Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, el explorador del Camino Real de Veracruz

  • Mario Jesús Gaspar Cobarruvias es investigador y director del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México (EXESCR).
  • Del 20 al 22 de diciembre realizó un recorrido científico de 30 kilómetros desde el puente peatonal de Tamarindo y hasta la desviación a Vargas en el Paso San Juan.
  • Se documentaron y catalogaron sitios y vestigios de la historia regional desde el siglo XVIII.

Miguel Valera

Como director del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México (EXESCR), desde el año 2009 Mario Jesús Gaspar Cobarruvias ha recorrido en diversas expediciones unas cuatro veces la ruta Veracruz-Perote, para documentar trazos y vestigios.

A pie, con mochila al hombro, con gps, cartografía, algunas veces solo y otras acompañado, el explorador veracruzano ha documentado importantes hallazgos y recreado acontecimientos históricos importantes, como la batalla de Tolome, protagonizada por Santa Anna el 3 de marzo de 1832.

El pasado 20 de diciembre, en un periplo de tres días, Mario Jesús Gaspar Cobarruvias caminó 30 kilómetros, desde el puente peatonal de Tamarindo, en el municipio de Puente Nacional, hasta la desviación a Vargas en el Paso San Juan, municipio de Paso de Ovejas, para documentar y catalogar monumentos, sitios y vestigios de la historia regional desde el siglo XVIII.

En la “Expedición científica Camino Real de México a Veracruz: de Puente Nacional al Paso San Juan”, Mario Jesús estuvo acompañado de la fotógrafa Ana María Andrade Rodríguez y de Roberto Carlos Olmos, originario de Paso de Ovejas.

Entrevistado durante su caminata en la desviación a Paso Mariano, entre los límites de Puente Nacional y Paso de Ovejas, Mario Jesús Gaspar Cobarruvias comentó que lo más relevante que ha encontrado en estos tramos del Camino Real es el sistema de alcantarillado que se construyó, el cual va debajo de la carretera conocida.

“Es un sistema de alcantarillado muy importante que se complementa con el sistema de puentes y que nos va indicando por dónde va el camino”, destaca.

Expresó que este viaje de 30 kilómetros, que ha realizado del 20 al 22 de diciembre, “es para realizar un catálogo de sitios históricos y de vestigios históricos que esperamos a partir de 2021 se pueden rescatar, restaurar y construir obras sociales a su alrededor”.

“Por ejemplo, en cada población hay una iglesia, un fortín, una torre, hay un puente o algo que se puede restaurar. Ahí se aplicaría una inversión y se harían obras de beneficio para la comunidad, como un parque, para que la misma población disfrute del sitio histórico y a la vez también lo cuide”.

Comenta que su proyecto es de rescate histórico y proyección social, en donde ha buscado vínculos con autoridades y organismos particulares.

“El tramo que escogimos empieza en Tamarindo y concluye en Paso San Juan. Los lugares más grandes ya son muy conocidos, pero entre los menos conocidos está en Conejos, la calzada del Camino Real, con un muro de contención. Aquí, pasando el puente Lagartos vamos a examinar una alcantarilla que parece ser parte de un muro de contención, que son las obras más grandes que se hicieron, pero también de las más desconocidas”.

Añade que los muros de contención son parte de los puentes, pero también la de a la misma calzada un camino reforzado. “Estas obras monumentales que son más grandes que un puente, que son más fuertes que un camino común, habrá quizá una o dos por cada municipio y son las que mejor se conservan”.

“En Paso de Ovejas, en la avenida Miguel Alemán, hay un muro de contención, en Conejos hay otro e igual en Puente Nacional, hay otro en el tramo que va del campo deportivo al Palacio”.

“¿Cómo identificamos los muros de contención? Siguen un diseño en común, una alcantarilla que no es de arco de medio punto sino de arco de medio punto rebajado, así como un pórtico, con medidas casi siempre idénticas, que permiten solamente el paso de un hombre y esos muros de contención son obras muy gruesas, muy resistentes, que permiten apuntalar todo un respiradero, apuntalar el costado de un calle frente a la orilla de un río. Esas obras se deben también de preservar, porque le siguen prestando servicio a la población”, expresa.

