LuzYSombra

Lezama, ingrata posición…

No cabe duda que nadie sabe para quién trabaja. Y es que el magistrado Marco Antonio Lezama Moo, quien recién ganó un amparo para ser restituido en su cargo de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia, fue quien propuso a la actual presidenta del Poder Judicial, Sofía Martínez Huerta, como candidata a encabezar el Tribunal Superior de Justicia; ingrata posición pues la actual presidenta –a quienes algunos auguran pronto dejará la máxima silla del Poder Judicial- se había comprometido a defenderlo con uñas y dientes para que no se jubilara a los 70 años de edad, como lo marca la Ley, y simplemente no cumplió; ingrata posición también, porque a los días de llegar al Poder Judicial, doña Chofi, le pidió, de mala manera, que dejara la Dirección de la Escuela Judicial del Estado, desde donde se forman abogados ya que imparte la Maestría en Derecho; es decir, dos golpes al hilo contra Lezama Moo pues primero lo destituyeron de la Escuela Judicial y luego le dieron las gracias como Magistrado; para acabarla de amolar, el diputado Juan Javier Gómez Cazarín acaba de declarar que el Congreso del Estado buscará que se revise el amparo concedido a Lezama Moo, lo que para muchos es rudeza innecesaria y raya más en un asunto personal… Por lo mientras, el Tribunal Superior de Justicia sigue hecho un cochinero pues además de que no hay fecha para regresar a laborar normalmente, el desaguisado entre el Congreso, los magistrados destituidos y la presidenta que no recibe a nadie, amenaza con convertirse en una piedra en el zapato para el propio López Obrador, pues el asunto de los amparos, la lucha de poderes, el control de los recursos y el nepotismo que prevalece en el TSJEVER alcanza ya dimensiones nacionales….

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.