Exgobernador de Chihuahua se quedó hasta con retrato que Diego Rivera le hizo a María Félix y que la diva regaló a Juan Gabriel

Tres días después de la detención en Miami, Florida, del ex gobernador  de Chihuahua, César Duarte Jáquez –el cual estaría por ser extraditado a México–, trascendió que el ex mandatario priista se quedó hasta con un retrato que el famoso pintor mexicano Diego Rivera le hizo a la diva del cine mexicano María Félix en 1949, el cual estaría valuado entre 5 y 7 millones de dólares, y que la desaparecida actriz le había regalado a su amigo, el extinto cantautor Juan Gabriel, muy ligado sentimentalmente a esa entidad mexicana de la frontera norte.

El abogado Guillermo Pous, quien representa a Iván Aguilera, heredero universal del llamado “Divo de Juárez”, declaró que desde 2016 –año en que concluyó el mandato de Duarte Jáquez en Chihuahua– vienen reclamando dicha obra propiedad del fallecido cantante, pero que personas allegadas al ex mandatario estatal se niegan a devolverla, por lo que el albacea de la herencia del artista dijo que procederán penalmente contra quien resulte responsable de este robo.

“Lo único que buscamos es que se devuelva la pieza, no queremos afectar ni meter a nadie a la cárcel, únicamente recuperar lo que a la sucesión testamentaria le corresponde”, dijo el abogado, quien asegura tener las pruebas suficientes que indican que César Duarte y sus cómplices se apropiaron del cuadro.

El muralista Diego Rivera retrató a María Félix desnuda, en un óleo que nunca le gustó a la actriz, precisamente porque dejaba ver, en opinión de ella, demasiada piel.

“Cuenta la historia que también existió un veto presidencial en aquella época y fue cuando se le pintó un tul a la figura de ‘La Doña’. Por la estrecha amistad que hubo entre María y don Alberto Aguilera (Juan Gabriel), es que ella se lo regaló”, narró Guillermo Pous a Mónica Mateos-Vega, reportera del diario la Jornada.

Según la versión que el abogado dio también al periódico El Universal, el cuadro estuvo primero en la casa que Juan Gabriel tenía en Ciudad Juárez, Chihuahua, y luego se lo llevó a su mansión de Malibú, California, de ahí lo trasladó a Las Vegas, Nevada, y luego a San Miguel de Allende, Guanajuato, de donde desapareció.

El abogado les reveló que cuando falleció Juan Gabriel, en agosto de 2016, descubrieron que el retrato de María Félix ya no estaba porque comenzaron a realizar un inventario de sus propiedades y obras de arte, como piezas antiguas de cristalería. “Íbamos a poner en resguardo ese cuadro; en ese momento nos percatamos de que ya no estaba”, dijo.

Pous desmintió la versión de que fue el propio Juan Gabriel quien dio a César Duarte la pintura para obtener beneficios fiscales.

“Don Alberto no pagaba impuestos en Chihuahua, sino impuestos federales. A algunos artistas se les permite pagar impuestos a cambio de obra, pero siempre que sea de su autoría. Es absurdo pensar que Juan Gabriel dio el cuadro para ello, pues si así hubiera ocurrido, tendría que estar documentado, y eso no sucedió; aquella es una historia absurda”, argumento el abogado.

Cuando el albacea del artista indagó acerca del paradero de la obra, habló con César Duarte, “y el propio gobernador nos dijo que él tenía la pintura; sin embargo, fue el momento en el que comenzó a enfrentar una serie de cuestiones legales y salió del país, no hubo manera de volver a tener contacto con él”, explicó.

Pous dijo que uno de los socios de Duarte Jáquez estableció “una serie de condiciones para devolvernos la obra, las cuales nos parecieron absurdas, porque no tenía por qué condicionar la entrega de un cuadro que no le pertenecía, y se interrumpió también esa comunicación. Nosotros continuamos con las investigaciones, preparando el caso, y ahora vamos a detonarlo con esta denuncia”.

El retrato de María Félix, como toda la obra de Diego Rivera, tiene una declaratoria de Monumento Artístico, lo cual significa que los propietarios deben dar aviso al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) de cualquier transacción de compraventa y no puede salir del país sin los permisos correspondientes.

La reportera Mónica Mateos-Vega, de La Jornada, reprodujo parte de una entrevista que María Félix concedió al periodista Jacobo Zabludowsky, en la que “La Doña” ese refería precisamente a esta obra del famoso pintor mexicano. Según confesó en esa ocasión al conductor de noticieros de Televisa la desaparecida estrella de origen sonorense, a su esposo Álex Berger “no le gustaba nada esa pintura: ‘Tienes una pierna de palo, pareces sentada en el wáter, estás horrible’. Y un día había un albañil en casa y le mandé poner unas pasadas de blanco, con un poquito, para tapar un poco todo aquello. Así está, le quité lo desnudo.

“–¿Con yeso? –preguntó Zabludovsky, y ella respondió que no, que con pintura de la casa.

“–¿Al original de Diego? –insistió el periodista, y ‘La Doña’ dijo:

“–Al original de Diego. Pero, ¿por qué no? Ahora está mejor.

“–¿No lo supo Diego?

“–Lo supo Lola Olmedo, y por poco se va al suelo del susto cuando le conté de esto”, se narra en la página de Facebook de la Fundación María Félix, refiere la reportera del diario capitalino.

El albacea del legado de Juan Gabriel desconoce si el cuadro permanece en México. “Al menos en aquella época (2016), cuando hablamos con (César) Duarte, sí estaba en el país y sabemos en casa de quién y por qué. Pero actualmente desconocemos tanto las condiciones de la pintura, como su ubicación”, comentó el abogado, quien reiteró que “es absolutamente indispensable que esa obra de arte regrese a su propietario y que, eventualmente, la puedan disfrutar muchas personas en una exposición, y no un par de sujetos que quieren aprovecharse de esta situación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.