HORA CERO

El divorcio entre empresarios y Ayuntamiento de Xalapa 

Luis Alberto Romero

Si hay un edil que en Xalapa ha sido insistente al abordar el tema de la crisis económica, los retos de las empresas y la pérdida de empleos, ese ha sido el regidor Gabriel Fernández Garibay.

Entre el edil del Partido Verde, quien mantiene inmejorables relaciones con las cámaras empresariales, y el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero, la relación ha sido más bien distante, tirante incluso.

Esas diferencias entre regidor y alcalde fueron evidentes durante la sesión de Cabildo del pasado lunes; el presidente municipal, quien tiene una reconocida trayectoria en la academia, criticó los frecuentes llamados de Fernández Garibay en el sentido de que es necesario apoyar al sector empresarial.

Dijo Rodríguez Herrero que las empresas no tienen como finalidad la generación de empleos, sino la obtención de ganancias; y apuntó que si el objetivo de los empresarios fuera la creación de espacios laborales, no habría desempleo ni bajos salarios.

El regidor calificó las declaraciones de Hipólito Rodríguez como desafortunadas y enfatizó que entre los empresarios prevalece un ambiente de molestia por la falta de apoyos.

Fernández Garibay soltó un gancho al presidente municipal: señaló que Rodríguez Herrero no entiende el tema porque nunca ha generado un solo empleo.

El presidente municipal puede tener muchas facetas, pero entre estas no se encuentra la de empresario y, por tanto, no sabe lo que significa abrir una empresa y generar fuentes laborales. Su actividad se ha centrado en la academia, lo cual es muy respetable, pero desde la comodidad del escritorio y el pizarrón es muy fácil hablar sin vivir con el estrés que implica para los micro, pequeños y medianos empresarios sortear problemas en un entorno tan adverso como el que genera la pandemia de Coronavirus.

Hipólito Rodríguez tiene razón en cuanto a que el fin que persigue un empresario es la obtención de ganancias; sin embargo, el empleo que generan las empresas es fundamental para que millones de mexicanos tengan un ingreso, aunque sea modesto.

Por otro lado, en un régimen como el de nuestro país, la ley ampara la libertad de empresa, que es el derecho de las personas a emprender un negocio, mientras éste sea dentro de lo que permiten las leyes.

En los países del cada vez más pequeño bloque socialista, como China, Corea del Norte, Cuba, Laos o Vietnam, que son los únicos que quedan, la libertad de empresa no existe; en México sí y los gobiernos, incluyendo los de la llamada 4T, en mayor o menor medida han procurado brindar facilidades a los empresarios para impulsar la generación de empleos; sin embargo, en Xalapa, de acuerdo con las frecuentes quejas del sector empresarial, los empleos se crean a pesar y no gracias a un Ayuntamiento que se ha caracterizado por bloquear y obstaculizar los proyectos de inversión, en vez de promoverlos.

El alcalde debería saber que es la iniciativa privada y no el sector público la que genera empleos; en otras palabras, la empresa es la que produce la riqueza; el gobierno sólo es el que gasta o aplica los recursos que obtiene vía impuestos, derechos o aprovechamientos.

@luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.