#ApuntesEconómicos Se quedó sin ahorros el gobierno, ¿cómo pasó?

Por Edgar Sandoval Pérez

El ahorro es la manifestación elocuente de una prevención sobre eventualidades. A lo largo de la vida hemos aprendido a ahorrar de dos maneras: la primera es de manera formacional, es decir por consejos o estudios y la segunda de manera empírica, o sea, de acuerdo con la experiencia.

México como nación es un vivo ejemplo de aprender de forma empírica, y es que hemos sido laboratorio de pruebas para innumerables aplicaciones de políticas públicas, sin embargo, se ha ido aprendiendo, y sobre todo, se ha ido disciplinando en el gasto, dando pie al ahorro. ¿Cuánto tiempo nos llevó esto? Bueno, básicamente desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Es decir, más de 30 años.

Hace apenas dos días el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, comentó que este 2020 nos acabamos los ahorros que teníamos, y que el 2021 será un año muy duro, el país vivirá “la crisis más fuerte desde 1932”, siendo la del 32 derivada de la crisis del 29 en EUA, donde nos vimos afectados principalmente por el tema de la caída de los capitales norteamericanos.

Y es que el motivo del gasto en los ahorros se derivó del impacto del COVID, siendo tres apartados los que amortiguaron y absorbieron este impacto, las coberturas del precio del petróleo, los fondos para los choques económicos {fondos de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) y el fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas FEIEF)} además de los “guardaditos” que tenía el gobierno.

En números sería la utilización de aproximadamente $349,461 millones de pesos, distribuidos en forma $289,000 millones de pesos provienen del FEIP y 60,461 millones de pesos del FEIEF. Además de $150,000 millones de pesos de las coberturas petroleras que es el 36% del monto total de ingresos petroleros que la Secretaría de Hacienda previó recaudar.

Si bien no se tiene contemplado el adquirir una nueva deuda para el 2021, si aumentara la relación PIB-deuda, se estima un aumento entre el 7% y 10% esto debido principalmente a que la deuda esta adquirida en otra moneda, por lo cual, ante una variación, aumentaría o disminuiría, y con el comentario del secretario Herrera, vemos se estima se deprecie el peso. Lo que significa que será más difícil y caro si en un futuro se pretende adquirir una deuda.

Por lo cual para el siguiente año en palabras del Secretario no habrá ese colchón ni esos guardaditos. De manera complementaria se estima que las coberturas petroleras serán menores en un 22% en comparación con este año. Con lo cual para este 2020 se estima tengamos una caída de los ingresos públicos oscilando entre el 9.4% y el 13.1%.

Vemos el siguiente año será complicado en materia económica para el país, por lo cual las políticas públicas que implemente el Estado serán fundamental, sobre todo la política fiscal que implemente la secretaria de hacienda, no se debe descuidar el ahorro.

Citando a Mankiw <Cuando un país ahorra una porción alta de su PIB, hay disponibles más recursos para la inversión en capital y un mayor capital incrementa la productividad y el estándar de vida de un país>. Con lo cual podemos entender que si ahorramos y distribuimos mejor nuestros recursos tendremos una recuperación económica más rápida.

Esto lo sabremos a detalle a más tardar el próximo 8 de septiembre que la Secretaria de Hacienda envíe el Presupuesto de Egresos de la Federación, a la Cámara de Diputados para su revisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.