EL ARTE DE GOBERNAR

¿Qué pasará con Morena? 

DANIEL BADILLO 

De pronóstico reservado, sin duda, el proceso interno de Morena para elegir a quien será su nuevo dirigente nacional, a partir de la encuesta que llevará a cabo el Instituto Nacional Electoral. Hasta ahora, dicho proceso ha trascendido más por el penoso enfrentamiento entre quienes apoyan a Mario Delgado y quienes dan su respaldo a Porfirio Muñoz Ledo. Y pregunto qué pasará con Morena, porque son graves las acusaciones realizadas por Muñoz Ledo no sólo contra Delgado sino también contra el canciller Marcelo Ebrard, a quienes acusa de invertir fuertes sumas de dinero en la contienda interna; incluso, Muñoz Ledo advirtió que de ganar Delgado la dirigencia, Ebrard sería el presidente de la República “de facto”.

Con lo accidentado de su proceso interno, Morena se observa deshilvanado, sin orden interno y dividido en tribus y grupos, como ocurre en Veracruz, jalando cada quien por su lado, lo que resta fortaleza al partido y al proyecto de transformación iniciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho repetidas veces que una cosa es el gobierno y otra es el partido, por lo que no intervendrá en el proceso de elección de la nueva dirigencia, ni en las decisiones al interior de Morena.

Y es que derivado de la pandemia del Covid-19, la renovación de los cuadros directivos del partido en el poder se tuvo que modificar pues originalmente se iban a elegir mediante asambleas, por lo que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dispuso como método electivo la encuesta; lo que atrasó más los cambios en la dirigencia nacional que detenta interinamente el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar.

Cabe decir que, al menos en Veracruz, los demás partidos políticos van adelantados en cuanto a la renovación de sus cuadros directivos a nivel municipal como es el caso del PRD y el PRI; éste último realizó, incluso, el nombramiento de nuevos liderazgos desde los comités seccionales, lo que nunca había ocurrido; en el caso de Morena, una vez que se sepa quiénes serán los nuevos dirigentes nacionales, deberá hacer lo propio a nivel estatal y municipal.

Es de llamar la atención que quienes aspiran a la dirigencia estatal de Morena son mayoritariamente hombres, y no se observa, hasta ahora, que alguna mujer pueda ocupar dicho espacio; y desafortunadamente al igual que en el proceso nacional, en Veracruz empiezan a lanzarse ataques entre los contendientes, como es el caso de Esteban Ramírez Zepeta, a quien señalan de utilizar recursos públicos para promoverse como candidato a la dirigencia estatal, por lo que Movimiento Ciudadano pidió ya al Organismo Público Local Electoral vigilar los gastos del ex funcionario estatal.

Mientras tanto, el daño ya está hecho: las acusaciones y descalificaciones de Muñoz Ledo hacia Mario Delgado –por lo delicado que resultan- han provocado fisuras que serán difíciles de restañar independientemente de quien gane, pues el propio Muñoz Ledo adelantó que si él resulta ganador expulsará de Morena a Marcelo Ebrard, lo que al mismo tiempo supone un golpe al presidente López Obrador, pues el canciller forma parte del equipo cercano del mandatario federal.

La pregunta es:¿y si fuera Delgado el nuevo dirigente morenista, qué acciones tomará Muñoz Ledo? ¿Abandonará Morena o se sumará al liderazgo de los nuevos dirigentes?; de igual manera es oportuno cuestionar: ¿y de ganar Muñoz Ledo, reconocerá Mario Delgado los resultados de la encuesta?; y en otro escenario posible, ¿qué sucedería si ninguno de los dos resulta ganador, y por el contrario es Yeidckol Polevnsky la triunfadora? Veremos en qué termina todo esto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.