Gobiernos estatal y federal privilegian a empresas foráneas y olvidan a las locales: CMIC

  • No hay inversión pública estatal y federal, dice el presidente Diego López Méndez
  • Urge la reactivación económica y las obras se están licitando sin anticipo, lamenta.

Miguel Valera

Con más de cuatro meses de inactividad por la pandemia del COVID-19, pérdidas económicas millonarias y 30 mil desempleados, la industria de la construcción en la región centro de la entidad veracruzana se encuentra colapsada, así lo considera el arquitecto Diego López Méndez, Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Delegación Veracruz-Centro.

No hay inversión pública estatal y federal. Las pocas obras que se han licitado se les han dado a empresas foráneas y además —a pesar de la urgencia de reactivar la economía de las regiones—, las obras se están licitando sin anticipo, en una estrategia que los ha llevado a esta crisis de la que parece no haber salida, considera el empresario de la construcción.

En sus oficinas de la calle Pico de Orizaba 20, de esta ciudad capital, Diego López Méndez comenta que si de por sí el sector de la construcción ya venía en caída desde hace varios años, ahora “la inversión que se hace a nivel federal y en los estados ha bajado en un porcentaje considerable”.

“Se afectó más ahorita ya a partir de marzo con el tema de la pandemia. Esto nos vino a acrecentar más la caída en el sector por la falta de inversión que se ha generado. Entendemos que los recursos los están dirigiendo a la parte de salud, pero sí es importante mencionar que el sector está colapsado”.

Añade que por lo regular, al sector de la construcción lo integran en su mayoría Mipymes (micros, pequeñas y medianas empresas), las cuales por mucho pueden aguantar 30 días sin trabajo, como máximo.

“Entonces, muchas empresas si bien no han cerrado, ya han parado actividades, por la falta de empleo y porque esta pandemia se alargó más de lo esperado. Ya llevamos cuatro meses y las empresas a estas alturas ya están resintiendo”, destacó.

De las 160 empresas afiliadas a la Delegación Veracruz-Centro de la CMIC, solo un 10 por ciento tienen trabajo.

LICITACIONES POCO TRANSPARENTES

El Presidente de la CMIC insiste en que las inversiones públicas no están fluyendo. “Es muy poco lo que se está generando”.

Además, lamenta que los procesos sean muy lentos y sobre todo que se han venido encontrando con situaciones de poca transparencia en las licitaciones públicas.

“Eso nos preocupa, porque se está limitando la participación de las empresas en este tipo de concursos o licitaciones públicas”.

“Da un mal sabor de boca, crea mucha desconfianza hacia el sector y en el caso del tema federal, ahorita la SCT, hace dos meses licitó 26 obras y ya este es el cuatro diferimiento que hace de los fallos”.

“Eso también le crea a las empresas incertidumbre porque no sabemos qué está pasando, si no hay recursos, si los recursos se están desviando para otra función y entonces el sector empieza a preocuparse más todavía”.

“En el caso del tema estatal, el recurso está fluyendo muy lento. Consideramos que si en el mes de agosto no repunta o no agilizan la inversión, va a ser muy difícil recuperarnos y el segundo semestre del año va a estar muy crítico”, asevera.

OBRAS PARA EMPRESAS FORÁNEAS

Tal y como lo denunció también Armando Carvallo Brañas, presidente de la CANACO Coatzacoalcos, en esa ciudad, una obra del Ayuntamiento local y la  Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), de más de 245 millones de pesos se asignó a una empresa foránea.

—¿Este esquema se está repitiendo en todo el estado?, le pregunto al arquitecto Diego López Méndez:

“Así es. En todo el estado y en todos los estados. Ahí es donde empezamos a dudar un poco de la transparencia. Efectivamente hubo reclamos en Veracruz y en Coatzacoalcos de un programa de SEDATU donde llegó una inversión de 400 millones de pesos para el estado, 200 para Veracruz y 200 para Coatzacoalcos de siete obras importantes”.

“Lo que hemos criticado de entrada es que están agrupando los contratos. Si son siete obras, tres en uno y cuatro en otro, por montos de alrededor de cien millones de pesos, cuando pudieras haber licitado siete contratos y dar la oportunidad a siete empresas, se lo estás dando a dos nada más”.