Añade que “a la salida de Plan del Río hay un muro de contención gigantesco que mide 205 metros de longitud y es el que sostiene la carretera libre. Si ese muro llegara a fracturarse o a romperse la carretera quedaría fracturara prácticamente”.

Comentó que su recorrido de 30 kilómetros incluye en el primer día 11, entre Tamarindo y Paso de Ovejas; el segundo 17.4, entre Paso de Ovejas y Puente Jula y el tercero 1.5 entre Puente Jula y Paso San Juan. “El último tramo es muy pequeño pero está cuajado de puentes y alcantarillas”.

“Queremos tener un registro lo más completo posible en base a información satelital y GPS, para tener una idea completa del conjunto y no solo verlo como pedazos municipales”, indicó.

El director del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México (EXESCR) comentó que este trabajo que viene realizando desde 2009 ha sido apoyado por el ingeniero Germán Quintero Mármol Díaz, CEO de Empresas con Valor.

En Tolome, Leobardo Hernández González y. Genaro Castro León, a nombre de Empresas con Valor, otorgaron reconocimientos a los expedicionarios por la labor desempeñada en pro de la historia, la cultura y la preservación del patrimonio histórico y a las personas que les apoyaron con la logística, trámites y alimentos a lo largo de los tres días que viajaron siguiendo el antiguo Camino Real que el Consulado de Veracruz construyó entre 1803 y 1812.

Así, se reconoció la participación de la maestra Adriana Lorena Ramírez Gasca, del señor Francisco Castillo Molina, del municipio de Paso de Ovejas y de Hugo Ángel Torres Castro, Director de cultura del Ayuntamiento de Puente Nacional.

La ceremonia se realizó en el sitio del monumento a la batalla de Tolome, inaugurado el 3 de marzo de 2020, con la presencia del agente municipal Eugenio Ramírez Hernández, Oscar Romero Hernández, presidente del grupo ciudadano Tolome Unido y su hermano Matías.

EL CAMINO REAL POR PASO DE OVEJAS

En los estudios que ha realizado Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Veracruzana, técnico en informática, diplomado en Historia del Arte prehispánico, colonial y moderna, así como investigador y explorador independiente en historia, “el tramo correspondiente a Paso de Ovejas se finalizó en 1809 y aunque incompleto, este Camino Real podía ser recorrido, convirtiéndose en el único seguro entre Veracruz y Perote en el siglo XIX, cesando por fin el costoso tráfico cruzando el río La Antigua por medio de barcas”.

“Entre 1803 y 1812 se hicieron 214 alcantarillas, arreglándose 4 puentes construidos en el siglo XVIII, construyéndose 3 de madera y 11 de mampostería con un nuevo diseño amurallado en los arranques trazado por Diego García Conde en 1798”.

“En el territorio de Paso de Ovejas, estaban ya concluidos en 1812, el puente del río Atliyac junto al pueblo de Paso de Ovejas, fue finalizado en agosto de 1809, con 5 arcos gemelos de medio punto con 14.21 metros. Funcionó integró hasta 1969, luego fue adaptado con vigas peatonales de metal y fue fracturado el 17 de septiembre de 2010 por la crecida del huracán Karl. Finalmente, fue reemplazado en 2012 por un puente moderno de pilotes, llamado Puente Viejo en honor del anterior, del que sobrevivió parte de un arco en el extremo que da a la cabecera municipal”.

“También en 1809 se finalizaron el puente del arroyo Lagartejos (hoy Paso Lagartos), con un arco de 10.3 metros. Junto con el puente del río Tula (hoy Puente Jula) con 3 arcos de 5, 10 y 4.60 metros respectivamente. En 1810 fue terminado el puente del río Tolome con un arco de 10.3 metros. Su bóveda fue muy dañada en 1994 por una crecida del río y una serie de errores en el manejo de la corriente en su cauce. Se le reemplazó por un puente moderno. Fue donde inició la batalla de Tolome, el 3 de marzo de 1832 entre las tropas rebeldes del general Antonio López de Santa Anna y las federales del general José María Calderón”.

