Carlos Fuentes y Julio Cortázar penetraron en la cultura rumana 

Asistentes a la ponencia virtual “La recepción de la literatura hispanoamericana en Rumania: Carlos Fuentes y Julio Cortázar.
    UV

  • Gracias a la traducción de sus obras, fueron referentes del boom latinoamericano en Europa, coincidieron Ilinca Ilian y Alina Țiței, traductoras de universidades rumanas.
  • Participaron en el IV Curso-Taller de Traducción y Literatura “Horizontes y problemas de la traducción”.

Claudia Peralta Vázquez 

Ilinca Ilian, de la Universidad de Oeste de Timișoara; y Alina Țiței, de la Universidad Alexandru Ioan Cuza, ambas de Rumania, destacaron el éxito de Carlos Fuentes y Julio Cortázar, quienes a través de la traducción de sus obras penetraron en la cultura rumana con gran éxito y fueron referentes del boom latinoamericano en Europa, a finales de la década de los sesenta.

Ambas traductoras y escritoras participaron el lunes 26 de octubre en el IV Curso-Taller de Traducción y Literatura “Horizontes y problemas de la traducción”, que se realiza de manera virtual hasta el 6 de noviembre, en el marco de la Cátedra Interamericana “Carlos Fuentes” de la Universidad Veracruzana (UV).

“La recepción de la literatura hispanoamericana en Rumania: Carlos Fuentes y Julio Cortázar”, fue el título de la exposición transmitida por Zoom y Facebook Live.

En primer lugar, Ilinca Ilian, quien es traductora, autora de libros y títulos de investigación literaria, indicó que una literatura menor no se define por su “peso” que le da valor y, por ende, visibilidad a nivel mundial, sino por su capacidad de interrelacionarse, de formar redes y conexiones.

Es a través de esta perspectiva que, quienes se dedican a la literatura en español y provienen de países no hispanohablantes, ven dignificada su labor.

La elección de ambos autores, el primero de origen mexicano y el segundo argentino, se debió a la penetración que tuvieron sus obras en la cultura rumana a finales de los años sesenta, y a lo largo de las siguientes dos décadas.

“Dieron una imagen bastante precisa de las contradicciones derivadas del funcionamiento de un régimen político coercitivo, pero que tampoco sofocaba por completo la vida cultural.”

Ilinca Ilian participó en el IV Curso-Taller de Traducción y Literatura.

De esta forma, el boom latinoamericano fue seguido en directo desde Rumania, y los rumanos leyeron al mismo tiempo que los franceses, ingleses e italianos, los grandes nombres de la literatura latinoamericana lanzados a la fama a través de este fenómeno artístico-editorial, comentó.

Cortázar tuvo gran éxito en Rumania gracias a la selección de cuentos publicados en 1969, incluida una selección de Las armas secretas e Historias de cronopios y famas, traducidos por Irina Dogaru y Dumitro Tepeneag.

El escritor también influenció la cultura rumana por la publicación de muchos de sus cuentos en revistas culturales y algunos ensayos.

Por su parte, durante el periodo socialista, Carlos Fuentes penetró en ese país en los años sesenta, y fue uno de los primeros escritores del boom traducidos al rumano, con La muerte de Artemio Cruz, 1969, y Todos los gatos son pardos, 1974.

En tanto Alina Țiței, quien al igual que Ilinca Ilian agradeció la invitación de la UV y dar la palabra a voces rumanas dedicadas a la enseñanza de la literatura escrita en español y a la traducción literaria, mencionó que el nombre de Carlos Fuentes es referido con frecuencia en la prensa cultural y su figura es destacada como la de un escritor e intelectual de primer rango de las letras latinoamericanas.

Informó que después de 1989 se tradujeron muchos más de sus títulos, por lo que la prensa cultural lo menciona con términos elogiosos.

Cuando Fuentes impactó la cultura rumana en los años sesenta, éste fue uno de los momentos más favorables en cuanto al diálogo que existía entre Europa del Este y América Latina, lo cual supondría el inicio y desarrollo de un diálogo cultural entre Rumania y Latinoamérica, destacó.

También, señaló que pese a este inicio tan promisorio, a lo largo de las próximas décadas fue el autor del boom que menos se publicó en la Rumania socialista, en comparación con otros autores como: Alejo Carpentier, García Márquez, Vargas Llosa, Miguel Ángel Asturias, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy y Julio Cortázar.

Alina Țiței habló del impacto de Carlos Fuentes en la cultura rumana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.