Se juntará oleada de Covid y actividad ciclónica

Agencia SPI Veracruz

La investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) Christian Domínguez Sarmiento advirtió que en la cuenca del Golfo de México deberán implementarse protocolos especiales, debido a coincidirán la conclusión de la primera ola de Covid-19 con la actividad ciclónica en el Océano Atlántico, que será mayor este año.

La especialista del Centro de Ciencias Atmosféricas explicó que, de acuerdo a investigadores de la Unam, el pico de la pandemia del Covid-19 será entre el 7 y el 23 de junio.

“La primera ola puede acabarse 210 días después del contagio, por lo que sería a finales de septiembre y principios de octubre. A esto se suma que durante este periodo se tendrá una actividad ciclónica tropical que podría tocar tierra en México”, puntualizó.

Pronósticos revelaron que actividad ciclónica tropical será más activa en el Océano Atlántico, por lo que la científica sugirió que en la cuenca del Golfo de México deberán implementarse protocolos especiales bajo tiempos de pandemia, especialmente en la península de Yucatán y en los estados del noroeste del país.

“Cuando se presente el pico de la actividad ciclónica aún tendremos casos de Covid-19, se tiene proyectado que la segunda ola de la enfermedad se dará cuando empiecen a bajar las temperaturas y será en conjunción con la influenza estacional”, destacó

Dijo que contar con esta información puede servir para mejorar el Sistema de Alerta Temprana (Siat), pues consideró que debe ser multiamenaza, esto es, en el país pueden ocurrir varios fenómenos naturales al mismo tiempo: incendios, sequías, ciclones tropicales, entre otros.

El objetivo del Siat es salvar vidas, afirmó, al ser una herramienta de coordinación en el alertamiento a la población y en la acción institucional ante las amenazas.

“Su éxito no depende de la parte gubernamental, también de la comunicación, la difusión del impacto del fenómeno y la respuesta temprana de la población”, comentó.

Domínguez Sarmiento lamentó México no ha tenido una buena capacidad de prevención y de respuesta. La mayoría de la población desconoce la existencia del Siat, el cual entró en operaciones desde el año 2000.

Aunque son buenos los sistemas de monitoreo de la trayectoria de los ciclones, comentó, no existe una cultura de prevención, que es trabajo de todos.

“Los pronósticos meteorológicos y climáticos sirven como herramienta para “predecir” el impacto de la amenaza (huracán, lluvias extremas, heladas, sequías), pero la prevención de desastres es un trabajo en conjunto, de la sociedad y de varios rubros gubernamentales”, dijo.

Finalmente, Christian Domínguez destacó que debe existir una alfabetización climática, la gente debe informarse constantemente sobre cuáles son los fenómenos meteorológicos que pueden afectarlos y así tomar decisiones informadas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.