Opinión

ROSARIO ROBLES,  LEAL A LA CORRUPCION E IMPUNIDAD; JAMAS A MEXICO.

                                      JOSE LIMA  COBOS*

No podía esperarse otra cosa, pues  de antemano se sabía que con la extradición  voluntaria de Emilio Lozoya y las negociaciones que hizo con  la fiscalía para regresar a su país,- se había anunciado por sus abogados que no robo solo- que presentaría pruebas en el sentido de la presión e intimidación  que sufrió,  por parte del expresidente Peña Nieto y Videgaray para involucrase en los sobornos en contra de los intereses de la nación y a favor de la mafia  que ejercía el poder , antes y  después de las elecciones del fraude electoral del 2006, con la empresa Odebrecht,  de ahí que nadie se llame ha robado, porque los criterios de oportunidad están previstos en la reglamentación penal.

El  solo hecho de los beneficios de que goza Lozoya ,  consubstanciales  a la colaboración para profundizar en la investigación de los delitos  y ante  el primer aniversario de la prisión preventiva  justificada que cumple Rosario Robles Berlanga  , por la omisión, negligencia  o contubernio  o ejercicio indebido del servicio público,  por  un desvío de más de 14 mil millones de pesos desde las secretarías de Sedesol y Sedatu, áreas estratégicas para beneficiar a los más pobres de este país, la llevó al sitio donde se encuentra y ya había sido advertida cuando el presidente Peña le manifiesta ,- a resulta de la investigación periodística que puso al descubierto un entramado digno de la mejor delincuencia organizada de que se tiene memoria- “no te preocupes Rosario”, solo que ahora los sicofantes y contertulios de la corrupción, se asombran y pretenden denostar las acción penal que la involucra y que riñe con la de Lozoya.

Es muy obvia la conducta que asume Rosario Robles, pues por ser mujer, así  lo afirma en reciente correspondencia, que  se le criminaliza, pretendiendo con ello justificar la violencia de género que está de moda, aunque en puridad, se trata de un acto de bandidaje de miles de millones de pesos que involucran a instituciones educativas del país que, mediante simulación , facturas fantasmas, etcétera-, recibieron supuestos recursos del Estado, que  ahora tendrán que devolver, es decir, en lugar de ser leal al país reconociendo el crimen en que se le involucra, toda de blanco afirma que sus más están limpias y que merece que se le premie con la libertad.

 Es cierto que Lozoya optó por servirle al país- después de su involucramiento en actos de corrupción y lavado de dinero de procedencia ilícita- al convertirse en delator en beneficio  de los intereses de la nación- para  que la nación pueda  recuperar lo robado que , comparado con la magnitud de Robles Berlanga  es una miseria, pues en  tanto su pecado es por cuatrocientos millones de pesos, ésta asciende a más de catorce mil millones, sin aceptar colaborar con la justicia para que se conozca todos los intríngulis  que se hicieron posibles   para ocasionar ese daño a esta nación que, si no está en la miseria extrema, poco le falta si el saqueo continua y no se castiga.

Como Magdalena no arrepentida sino soberbia  y en, verdad, con  lastimero escrito Robles ,- se llega hasta las lágrimas-  porque se hace aparecer como víctima de una persecución política- al igual de lo que se duele Felipe “Borolas” Calderón, con la detención por el gobierno de Estados Unidos, de su director de la Policía Judicial Federal por complicidad con bandas criminales del narco – atribuyéndose a una actitud de misoginia, cuando con el bandidaje por ella autorizada en las dependencias a su cargo, se ha negado a aceptar su responsabilidad y denunciar a quienes le ordenaron actuar de esa manera, y tampoco reconoce la complicidad con Peña Nieta para que su hija fuera diputada federal  sin  el menor merecimiento, salvo, por supuesto, por la corrupción imperante en este gobierno.

En tanto Lozoya procede de manera congruente y el riesgo que conlleva y con   mediana ventaja de la pandemia de la corrupción,- pues  no se  le eximirá de la sanción penal  y reparación del daño patrimonial a la nación-, pero   en vía de mientras,  lleva el proceso en libertad , con las medidas cautelares previstas  y goza  de  los privilegios de la riqueza que su padre- fue secretario de Estado  y del ISSSTE con Salinas de Gortari – o que el  mismo  acumuló lícitamente,  sin desdeñar , por supuesto, que su madre, – con prisión domiciliaria-, su  hermana y su esposa, vive la amenaza de la cárcel y la pérdida de los bienes que se obtuvieron  con recursos de procedencia ilícita, por el involucradas.

Así las cosas, ambos presuntos delincuentes, han escogido caminos diferentes; Lozoya aceptar denunciar a quienes lo intimidaron o tramaron la  escena del crimen y que la nación conozca , con pelos y señas  a los que saqueaban el país, mientras Robles Berlanga, esperará llegar a la etapa final , con garantía de la lealtad a la corrupción e impunidad de la mafia del poder , y  sin el menor rubor, al cumplir la condena, volverá a encontrarse con Ahumada o Peña Nieto y como  el Chino de “copelas o cuello”, de etapa calderonista,  disfrutar los millones de dólares que en algún lugar están protegidos.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.