A diferencia de Rosario Robles, Emilio Lozoya llevará proceso en libertad; hoy, segunda audiencia de exdirector de Pemex por caso Odebrecht

A diferencia de Rosario Robles, extitular de la Sedesol y Sedatu actualmente bajo prisión preventiva por el proceso de la llamada “Estafa Maestra” –un mega fraude similar al que se le imputa a Emilio Lozoya Austin con la compra inflada de la planta chatarra de Agronitrogenados en Coatzacoalcos, Veracruz–, este martes el exdirector general de PEMEX, recién extraditado de España, fue vinculado a proceso por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, pero otorgándosele “el beneficio” para que lleve su juicio en libertad.

Tras 10 horas de la primera audiencia, que fue celebrada vía remota debido al estado de salud convaleciente del extitular de PEMEX a causa de la anemia, síndrome de Barret y astenia que supuestamente padece, y que según sus abogados lo obliga a permanecer internado en el hospital “Ángeles del Pedregal”, el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, José Artemio Zúñiga, validó la legalidad de las pruebas presentadas por la Fiscalía General de la República (FGR), y le dio entrada a la causa penal 211/2019 por el caso denominado “Agronitrogenados”.

Por lo que resolvió “vincular a proceso por el delito previsto en el artículo 400 bis del Código Penal Federal, es decir, operaciones con recursos de procedencia ilícita, en la modalidad de adquirir un bien inmueble dentro de territorio nacional con conocimiento de que los recursos utilizados proceden de una actividad ilícita”.

El juez concedió el pedido de seis meses para el cierre de la investigación contra Lozoya Austin debido a que la Fiscalía argumentó que necesita mayores datos de prueba con asistencia internacional, “para conseguir los documentos de apertura de cuentas en las Islas Vírgenes”, así como de Carmen “A”, quien vendió la casa de la colonia Lomas de Bezares al imputado, y otros detalles de la empresa Altos Hornos de México y la información financiera de Tochos Holding, la supuesta compañía fachada que usó el ex funcionario peñista para triangular los recursos.

Debido a que la Fiscalía no solicitó la prisión preventiva, esta no fue contemplada dentro de las medidas cautelares dictadas por el juez, que consiste en que el acusado pueda llevar su proceso en libertad, pero con la prohibición de salir del país, por lo que deberá entregar sus documentos como pasaporte y visa en el Reclusorio Norte.

Además, Emilio Lozoya será obligado a portar un brazalete electrónico que será pagado por él mismo, y deberá presentarse los días 1 y 15 de cada mes ante las autoridades correspondientes del Centro de Justicia, sin embargo, se omitió la determinación de una fianza.

La audiencia inició en punto de las 9:30 de la mañana, y fue compartida con medios de comunicación, a través de un chat de WhatsApp especial, que fue creado por el Consejo de la Judicatura para la ocasión.

En su relato, la FGR, a cargo de Alejandro Gertz Manero, señaló a Lozoya Austin de haber promovido la compra a sobreprecios millonarios de la planta “Agronitrogenados”, después de recibir dinero de Alonso Ancira, dueño de “Altos Hornos de México”, quien la vendió al gobierno.

Abundó que el empresario Ancira Elizondo depositó entre el 12 de junio al 28 de noviembre de 2012 un total de 3 millones 234 mil dólares a la cuenta bancaria de la empresa Tochos Holding Limited, de la cual aparece como titular Gilda Susana Lozoya, hermana del ex director de PEMEX, quien según la FGR, es el beneficiario de la cuenta.

La Fiscalía afirmó que con este recurso, Emilio Lozoya adquirió su casa ubicada en Loma de Bezares, en la alcaldía Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México.

Agregó que el dinero fue una forma anticipada de pago de favores para cuando el hoy imputado asumiera la dirección de PEMEX, y concretándose un año después, en diciembre del año 2013,  la compra “ilegal” y a “sobreprecio” de más de 200 millones de dólares, de la empresa “Agronitrogenados”, que a decir de los representantes de Petróleos Mexicanos que estuvieron en la audiencia en calidad de víctimas, dicha planta tenía 18 años en el abandono y la maquinaria estaba oxidada e incompleta en el momento de la compra.

Además, apuntaron que tras revisar la adquisición, se determinó que el 60 por ciento de los activos de la empresa debían ser reemplazados.

Y se concluyó que una planta nueva hubiera tenido un costo de 200 a 300 millones de dólares, por lo que, dijo, “se puede afirmar que usted adquirió un bien inmueble en territorio nacional con conocimiento de que el recurso para la compra provenía de un origen ilícito, porque en fechas anteriores hubo un acuerdo entre usted y Alonso Ancira”, impactando de manera negativa el patrimonio de PEMEX, por haber destinado primero un importe de 150.8 millones de dólares, y en una segunda etapa, de 578 millones de pesos para capitalizar a Agronitrogenados.

Este miércoles 29 se llevará a cabo la segunda audiencia para la formulación de imputación, ahora por el caso de los presuntos sobornos del consorcio brasileño Odebrecht, mismo que igualmente se llevará vía remota. Emilio Lozoya responderá desde el hospital junto con sus abogados, a la imputación que le hará desde la sala de juicios orales el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, Juan Carlos Ramírez Benítez, ante la presencia también de los representantes de la Fiscalía General de la República, de PEMEX y de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.