SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

UN BUEN CAFÉ AL DESPERTAR

Sin la menor duda el café es una de las bebidas más populares de la actualidad, aun cuando en alguna época se le haya satanizado, echándole la culpa de ser causante de algunos males como el insomnio, la ansiedad, de alterar el sistema nervioso y de provocar gastritis entre muchos otros males que se le achacan. Sin embargo, quién no recuerda su infancia tomando un café con leche ya sea en el desayuno o en la merienda acompañado con una pieza de pan de pueblo.

En gustos se rompen géneros y lo mismo sucede con el café que hay de donde escoger cuando se trata de ir a una cafetería y la empleada te pregunta cómo quieres tu café: americano, capuchino, lechero, exprés, un moca, frapuchino, expreso cortado, carajillo, con hielo o frappé; si lo quieres de Chiapas, de Coatepec, de Córdoba, de Oaxaca o de Puebla e incluso de Colombia. Además de si deseas ponerle un poco de sabor con Amaretto, irlandés o vienés. Con azúcar, endulzantes artificiales o negro. En fin, hay de dónde escoger.

BENEFICIOS DEL CAFÉ

Mucho se ha dicho sobre los efectos dañinos del café, pero lo cierto es que son más los beneficios que proporciona que los males que le atañen, por supuesto siempre y cuando el consumo sea moderado. Entre los beneficios en la salud para quien lo consume con regularidad están el proporcionar un mayor rendimiento mental, ayuda al hígado a contrarrestar el riesgo de enfermedades como la fibrosis, cirrosis y cáncer. A nivel cerebral reduce el riesgo de la depresión, enfermedades neurodegenerativas y aumenta el rendimiento mental, además de que proporciona una dosis de energía sobre todo al despertar.

Científicamente se ha probado que el consumo de café aumenta los niveles de cortisol, que es conocida como la hormona del estrés y que el organismo genera de manera natural.

BEBER CON MODERACIÓN

Tomar dos o cuatro tazas de café al día no es malo, el problema es el exceso, por lo que es recomendable de vez en cuando moderar su consumo o tomar una que otra vez café descafeinado. De esta manera se evitará caer en una adicción que pudiera ser dañina para el organismo, de modo que cuando se vuelva a tomar café regular se sienta esa inyección de energía que buscamos al beber un buen café. Los expertos recomiendan a los consumidores asiduos tomar café regular durante tres semanas al mes y la cuarta semana tomarlo descafeinado.

Lo cierto es que tomar café no es malo, siempre y cuando sea café de calidad, con buena acidez, buen tueste y cultivado en zonas cafetaleras reconocidas. No importa el tipo de café que tomes ni la manera en cómo lo tomas, lo que hay que procurar es evitar los excesos, que sea una mezcla probada o de una sola finca, para no confundir al paladar y no dañar el estómago.

No hay que olvidar que tomar un buen café cada día ayuda a vivir feliz y beber un taza de café viendo la lluvia reconforta el espíritu y activa los sentidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.