Gabriela Ortiz, ejemplo del impacto positivo de las Casas UV 

Gabriela Ortiz diseñó la “Guía de abastecimiento integral para el hogar”.
  • A partir de los siete años Gabriela Ortiz asistió a Molino de San Roque a diversos cursos; hoy, como estudiante de Pedagogía realiza su servicio social en el mismo espacio.

Amparo Garrido

Medir el impacto de las Casas de la Universidad Veracruzana (UV) no es un tema fácil, pero es un orgullo exponer la experiencia de Gabriela Ortiz Cruz, quien actualmente es estudiante de la Facultad de Pedagogía en la región Xalapa.

Cuando Gabriela tenía siete años asistía a la Casa UV Molino de San Roque a cursos de verano y cuando estudiaba la secundaria asistió a regularización, apoyo de tareas y un curso de computación. A partir de febrero inició su servicio social en este espacio universitario.

Dentro de su programa de actividades y conocedora de las necesidades en la zona, comenzó a brindar clases de regularización en las escuelas primarias Naciones Unidas y Quetzalcóatl, mientras que en las instalaciones de la Casa UV daba asesorías a una niña que no sabe leer ni escribir.

Al conocer el diagnóstico de las necesidades en las primarias, elaboró un cuadernillo de español y una guía de apoyo a padres de familia. También hizo un cuadernillo de grafomotricidad que se compartió en el Jardín de Niños Tenoch.

Debido a la contingencia por Covid-19, Gabriela tuvo que suspender sus actividades presenciales; sin embargo, pensó en una manera de apoyar a las personas de la zona que se encuentran en una situación económica vulnerable y que no cuentan con un trabajo fijo y la mayoría vive al día.

En el nivel primaria brinda clases de regularización.

Para ello diseñó la “Guía de abastecimiento integral para el hogar”, que tiene como principal objetivo brindar acceso a métodos alternativos a través de una guía donde se explican y describen procedimientos para generar productos caseros, desde pasta dental, enjuague bucal, jabón de tocador, desodorante, productos de limpieza, hasta productos comestibles (hortalizas); así como un botiquín herbolario, considerando que no se tienen al alcance medicinas para calmar o sobrellevar algunos malestares, por lo que se muestran algunas plantas medicinales que se pueden utilizar en infusiones o pomadas a un bajo costo.

“El servicio social me ha ayudado a plasmar mis conocimientos, habilidades y por supuesto valores. Es un reto más en mi carrera, pues ponemos en práctica nuestros aprendizajes, además de sensibilizarnos con la comunidad a través de distintos contextos que en la carrera no vemos”, afirmó Gabriela.

Agregó que durante este tiempo ha aprendido a identificar necesidades y generar posibles soluciones, que es lo que busca la educación comunitaria, transformar las realidades educativas. “De la comunidad he aprendido que uno como prestador de servicio social siempre debe ponerse en el lugar del miembro de la comunidad (señora, adulto mayor, niño, adolescente). Hay que saber brindar los servicios de una manera empática y respetuosa”.

Los programas de Casas UV y Brigadas Universitarias son espacios que vinculan a la Universidad con la sociedad, contribuyendo con el desarrollo sustentable de las comunidades rurales y zonas urbanas del estado de Veracruz, por medio de la participación de grupos multidisciplinarios de estudiantes, académicos e investigadores, contrastando y fortaleciendo los conocimientos disciplinares con las problemáticas sociales.

Ésta es una más de las acciones de la Dirección General de Vinculación, a través del Departamento de Vinculación Social.

Para ser partícipe o conocer más sobre estas actividades, consultar el sitio: www.uv.mx/vinculacion/vinculacion-social o a través de www.facebook.com/VinculaSocial

También asesora a una niña que no sabe leer ni escribir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.