“Y lo que te decía, las bases de concurso tiene muchos ‘candados’, para no poder participar por determinadas solicitudes.  Empiezas a ver que no tienes capacidad para entrar. Y lo peor de todo, es que se las están asignando a empresas de fuera. Esa es la molestia principal”, enfatiza.

“Veracruz, durante muchos años hemos tenido problemas económicos en los sexenios anteriores y en vez de que ayuden a la reactivación económica se lo dan a empresas de fuera, en vez de que se los den a empresas locales. Esa es la molestia. No hay un piso parejo para participar y nos preocupa. En el caso de SEDATU, para Veracruz, viene otra inversión para siete municipios más, entre ellos Xalapa. Así que sí nos preocupa que vuelva a pasar lo mismo en estas próximas licitaciones”.

—Uno esperaría esa disposición del gobierno federal para reactivar la economía de las regiones.

“Así es. Lo que hemos criticado mucho ahorita, también, es que necesitamos la reactivación económica y no puede ser que las obras se estén licitando sin anticipo”.

“Ya llevamos cuatro meses inactivos y empiezan a sacar obras en licitación pública y no están generando anticipo. No vemos la ayuda por ningún lado”.

“En el caso del sector salud está licitando obras. Sacó un paquete hace como 20 días, también sin anticipo. Ahorita sacó ya otro paquete, ya con anticipo, pero cada día te piden mayor especialidad para poder participar”.

“Cuando son obras de mantenimiento, que pueden participar muchas empresas, empiezan a meterte esos candados donde ya te piden hasta la especialidad de quien va a poner el clima, por darte un ejemplo, cuando son cosas que al final en un tipo de contrato ya sabes que el que pone los climas es especialista”.

“Entonces, son temas muy puntuales en donde te das cuenta que están encaminadas hacia determinadas empresas y muchas no son locales”, lamenta.

30 MIL DESEMPLEADOS

Esta crisis provocada por el COVID-19, ha generado, al mes de mayo, más de 30 mil desempleados. “En junio se están reactivando algunas obras y está un poquito levantando el porcentaje de empleo, pero nos falta mucho”, añade.

El presidente de la CMIC insiste en que la industria de la construcción está colapsada y dice que la reactivación no va a funcionar si no se genera una mayor distribución del recurso y una apertura para que puedan tener acceso las empresas para participar de manera equitativa

Las pérdidas económicas son millonarias y al dejar de generar 30 mil empleos, se le deja de dar alimento o sustento a 30 mil familias.

“A nivel nacional, el sector de la construcción es el tercero en actividad económica. Cuando la construcción se activa, activamos 3 de 4 cadenas económicas. Es inmediata la reactivación de todas las cadenas productivas, lo que no estamos viendo ahorita”.

—¿Qué le han dicho a las autoridades?

“Buscamos los acercamientos con el gobierno federal, estatal. Ayer se le hicieron esos planteamientos a la diputada federal Dorheny Cayetano. Todo esto se le planteó, para que pueda interceder ante el gobierno federal, para apoyar a las empresas y de que corrijan los procedimientos, porque sí es importante que se le apoye al sector empresarial”.

“El otro tema y eso sí es algo de reconocerle al gobernador del estado, junto con la SEFIPLAN, han hecho una reestructuración de las finanzas del estado y están ahorita considerando pagar alrededor de 400 millones de pasivos, de adeudos anteriores de los gobiernos pasados”.

“Son pocas las acciones, es muy buena, pero necesitamos reactivar más, necesitamos mayor inversión pública y que se agilice. No podemos estar licitando obra sin anticipo, no podemos estar deteniendo fallos. Eso nos da incertidumbre. Entendemos que ahorita lo prioritario es la salud, pero también la parte económica va de la mano de la salud. Hay mucha gente que no puede estar tanto tiempo sin trabajar”.

Finalmente, Diego López Méndez hace un llamado a los tres niveles de gobierno. “Somos un sector esencial. Somos un tercer motor de la economía. Lo único que necesitamos es piso parejo, mayores oportunidades para las empresas, con muchos menos requisitos de los que están pidiendo ahorita, que se agilice la inversión, que se liciten obras con anticipo, que se den  los fallos a tiempo, que haya esa apertura hacia el sector, porque eso va a beneficiar a toda la cadena económica”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.