LA TRINCHERA

LA TRINCHERA

Alejandro Ortega V.

Observatorio Poder & Política

ELECCIONES EN TIEMPOS DE LA PANDEMIA

A mediados de marzo, se llevó a cabo en Francia la primera vuelta de las elecciones municipales. Conforme el programa se instalaron 70 mil mesas electorales en el país para recibir más de 47 millones de ciudadanos censados. Un día antes, el gobierno había decretado el cierre de todos los comercios no “imprescindibles” y de lugares públicos a causa del contagio masivo del Covid-19. A pesar de que se garantizaron todas las medidas sanitarias para los votantes, la participación fue menor al 40%, siendo el mayor abstencionismo en la historia electoral del país Galo. El miedo ganó.

47 países han pospuesto sus procesos electorales en este año ante los riesgos de la pandemia. En México, el 7 de julio pasado se realizarían las elecciones locales en Hidalgo (64 alcaldías) y para renovar el Congreso local de Coahuila. En el mes de abril fueron suspendidas. Se anunció recientemente que estas elecciones podrían celebrarse el próximo 18 de octubre, a tres semanas de que inicie el proceso electoral en Veracruz. Las elecciones -con la pandemia activa- enfrentarán situaciones inéditas en la organización y realización de los comicios. Obliga a los órganos electorales atender el semáforo de riesgo y tomar decisiones determinantes respecto a las tareas de organización, insaculación, capacitación, entrega de materiales, el desarrollo de campañas y garantizar una jornada electoral con el mínimo riesgo de contagio. Las decisiones que tomen tendrán una alta responsabilidad política, legal y moral, privilegiando la salud por sobre el ejercicio democrático.

Para la jornada electoral del 6 de junio de 2021, es poco posible que existan vacunas que inmunicen a toda la población de la pandemia. El proceso electoral requerirá de protocolos de prevención muy similares a los que usamos hoy. Se debe destacar que la sanitización del proceso electoral en todas sus fases, requerirá de un enorme esfuerzo conjunto e inevitablemente demandará un aumento presupuestal. Los riesgos de contagio seguirán latentes. Para el inicio de los procesos electorales locales en la primera semana de noviembre, se calcula una cifra superior a los 80 mil fallecidos y alrededor de 700 mil casos de contagio comprobados en el país. Con estas cifras ¿Qué autoridad podría demandar e imponer austeridad ante una responsabilidad tan enorme?

Un escenario probable es que suspendan temporalmente o se pospongan indefinidamente los procesos electorales. Esta situación generaría decisiones inéditas que no están consideradas en el marco legal mexicano. La suspensión de las elecciones podría generar la ausencia de autoridades municipales o de representantes populares no electos. Además de convertirse en un problema político, habría vacíos respecto a las responsabilidades públicas que afectarían el ejercicio de gobierno.

En Francia el alto abstencionismo, por el temor al contagio, fue determinante en los resultados electorales y algunos candidatos ganaron pese a que no eran favoritos. El miedo ciudadano -por ejemplo- hizo que se derrumbaran las expectativas del partido del Presidente Emmanuel Macron, en lugares importantes, como Paris, donde ganó la candidata socialista. Hoy en México las encuestas muestran que el 85 por ciento de la población acepta que el COVID19 representa un verdadero riesgo de salud y un 70 por ciento tiene miedo de contraer la enfermedad.

La democracia y las elecciones no presuponen regularmente un alto interés ciudadano; votar con el riesgo de la pandemia no es un factor que motive la participación democrática; más bien la inhibirá.

La desmotivación ciudadana hará de las elecciones una férrea competencia entre las fuerzas políticas por el poder; veremos de que serán capaces los partidos por movilizar a sus estructuras, candidatos y votantes a pesar del COVID19. La disputa política no será menor porque habrá una coyuntura política en la que se reafirmará el liderazgo del presidente y la fuerza de su partido o enfrentará el costo del grave saldo de la pandemia en materia de salud, economía, inseguridad e inconformidad social que inevitablemente favorecería a su oposición.

COVID-DATOS

México

El 27 de febrero se confirmó el primer caso de coronavirus en México. En los 156 días transcurridos al 2 de agosto, la cifra de fallecimientos es de 47 mil 746 personas; un promedio de 306 fallecidos diariamente o de 13 fallecidos cada hora.

Xalapa

El primer deceso oficial por contagio de Coronavirus ocurrió el 5 de mayo; el último caso se registró el 30 de julio. En los 86 días transcurridos han muerto 154 personas (97 por ciento de ellos fallecieron hospitalizados) Desde el primer fallecido a la fecha se tiene un promedio diario 1.8 defunciones. Los días más críticos han sido el 25 de junio y el 28 de julio con siete fallecimientos, respectivamente. (Fuente: coronavirus.gob.mx/datos/)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.