Presupuesto de Egresos de la Federación proyectado para dar prioridad a las crisis sanitaria, económica y de seguridad

Al entregar este martes a la Cámara de Diputados el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, que asciende a 6 billones 295 mil millones de pesos –188 mil millones más que el del presente ejercicio fiscal–, la Secretaría de Hacienda expuso que se propone balanceado y sensible para enfrentar las dos crisis simultáneas, la sanitaria y económica, que actualmente vive el país.

Sin embargo, en el proyecto de PEF también se contempla una inversión de 113 mil 926 millones de pesos en los programas de seguridad pública. El texto del documento entregado a la Cámara baja del Congreso de la Unión aduce que los altos índices de violencia en nuestro país han alterado la convivencia y las actividades cotidianas de los ciudadanos, quienes continúan percibiendo mayor inseguridad en su entorno, lo que incide de manera importante en el desarrollo de la actividad económica y en general en el bienestar de la sociedad.

No obstante, el gasto dará prioridad a atender la emergencia por el coronavirus, buscará soportar la recuperación económica y reforzar la red social que atiende a los más vulnerables, manteniendo la política de austeridad y de combate a la corrupción.

Con ello se prevé atender como prioridad tres objetivos de política pública: ampliar y fortalecer las capacidades del sistema de salud; promover una reactivación rápida y sostenida del empleo y de la actividad económica, y continuar reduciendo la desigualdad.

El gasto corriente se plantea en 2.4 billones de pesos y los principales incrementos que el Ejecutivo federal propone a la Cámara de Diputados se encuentran en salud, educación, bienestar y turismo.

En contraste, se disminuye el gasto federalizado, al que se aplica un recorte de 100 mil millones de pesos, y de 60 mil millones en las participaciones a estados y municipios. La Oficina de la Presidencia tendrá una disminución de 113 millones de pesos respecto de lo autorizado para este año; Gobernación, de 91 millones; Relaciones Exteriores, de 602 millones; la Secretaría del Trabajo, de 5 mil 61 millones; Hacienda, de 3 mil 428 millones, y Energía, de 447 millones.

Como parte de las prioridades del gobierno federal, la Secretaría de Salud tendrá un incremento de 16 mil 588 millones; Educación, 11 mil 764 millones; Marina, más de mil 919 millones, y Bienestar, más de 8 mil 13 millones.

Respecto del impulso económico a la política de carácter social, el proyecto plantea que el regreso a la nueva normalidad debe ir acompañado de la convicción de profundizar en los cambios ya iniciados por el gobierno y avanzar en la construcción de un estado de bienestar que permita reducir el impacto de los factores externos en la economía nacional y las condiciones de vida de la población.

Señala que se propone reordenar las políticas públicas y la asignación de los recursos asociados a éstas, con objeto de reflejar un equilibrio entre las necesidades de la población y de la economía.

La expectativa gubernamental es que el próximo año continuará la reactivación iniciada en el segundo semestre de 2020, a medida que las unidades económicas se adapten al nuevo entorno y que la contención del coronavirus en México y en el exterior permita la recuperación paulatina de la capacidad productiva instalada.

También se espera que el tratado comercial México-Estados Unidos-Canadá potencie al sector integrado a la economía global y a la inversión estratégica en el país, sustentado en políticas activas de atracción de empresas.

Otra de las perspectivas se finca en que la inversión pública y privada en infraestructura impulsen la generación de empleos y tengan efectos sobre otros sectores, además de que el sector financiero mantenga el flujo adecuado de recursos hacia hogares, empresas y proyectos productivos.

MÁS RECURSOS A SEGURIDAD

De los 113 mil 926 millones de pesos que se contempla invertir en los programas de seguridad pública, 60 mil 697 millones de pesos serán destinados a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. De esa bolsa, a la operación de la Guardia Nacional para la prevención, investigación y persecución de delitos se destinarían 27 mil 961 millones; a la administración del sistema nacional penitenciario, 20 mil 856 millones, y a las actividades administrativas 8 mil 881 millones de pesos.

A la Secretaría de la Defensa Nacional le corresponderán 21 mil 153 millones de pesos. A los programas de apoyo a la seguridad pública se derivarán 4 mil 103 millones de pesos. En la operación y desarrollo de cuerpos de seguridad de las fuerzas armadas se ocuparán 16 mil 549 millones.

Para la Secretaría de Marina se destinarán 6 mil 934 millones, que servirán para la operación y desarrollo de los cuerpos de seguridad.

A la Fiscalía General de la República se prevé un presupuesto de 269 millones. Mientras, a las entidades federativas, a través del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México, se les entregarían 17 mil 176 millones de pesos.

Así, en el proyecto del PEF 2021 se establece que recuperar la paz y preservar la seguridad de las personas y su patrimonio son prioridades del gobierno de México. Este gran esfuerzo requiere de toda la capacidad del Estado mexicano y sus instituciones para disminuir la incidencia delictiva y avanzar en la reconstrucción del tejido social, mediante una estrategia que atienda las causas estructurales que promueven la actividad criminal y la violencia”, se enfatiza.

EN 2021, MÉXICO CRECERÁ A 4.6%: SHCP

Por su parte, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, reconocque hay poco margen de maniobra fiscal debido a que el país enfrenta la peor crisis desde la fiebre española de 1918, por lo que estimó que este año la economía mexicana tendrá una caída de 8 por ciento pero pronosticó que en 2021 el crecimiento será de 4.6 %.

El titular de la SHCP resaltó que el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021 está construido sobre los criterios de no aumentar impuestos, sino sólo ajustarlos por inflación, fortalecer las fuentes de ingresos y los mecanismos de fiscalización.

Además dijo que se buscará garantizar el uso prudente de la deuda pública, con un nivel de endeudamiento responsable que favorezca la estabilidad macroeconómica, y aumentar la eficiencia y la efectividad del gasto público.

El gobierno dará prioridad a la inversión pública en salud e infraestructura, y blindará la red social de protección, la seguridad pública y otros conceptos, como educación y cultura, explicó.

También señaló que en el entorno adverso se ha enfrentado inestabilidad financiera, volatilidad del precio del petróleo y la presión que ejercen estos factores sobre las finanzas públicas.

Ante los sectores que pedían mayor endeudamiento, el secretario de Hacienda expuso que esto hubiera representado un pago en el servicio de deuda de 350 mil millones de pesos, monto similar al de la nómina de todos los maestros de primaria y secundaria.

Herrera Gutiérrez comentó que el presupuesto de las universidades públicas no será afectado y los gastos para impulsar la igualdad de género crecerán 17.3 por ciento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.