No camino con la bandera de un partido ni represento a los políticos de siempre: Mario Fuentes

  • El colectivo Movimiento Acción Social (MAS) nació independiente y pretende servir a todos.
  • El municipio de La Antigua exige un cambio, porque aquí los mismos grupos políticos se han venido pasando la estafeta del poder para servirse a ellos mismos.

Miguel Valera

Ha sido chalán de albañil, pintor de autos y casas, cargador y mesero. Desde niño, al tiempo que aprendió a trabajar, Mario Fuentes Morales buscó siempre cómo salir adelante, porque estaba consciente de que tenía que salvarse de sus circunstancias, como dijera aquel viejo filósofo español José Ortega y Gasset.

Hijo de un padre radiotécnico y de una madre que cocina los mejores antojitos de la región, en Ciudad Cardel, Mario Fuentes Morales salió de la preparatoria con el deseo de ser abogado, pero sabiendo que tenía que trabajar para costear sus estudios. Trabajó primero como auxiliar administrativo en un despacho y después empezó a cursar la carrera de Derecho. “Vengo desde abajo y soy una persona de trabajo”, comenta.

Desde esa época, en su primera juventud, por las necesidades familiares que le rodearon, Mario sabía que tenía que montarse sobre él mismo y sobre sus circunstancias, para salir adelante. Así, con la motivación de una tía catedrática, fue creciendo y se empezó a involucrar con la gente, para ayudar y servir a su comunidad.

“Uno no puede salir de la pobreza solo. Uno no pude superar las dificultades de la vida solo, siempre necesitamos que alguien nos apoye, que alguien nos tienda la mano, que alguien nos motive y nos diga por dónde tenemos que caminar”, refiere.

De la mano de su historia de vida nació el colectivo Movimiento Acción Social, MÁS en sus siglas, que significa un proyecto y un anhelo humano que pretende convertirse en un movimiento para transformar nuestra realidad. “Los seres humanos anhelamos ser mejores y por eso queremos más; buscamos transformar nuestra realidad y queremos más; necesitamos cambiar la política y debemos hacer más”, indica.

Corpulento, de gran altura y barbado, Mario es un hombre recio que aparenta ser un tanto hosco, pero en el fondo, lo dice él mismo, “tengo el corazón de pollo”. Por eso le conmueven las necesidades de la gente. Desde que se involucró en este movimiento social se ha impresionado de cómo la gente necesita ayuda para cosas que algunas veces parecen muy sencillas, pero que se les muestran inalcanzables.

Serio, contundente, sin bajar la mirada, Mario me dice en la entrevista que ha venido caminando a lo largo de varios años en el municipio de La Antigua, con el Colectivo MAS, sin ninguna bandera política, sino de manera independiente y como ciudadano.

“No represento a los políticos de siempre. Aquí en Cardel y el municipio de La Antigua los mismos grupos políticos sólo se van cambiando la estafeta para mantener el control y el poder a su servicio, no en atención a la gente”, señala.

Se involucró en este Movimiento Acción Social, “porque queremos hacer más”, indica, “porque aquí en el municipio falta demasiado en todos los sentidos, entonces ese es el objetivo”.

“Yo inicio este proyecto con mi tía, que es abogada, hace ya algunos unos años, ayudando con asesorías legales a las personas que se nos acercaban. Yo pertenezco a un despacho que es originalmente de Xalapa y se llama Defensoría Jurídica en Acción. El titular del despacho siempre nos acostumbró a que debíamos apoyar a las personas que necesitaban realmente la asesoría y cobrarle a los que son los clientes habituales. A quien tiene las posibilidades se le cobra lo que es y a las personas que tienen una necesidad y viven una injusticia y tienen pocos recursos económicos, pues no se les cobra, porque todos hemos tenido un problema legal, pero no todos a veces tenemos la posibilidad de salir adelante económicamente”, comenta.

LOS RETOS SOCIALES DE LA ANTIGUA

En su análisis de la realidad, Mario Fuentes Morales refiere que el municipio de La Antigua padece demasiado. Económicamente dependemos del ingenio El Modelo, hoy Grupo Porres, con seis meses de trabajo y seis meses sin trabajo, en lo que se denomina la zafra.

“Ahorita bendito Dios ya empezó la zafra y empieza a reactivarse la economía.  Los beneficiados son desde el cortador de caña, el obrero o el auxiliar en el ingenio hasta los comercios locales, las fondas, los restaurantes. Por ejemplo, a mi padre ya le van a sacar los aparatos que le metieron a arreglar hace seis meses. Este es el momento de la reactivación económica pero termina la zafra y empieza otra vez a escasear el trabajo. Ese es el principal padecimiento que tenemos”, refiere.

