabajar en capacitar a todos los servidores públicos del Gobierno del estado”.

“Hay Secretarías que ya nos han permitido la entrada y ya tenemos acuerdos de colaboración con ellos, pero esto no es suficiente. Sí necesitamos que las autoridades entiendan que todos los servidores públicos deben estar capacitados en el combate a la corrupción, con una cultura de la prevención, precisamente para evitar que incurran en faltas administrativas o delitos relacionados con hechos de corrupción”.

“Hay que fortalecer la cultura cívica con cuestiones académicas, foros, debates, en cursos de capacitación, pero no solamente en la parte académica. Nosotros somos el vínculo con la ciudadanía y con el sector empresarial, entonces también tenemos que trabajar de la mano con ellos. Por ejemplo, implementar programas como el de integridad empresarial ya que ahora el nuevo Régimen de Responsabilidades administrativas pues los contempla como particulares y ellos necesitan estar capacitados en ese sentido, para cumplir con todo lo que exigen las leyes actuales, la normatividad del Sistema Anticorrupción y que trabajemos de la mano”.

“El combate a la corrupción es una tarea de corresponsabilidad: gobernantes y ciudadanos de la mano y sobre todo también de la coordinación interinstitucionalidad”.

Finalmente, Adriana del Valle Garrido le recordó a todos los ciudadanos a colaborar y sumarse a la construcción de la democracia y el combate a la corrupción.

“A pesar de la crisis que estamos viviendo actualmente, esa unión se debe ver de manera objetiva y que no perdamos de vista esa parte, que valoremos como ciudadanos las opiniones que escuchamos en los medios de comunicación y en los informes que nos dan las autoridades, pero que también nosotros tengamos la tarea de buscar información y datos reales para que podamos comparar y formar nuestro criterio propio”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.