Linea caliente

Célebres las correrías de Fidel Herrera y sus “Reinis”; de cuento de hadas las historias de las “Barbies” en la era Duarte; con Yunes Linares el registro fue de tragedia por su apetito por las menores ampliamente publicitado por la periodista Lidia Cacho, y de Cuitláhuac García el asunto va en otro sentido por su preferencia gay que es otra historia.

Línea Caliente

 

Las mujeres de mi general

Por Edgar Hernández*

 

¡Eric Cisneros, mujeres, cervezas y desmadre!

Se cuenta que ya entrado en tragos, el alto funcionario preguntaba al amigo de farra si se había fijado cuánto éxito tenía con las mujeres, a lo que el parroquiano le respondió: “¡No te hagas pendejo, no es por lo guapo, sino por el cargo!”.

En realidad, en política, tratándose de mujeres y canciones como dice la canción, no hay nada que no se haya escrito.

Célebres las correrías de Fidel Herrera y sus “Reinis”; de cuento de hadas las historias de las “Barbies” en la era Duarte; con Yunes Linares el registro fue de tragedia por su apetito por las menores ampliamente publicitado por la periodista Lidia Cacho, y de Cuitláhuac García el asunto va en otro sentido por su preferencia gay que es otra historia.

No así la de su más conspicuo colaborador, Eric Cisneros quien en dos años rompió récord de romances y aventuras amorosas presuntamente reflejadas en la nómina.

Y es que el funcionario de cuestionado aspecto, sí que tiene lo suyo.

Polémico el tema, sexista dirían algunos, pero sus enemigos y defenestradores se han empeñado en llevarle puntualmente, mas allá de su trabajo político, sus correrías, abusos de poder y su vida privada hecha pública.

A contrapelo de lo que dice el libro de la política y bajo la sombrilla de dar oportunidad a las féminas en posiciones de elección popular y cargos públicos de mediana y alta relevancia lo cual es obligado en tiempos de respeto al género, Eric Cisneros le ha llenado el entorno de damas todas procedentes de una sola oficina, la de él.

 Así, de acuerdo a los dichos populares, a publicaciones diversas y a la misma opinión pública, cada vez que se trata de ocupar una posición de poder en el primer plano de gobierno, las titulares emergen de las oficinas del llamado “Bola 8” o pertenecen a su entorno de influencia política.

Para nadie es innegable que la actual Fiscal General de Veracruz, Verónica Hernández, proviene del primer círculo de la Secretaría de Gobierno, luego de no ser nada más que empleada de una Notaría, antes de ser la jefe del jurídico de la oficina de Eric.

En igual medida sucedió con el nombramiento Rebeca Quintanar Barceló, quien de ocupar una gris posición como Coordinadora de Promoción de Valores Cívicos y Culturales, dio tremendo brinco a la titularidad del DIF.

Otro de los nombramientos que llama la atención es el de Naldy Rodríguez, responsable de la Unidad de Transparencia de la Secretaría de Gobierno, quien de pronto se ve generosamente beneficiada al ser colocada al frente del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y de Protección de datos Personales (IVAI).

Otra caso parecido se refleja en Delia González Cobos, recientemente nombrada por el Congreso del estado como la nueva titular del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) para un periodo de siete años.

Y en otro sentido, pero bajo la misma sospecha, se encuentra la responsable del Poder Judicial, Sofía Martínez Huerta, quien responde a la recomendación del agresivo Cisneros, quien hace 24 meses era totalmente desconocido para el mundo de la política en Veracruz y su misma oriundez veracruzana ha sido puesta en tela de juicio.

Desde luego que en localizados casos no hay duda de los méritos personales y académicos, al igual que de su capacidad profesional ajenas a su atractivo físico. El tema no es misoginia, sino el sesgo político y personal -amén de otras cosas- que le imprime Cisneros.

Habrá que insistir en que lo notable es su procedencia. Vienen de la misma casa y responden al dedazo de Eric quien tiene aún muchas más cartas bajo la manga.

A partir del primero de agosto quedarán libres nuevas plazas de magistrados y ahí, en primer lugar, ya tiene levantado el dedo el “Bola 8” con sus recomendadas.

En la caja de bateo ya está lista a Ana Volga Moreno, Directora General del Centro de Análisis y Prospectiva Política de la Segob, la oficina -llamada “El palomar”- que se ocupa del espionaje político del gobierno.

Esta talentosa abogada de cabellos rubios y despampanante figura, será, llueve o truene, magistrada gracias al dedo moreno de don Eric, quien en toda actividad pública se muestra de manera invariable rodeado de beldades como es el caso de su reportera-conductora de cabecera, Fellely Sánchez Mota, responsable de los spots de promoción del estado de Veracruz.

Con ella anda para arriba y para abajo a pesar de la pandemia.

En una tesitura parecida se encuentra Doralis Martínez Cuervo, actual responsable de la Unidad de Género de la multicitada Secretaría, quien -según escribe la enterada periodista Claudia Guerrero, sin desmentido de por medio- que su anterior chamba fue como cantante de restaurantes de Xalapa, a los que acostumbra acudir el poderoso funcionario.

Mónica Fandanelli Hernández, es otra de las chicas super poderosas que están haciendo cola para entrar a las subsecretarias que están por desalojarse con motivo de la jornada comicial.

Y la lista no termina ahí ya que de Cisneros no son pocas sus aventuras con mujeres que ya forman parte de las leyendas urbanas.

Acaso la mas descarnada se dio recientemente cuando llevó a la cárcel a Yoli García Álvarez, presidenta saliente del Consejo Estatal del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales presuntamente por haber violado la protección de datos personales al publicar fotografías con menores de edad en su cuenta de twiter, mismas que ya fueron borradas.

Esas son parte de las páginas negras de este personaje de que de la noche a la mañana llega con todo el poder de la 4T y se convierte en inamovible tras venderle a Cuitláhuac la idea de que es el garante electoral de Morena.

Por ello pone y dispone teniendo a un harem a su lado.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.