“En todo el municipio no tenemos otro ingreso económico más que el del ingenio. En turismo estamos muy mal a pesar de que tenemos la comunidad de La Antigua. Somos el primer municipio de América Continental. Tenemos la primera iglesia, tenemos el primer ejido, tenemos río, tenemos un puente colgante, tenemos playa prácticamente virgen, y no tenemos turismo”, asevera.

“Cardel se convirtió en una ciudad de paso. Tenemos tres hoteles grandes pero que solo son de paso, para la gente que ya no pudo llegar a Veracruz por cansancio, pero así que se diga: voy a Cardel y me hospedo para disfrutar la región, pues no”, indica.

“Realmente no tenemos otra actividad económica más que el ingenio. El turismo no existe realmente. Viene alguna persona de Veracruz o de Xalapa, que ya conocen la zona, pero que recibamos turismo como los famosos pueblos mágicos que hizo el gobierno federal hace algunos años no y somos el primer pueblo de América y no somos un pueblo mágico”, asevera.

Mario Fuentes Morales lamenta que en el primer ayuntamiento del Nuevo Mundo, ahorita estén reparando las calles de La Antigua sin planeación.

“Ese es otro padecimiento de las administraciones municipales de aquí que realmente improvisan. Los candidatos ganan porque son los más conocidos, los más famosos, los que más ayudan, los que más regalan cosas, pero improvisan, no se preparan, no estudian, no existe una planeación estrategia, un plan de desarrollo urbano, un plan de desarrollo territorial, mapas de riesgo, porque no lo saben, no lo hacen, y entonces al final terminan botando el dinero a donde se les ocurrió, porque no tienen un plan”.

Además, refiere el presidente del Colectivo MAS, la gastronomía de la región es exquisita. “Aquí el marisco es muy rico, pero los antojitos, que es lo más tradicional de Cardel, son deliciosos, pero pues no se explota. Tenemos fonditas por todos lados, pero no hay un taller gastronómico, un concurso de la empanada más grande del mundo, para fomentar que la gente venga a conocer nuestra gastronomía”.

“Chachalacas, en el municipio vecino de Úrsulo Galván tiene la mojarra más grande del mundo, que son muchas mojarras unidas para hacer una mojarra enorme. Aquí podríamos inventar la cocada más grande del mundo, porque en La Antigua se fabrica mucho dulce con el coco. Se fabrica la cocada, el dulce de coco, el agua de coco, el coco rallado, hay bastante variedad, pero si la gente no lo conoce, si la gente no lo sabe trabajar, pues tampoco van a poder presentárselo al turista”, asevera.

MÁS, CONECTAR CON LA CIUDADANÍA

“El colectivo MÁS busca dar más, busca conectar con la ciudadanía para decirles que sí se puede, que hay más, más posibilidades, más formas de hacer las cosas. No todo nos lo tiene que dar el gobierno. Yo le digo a la gente con la que platico: ok, ya te pavimentaron esta calle, pero ¿la barres, la cuidas, la pintas, vigilas que no la dañen? Y ¿qué me dicen? No, pues que la venga a barrer el Ayuntamiento”.

“Creo que tenemos que enseñarnos todos a participar más, a involucrarnos más, a no dejar todo en manos del gobierno”, añade.

Comenta que en Cardel hay muchas necesidades y el gobierno no tiene capacidad para atenderlas. “Aquí tenemos tres centros de salud de los cuales si los juntamos entre personal y medicina no logramos hacer uno. Tenemos el IMSS, que sí da atención, pero si no eres derechohabiente te cobra estratosféricamente”.

“Tenemos una Cruz Roja que hoy en la pandemia dejó de atender a la gente, porque no hay recursos supuestamente, y en la pandemia cuando más necesitó la gente la atención de salud, en la Cruz Roja que es una organización de salud no gubernamental, que está para ayudar, cerró sus puertas. Hoy la Cruz Ámbar llega aquí al municipio y es la que está dando la atención a los accidentes, a la gente que tiene una situación de salud”.

“Tenemos un Hospital Regional que nunca tiene medicinas. A quienes les va bien son a los de las farmacias cercanas, porque son los que venden la medicina. En el Hospital te cobran por día, por estar allí hospitalizado y a veces la suma se hace enorme y la gente no tiene apoyo de la administración municipal”.

“Lo que nosotros queremos decirle a la gente es que no podemos depender de los gobiernos. Podemos hacerlo juntos si hacemos conciencia, si como ciudadanía caminamos. Ese es uno de los principales objetivos del colectivo MAS. Sí apoyar en todo lo que está en nuestras manos, pero involucrar a la gente para que salga adelante sola”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.