FRENA y Amlo

Agustín Basilio de la Vega

Mucha razón tiene el Arzobispo de Xalapa Monseñor Hipólito Reyes Larios cuando dijo el pasado domingo que la libertad de expresión “es un derecho humano básico, constitucional, fundamental, necesario (y propio) de la naturaleza humana”.

Denunció, en franca alusión el gobierno actual de Morena, que a veces se ve que eso no se quiere respetar porque dicha administración tolera las manifestaciones violentas y reprime las pacíficas. Explicó que este fin de semana a los manifestantes del grupo FRENA les fue impedido por policías el acceso al centro de la ciudad de México, no obstante que ya se los habían autorizado.  A pesar de que se trataba de personas mayores, pacificas e indefensas “les echaron la policía” dijo, durante su homilía dominical.

De verdad llama la atención, porque como dijo el arzobispo, en Xalapa como en la ciudad de México, ha habido manifestaciones de otros grupos muy agresivos  que a su paso rompen vidrios y destruyen  monumentos, bancos, comercios, iglesias etc. y en esos casos el gobierno ordenó a la policía que no interviniera y que no hicieran nada. Prácticamente las fuerzas que deberían ser del orden fueron permisivas y protegieron a las hordas vandálicas.

Después de esas manifestaciones que dañaron tanto propiedad pública como privada, el gobierno ni siquiera presentó las denuncias correspondientes faltando a su deber legal de proteger la infraestructura y los bienes nacionales. En cambio, a los ciudadanos de FRENA que van de forma pacífica y con argumentos explicando su inconformidad, el gobierno les “echa” la policía para detenerlos, bloquearlos e impedirles el paso. Por eso el Pastor denuncia con justa razón  que “no hay piso parejo” o sea, que la ley se aplica a conveniencia del gobierno.

No se quiere respetar en México la libertad de expresión y como ejemplo señaló a los 4 periodistas asesinados recientemente en el Estado de Veracruz que trabajaban para diversos diarios. “se trata de callar esas voces porque son incomodas” sentenció.

También dijo, en otra claridosa alusión al Gobierno de la Cuarta Transformación, que  “no se quiere escuchar cuando personas inteligentes que respaldan bien sus argumentos (como el desplegado de los 600 intelectuales)” a ellos se les minimiza, se les descalifica cuando lo que señalan es objetivo y está de acuerdo con la realidad y la verdad “sobre la situación que está viviendo nuestro país”.

El arzobispo pidió que dejemos la pasividad que desde el hogar,  nos respetemos, dialoguemos y no impongamos nuestros juicios sino que seamos capaces de escucharnos y encontrar la verdad. En México hoy “están en riesgo derechos humanos como a  la vida” y a “la libertad de expresión”. Finalmente denunció que el gobierno no canaliza los recursos adecuados para que los médicos y sanitarios atiendan la crisis por el Covid_19.

Sin duda Monseñor Reyes Larios, de manera clara y acertada ha cumplido con su misión evangélica de denunciar la injusticia respetando la norma constitucional y el derecho canónico. Quien tenga oídos que oiga porque la verdad nos hará libres.

Twitter @basiliodelaVega

21 de septiembre de 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.