Biblioteca Digital de Humanidades UV, un proyecto que ha trascendido tres administraciones universitarias 

En el marco del décimo aniversario de la Biblioteca Digital de Humanidades, se realizó el conversatorio “BDH, 10 años”.
  • Con motivo del décimo aniversario de la Biblioteca Digital de Humanidades, se realizó el conversatorio “BDH, 10 años”.
  • Participaron Magdalena Hernández Alarcón, José Luis Martínez Suárez y Miguel Ángel Casillas Alvarado.
  • Al prever un futuro promisorio, destacaron que debe extenderse al resto de las áreas académicas.

Claudia Peralta Vázquez 

La celebración del décimo aniversario de la Biblioteca Digital de Humanidades (BDH) de la Universidad Veracruzana (UV) inició este miércoles con el conversatorio “BDH, 10 años”, en el que participaron Magdalena Hernández Alarcón, José Luis Martínez Suárez y Miguel Ángel Casillas Alvarado, impulsores de este proyecto que ha trascendido tres administraciones universitarias.

A través de Facebook Live y moderados por Janet García González, quien fue la primera editora de la BDH, los actuales funcionarios e investigadores abordaron aspectos relacionados con su surgimiento, evolución, consolidación y expectativas, pero además previeron un futuro amplio y promisorio por muchas décadas más.

También, consideraron que, por los resultados obtenidos y la proyección generada, la BDH debe ser ejemplo para otras áreas académicas al interior de la UV, pues actualmente cuenta con un catálogo editorial rico y diverso.

Magdalena Hernández, secretaria Académica de la UV, destacó la pertinencia de proyectos que, como éste, no pertenecen sólo a una administración universitaria, sino que trascienden y evolucionan.

Comentó que su surgimiento se integró a una necesidad, la cual en su momento no se visualizaba de forma clara, pero finalmente se convirtió en una opción viable de calidad.

“No sabíamos a dónde íbamos a llegar, pero el proyecto se ha sostenido durante 10 años.”

Por lo anterior, vaticinó un futuro amplio y promisorio a la BDH pues de haberse iniciado como un proyecto ambicioso, bajo cierta incertidumbre y escasos recursos, hoy en día sobresalen proyectos de calidad creados, recopilados y administrados por profesores de la UV, de conformidad a principios y requisitos bien establecidos.

“Nunca jugamos a ser improvisados, creo que en Humanidades había una conciencia de la importancia de un proyecto de esta naturaleza.”

Miguel Ángel Casillas, adscrito al Centro de Investigación e Innovación en Educación Superior (CIIES), señaló que hace 10 años el aumento de la producción académica de la UV puso en evidencia algunos límites.

El primero de ellos fue la imposibilidad material de la Editorial UV de procesar los productos editoriales, además de que estaba más orientada hacia la producción literaria.

A pesar de que en un inicio esta propuesta fue vista con desconfianza, la BDH abrió la oportunidad de publicar libros propios del Área Académica de Humanidades, dirección que él encabezó.

Asimismo, muchos profesores e investigadores de las cinco regiones universitarias pudieron ingresar al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) ya que esta plataforma visibilizó sus trabajos.

Casillas Alvarado, quien es especialista en temas de educación superior, historia institucional, políticas educativas, agentes educativos y nuevas tecnologías, habló de la creación del Comité Editorial de Humanidades, el cual garantiza un proceso editorial rigoroso y expedito.

“La BDH ha sido una opción que vino a dinamizar la vida académica del área, ha publicado una gran variedad de temas, muchos de ellos polémicos, inaugurando campos emergentes de investigación, por lo que cumple una función importante en este sentido.”

No obstante, y debido a que en esa época no había libros digitales en la UV, la BDH desafió las ideas ya establecidas y puso en entredicho costumbres arraigadas en cuanto al libre acceso, base de una democratización y distribución social del conocimiento.

Con esto, también se pone fin a problemas relacionados con la impresión, encuadernación y ganancias económicas, entre otros aspectos.

“Poco a poco hubo innovaciones de convertir las tesis en buenos libros.”

El investigador resaltó los esfuerzos hechos para mantener este proyecto a través de programas y ampliación de recursos, y opinó que bien podría extenderse a otras áreas académicas de la UV.

También, abordó un punto importante respecto a que la BDH no aparece en el Catálogo Editorial de la UV, lo cual sería significativo lograrlo a 10 años de su conformación.

José Luis Martínez, director general del Área Académica de Humanidades y presidente del Consejo Editorial de la BDH, expresó que 10 años de producción en ascenso son dignos de celebrarse.

“Hay más de seis mil reproducciones de acceso a la página, y en redes más de cuatro mil seguidores.”

Dio a conocer que los últimos libros publicados han alcanzado más de 400 consultas, muchas de las cuales son de diversas partes del mundo, situación que en una publicación impresa de 500 ejemplares es prácticamente imposible que ocurra.

“Es una aportación de la UV y agradezco que ha habido apoyos para mantener esta difusión con un ritmo conveniente.”

En el caso de las regiones universitarias, se advierte la necesidad de que haya espacios para dar cabida a proyectos de calidad y el gran reto es seguir con la difusión, subrayó.

También, se pensó por mucho tiempo que la BDH era ajena a la Editorial de la UV y no es así, pues su reglamento interno se sujeta a ésta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.