A partir de hoy, hasta cárcel para gasolineros que no den litros completos de combustible

A partir de este jueves 8 de octubre, entró en vigor la nueva norma que establece que todas las estaciones de servicio de despacho de gasolina y diésel del país deberán contar con dispensadores nuevos o actualizados que eviten que los consumidores sean víctimas de robo de combustible, anunció la Secretaría de Economía (SE).

“Los consumidores y las empresas tendrán mayor protección y certeza de que el volumen de combustible que reciban sea completo y acorde con lo que hayan pagado. El cumplimiento de la norma ayudará a eliminar prácticas ilegales y a combatir el robo de combustible o huachicol”, dijo la SE.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tendrá más herramientas para evitar el robo a los consumidores y allegarse de evidencias que fortalezcan sus acciones penales, añadió.

La dependencia del gobierno federal detalló que la nueva norma también servirá para detectar áreas vinculadas al robo de combustibles, con lo que coadyuvará con otras autoridades a cerrar vías a grupos delincuenciales relacionados con la venta de combustibles robados.

La publicación de la norma fue anunciada hace unos días por el presidente López Obrador.

AMAGO DESDE HACE 14 AÑOS

De hecho, desde hace 14 años el gobierno federal viene amagando con lo mismo a los gasolineros.

A finales del sexenio del ex presidente Vicente Fox se les advirtió a las grandes cadenas de gasolineras que tenían hasta el 30 de junio de 2006 como plazo máximo para reemplazar totalmente los dispensarios que garantizaran el despacho completo de combustibles, en tanto las estaciones de servicio más pequeñas les impuso un plazo mayor que vencía el 30 de septiembre de ese mismo año.

El entonces subsecretario de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía, Héctor Moreira, declaró en entrevista que independientemente de que los propietarios de las gasolineras se adhirieran o no al nuevo contrato franquicia elaborado por Petróleos Mexicanos (Pemex), estaban obligados a despachar litros completos de combustible y a cambiar todas las bombas despachadoras que no cumplen con las disposiciones normativas vigentes.

El funcionario advirtió desde aquella ocasión que pese a la resistencia de algunos dueños de estaciones de servicio para firmar el nuevo contrato franquicia, que además les permitirá obtener mayores ingresos por la elevación a 6.5 por ciento en el margen de comercialización, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) continuaría con las auditorías a las estaciones para garantizar que el consumidor obtenga litros de a litro.

Independientemente de que se firme o no el convenio, de que los dispensarios sean nuevos o viejos, el que da el servicio tendrá que despachar litros de a litro y la Profeco tiene que asegurar que el consumidor reciba por lo que pagó”, afirmó el funcionario.

Hace 14 años, Moreira Rodríguez precisó que alrededor de 50 por ciento de los dispensarios de combustibles instalados en las estaciones de servicio del país no cumplían con las normas oficiales de la Secretaría de Economía, consistentesen que las bombas despachadoras en su parte electrónica estén selladas y que no sean manipulables.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.