“Otras obras que se hicieron en este periodo fueron un puente menor en la curva del arroyo del Aguilillo, con un arco de 3.60 metros. Junto con 23 alcantarillas de mampostería de diversas dimensiones con arco de medio punto que aún se pueden visualizar entre Puente Jula y el Puente del Paso Lagartos. Un muro de contención, del que gran parte es perfectamente visible sobre la actual avenida Miguel Alemán, dotado de mechinales para el desagüe de la cuesta de Paso de Ovejas y con una alcantarilla con arco de medio punto rebajado a cierta distancia. Muchos tramos del camino estaban protegidos por muros de cal y canto, aprovechando la abundancia de piedra bola en el río Atliyac. Algunos son todavía visibles en la colonia San José y en la maleza próxima al puente del Aguilillo. Los bordes de la calzada estaban constituidos por muros en escarpa con aplanados, mismos que son idénticos a los que se conservan en Conejos, Cuesta de la Calera, Plan del Río y San Miguel del Soldado (hoy Rafael Lucio)”.

“El Camino Real fue bastante dañado por los insurgentes entre 1811 y 1819 y obligaría a nuevas reparaciones y construcciones, renombrándolo como Camino Nacional desde 1824. Entre 1833 y 1862 funcionaría la línea Paquetes de la Unión Mexicana de Diligencias, propiedad conjunta de Manuel Escandón, Francisco Games. Antonio Garay y Anselmo Zurutuza, transportando pasajeros entre México y Veracruz en siete días y con tres viajes a la semana”.

“Entre 1853 y 1898 se le harían importantes reconstrucciones y se añadirían el Puente Nuevo en 1861 sobre el arroyo de Tierra Colorada con 2 arcos de medio punto rebajados de 1.75 metros cada uno”.

“Entre 1932 y 1938 se hizo la modernización del camino real para adaptarlo a los pesados automotores de carga, reforzando y alterando el aspecto exterior de las viejas obras coloniales. Se remodeló el Puente Nuevo y se hizo el puente del Boquerón con un solo arco de medio punto de 3.85 metros. Varias alcantarillas fueron cerradas al desecarse los arroyos conforme avanzaba la urbanización. La Carretera Federal 140 o Libre de cuota entre Veracruz y Xalapa fue inaugurada el 4 de julio de 1938 por el presidente y general Lázaro Cárdenas del Río, quien de esta forma, cumplió indirectamente el sueño del Consulado de Veracruz y del ingeniero Diego García Conde, comunicando exitosamente las dos importantes ciudades mexicanas”.

“El tramo del Camino Real que corresponde actualmente al municipio de Paso de Ovejas con las poblaciones que actualmente se conocen, quedó establecido en mapas hacia 1898. Se extiende a lo largo de aproximadamente 22.11 kilómetros siguiendo un eje de noroeste a sureste, desde el puente del Paso Lagartos (Latitud de 19°18’6.57″N-Longitud de 96°28’44.36″O) hasta donde inicia el pueblo de Puente Jula (Latitud de 19°11’48.23″N-Longitud de 96°20’35.82″O)”.

“Se puede recorrer a pie y en vehículos por la carretera federal 140, bajo la cual están los puentes y el alcantarillado colonial aun prestando servicio, además del camino de terracería que baja por la colonia San José a la cabecera municipal. Dos últimas obras se añadieron en el siglo XX: el presidente municipal Leopoldo Palmeros inauguró la construcción de la actual avenida Miguel Alemán el 20 de noviembre de 1966, reemplazando el viejo camino empedrado del Consulado de Veracruz. También se construyó el puente de material en el arroyo del Zopilote, haciéndose su cruce anteriormente en puentecillos de madera”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.