Aprieta AMLO a proveedores nacionales al ordenar compras consolidadas de medicamentos en el extranjero por 60 mmdp; “quebraremos”, dicen farmacéuticas

Para combatir la corrupción y no ser “rehén” de los grupos que en México “hacían su agosto” con la venta de medicamentos, el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó la decisión de realizar compras consolidadas por alrededor de 60 mil millones de pesos en el extranjero, para adquirir el 80 por ciento de los fármacos que requiere México mediante una operación que en 2021 se efectuará con la vigilancia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y que posiblemente se repetirá también en 2022.

Según publicó este miércoles La Jornada, lo anterior fue informado por el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, tras una reunión en Palacio Nacional, donde se definió que las licitaciones las realizarán la Oficina Panamericana de la Salud (OPS) –con base en su norma y la de la Organización Mundial de la Salud– y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos. El enlace, precisó el diario capitalino, será el doctor Juan Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM, exsecretario de Salud y actual representante permanente de México ante la ONU.

En conferencia de prensa, López Obrador anticipó que las compras consolidadas en el extranjero resolverán el abasto de fármacos, que “se nos ha dificultado porque era mucha la corrupción que prevalecía en la compra-venta”. “Algo escandaloso, de miles de millones de pesos”, dijo.

El Presidente aseguró que “cuando se regeneren los que se dedicaban a la venta de los medicamentos, vamos a poder adquirirlos en el país. No vamos a ser rehenes de grupos que lucraban, vendían hasta medicinas adulteradas, caducas, y acaparaban todas las compras del gobierno.

“Laboratorios muy famosos que pensaban que por tener buenas relaciones con los medios de información y con campañas de desprestigio al gobierno nos iban a doblegar”, afirmó.

A su vez, el titular de la Secretaría de Salud aseguró que gastarán menos de lo que se invirtió en 2018 y en 2019. Hace un año, por ejemplo, el director general del IMSS, Zoé Robledo, implicó un desembolso de 70 mil millones de pesos.

Alcocer destacó que las buenas relaciones entre las instituciones oficiales permitieron superar reticencias para no realizar las compras de forma individual, luego de que por la pandemia los medicamentos se retrasaron porque no había vuelos y “tuvimos que hacer ajustes”. Ahora, dijo, todos pusieron sobre la mesa sus necesidades para obtener buenos fármacos de todo tipo –que llegarán también a los estados–, inclusive nuevos tratamientos.

Por su parte, el doctor De la Fuente explicó que a las agencias de la ONU se harán llegar las necesidades de México para que se encarguen, de conformidad con el derecho internacional y sus rigurosos requisitos de transparencia y rendición de cuentas, “de las licitaciones correspondientes para los próximos años”.

“Va a tomar tiempo, hay que hacer los convenios, pero es una buena decisión”, sostuvo el representante diplomático.

“QUEBRAREMOS”: FARMACÉUTICAS

A su vez, representantes de la industria farmacéutica nacional y trasnacional en México, que estaba a la espera de que la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda o el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), nuevo responsable de las compras de medicamentos para el sector, respondieran a las solicitudes planteadas desde hace varias semanas y les informaran sobre la organización de la adquisición para 2021, quedaron sorprendidos ante el anuncio del presidente  López Obrador de que habrá una compra consolidada en el extranjero.

Advirtieron que ello implicaría prácticamente la quiebra de la industria nacional y la pérdida de 60 mil empleos. Señalaron que, además, quedaría trunco el objetivo de garantizar las mejores medicinas para las personas con enfermedades complejas, ya que son innovadoras y protegidas por una patente.

“Si todas las necesidades del país se cubrirán en el extranjero y con el apoyo de Naciones Unidas, se pone en riesgo la calidad, seguridad y eficacia de los tratamientos. Los que se fabrican en territorio nacional cumplen con estos requisitos, como resultado del trabajo de 20 años para mejorar la regulación sanitaria y las adquisiciones”, declararon a La Jornada integrantes de las asociaciones Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam) y de los laboratorios trasnacionales miembros de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), quienes lamentaron que el gobierno federal considere que todos los fabricantes son corruptos, cuando la realidad es que se trata de un sector estratégico de la economía nacional, además de que han demostrado con hechos su interés de colaborar con las autoridades y cumplir las disposiciones de la actual administración.

Señalaron que en este año, que sólo se compró 30 por ciento de lo requerido mediante una licitación, en la que los laboratorios pudieron organizar su producción, han sido solidarios al responder con contratos asignados mediante adjudicación directa para el restante 70 por ciento de las medicinas que demandan las instituciones sanitarias.

También refirieron que en 2019 hubo avances en el tratamiento del VIH, la hemofilia y la Hepatitis C, pues las autoridades de Salud y Hacienda decidieron modificar los esquemas de tratamiento para romper inercias y garantizar el acceso para todas las personas con alguno de estos males, para lo que adquirieron medicinas innovadoras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.