LOS JUEVES

David y Xalapa

Miguel Valera

¿Quién invitó a quién? ¿Fue David Velasco Chedraui invitado por Joaquín Rosendo Guzmán Avilés o fue el empresario el que invitó al líder panista a tomar café en La Parroquia de Enríquez? ¿A quién le convenía más el placeo y la fotografía? ¿Por qué se pusieron nerviosos algunos panistas? ¿Por qué la foto no fue con Sergio Cadena Martínez o el desprestigiado Marlon Ramírez Marín?

El encuentro del pasado lunes ha despertado los más variados comentarios en la clase política local, primero porque ahí se comentó que la alianza PAN-PRI-PRD tiene una gran viabilidad. Hay interés de los tres partidos en concretarla, para hacerle frente a MORENA en esta ciudad en donde el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador tiene en Hipólito Rodríguez Herrero a su peor enemigo y  anti-promotor.

Pero el esquema de alianza —que podría ser parcial— podría concretarse en otras ciudades estratégicas de Veracruz, como el corredor Córdoba-Orizaba, en donde ya dos empresarios reconocidos, como Juan Manuel Diez Francos y Guillermo Rivas Díaz calientan motores para pintar de colores aliancistas la región. Se habla también del puerto de Veracruz, en donde el PAN llevaría como candidato a Bingen Rementería del Puerto y el PRI colocaría como síndica a la diputada federal Anilú Ingram Vallines.

Pero regresando a Xalapa, el interés del dirigente estatal del PAN, Joaquín Guzmán Avilés, de llevar a David Velasco Chedraui le ha dado buenos resultados, porque en general se desató una ola positiva a favor de su posible candidatura a la alcaldía local.

¿Por qué el líder norveracruzano no respaldaría al diputado Sergio Hernández, cuyo padre, el ex regidor Martín Victoriano Espinoza Roldán, preside el Comité Directivo Municipal de ese partido?  Aquí mismo he comentado y reconocido el trabajo político del joven panista. Sin embargo, sus negativos, que están a la vista, podrían poner en riesgo un posible triunfo, de lograr la candidatura.

Por un lado, destaca su cercanía con el grupo de Miguel Ángel Yunes Linares y concretamente con su hijo, el fallido candidato a la gubernatura, Miguel Ángel Yunes Márquez. Y por otro, el súbito enriquecimiento, incapaz de ocultar, con negocios gastronómicos e inmobiliarios a la vista y ahora con una mega campaña en espectaculares para su informe de labores legislativas.

Joaquín Guzmán Avilés no ve mal a David Velasco Chedraui. Sabe de su trabajo en el ámbito empresarial. Sabe del peso de su familia. Conoce su experiencia política como alcalde y diputado de la capital y considera que todo esto, dentro del esquema de una posible alianza, podría favorecerles para un triunfo contundente.

Pero ¿no tendría que decidir el PRI la candidatura, en caso de darse una alianza?, me interroga el buen amigo Cecilio. Él mismo se responde: “porque el PRI está en la lona, porque tiene a un dirigente desprestigiado, sin calidad moral. En ese contexto el PAN lleva mano en la alianza y tendrá que decidir con las figuras que mejor le convengan a todos”.

Quizá tenga razón. Ese lunes, David Velasco Chedraui fue muy puntual: “en política hay que sumar y unir fuerzas para mejorar las condiciones de vida de la población”. Cuando le preguntaron sobre la candidatura, atajó de inmediato: “Primero hay que atender la situación del COVID-19 y después reactivar la economía. Eso es lo que importa ahora”.

Nos vemos los jueves

valeramk@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.