Amagan demócratas con iniciarle este lunes nuevo juicio a Trump; si es declarado culpable, quedaría inhabilitado para reelegirse en 2024

Fotografía el periódico.com

Este lunes podría decidirse el futuro político del presidente Donald Trump, pues ese día los demócratas que controlan la Cámara de Representantes amagan con iniciarle un nuevo juicio que, de proceder, no sólo acortaría su permanencia en la Casa Blanca –cuyo periodo vence el próximo miércoles 20–, sino que de resultar culpable quedaría inhabilitado de por vida para volver a ocupar otro cargo federal, entre ellos la Presidencia de Estados Unidos en 2024.

Trump, como ya se sabe, está acusado de sedición poniendo en peligro a su propio país, por lo que enfrenta su segundo proceso de destitución en menos de un año.

Luego de los violentos hechos de la semana anterior en el Capitolio, con saldo de 5 muertos y más de cien detenidos hasta el momento, Trump ha recibido llamados para que renuncie inclusive de figuras de su propio partido, ha sido abandonado por sus amigos empresariales, ha roto hasta con su propio vicepresidente Mike Pence y sus cuentas en Twitter y Facebook han sido bloqueadas.

Este domingo, el Papa Francisco difundió el siguiente mensaje por Twitter: “Rezo por los Estados Unidos de América, sacudidos por el reciente asedio al Congreso. Rezo por aquellos que han perdido la vida. La violencia es autodestructiva siempre. Exhorto a todos a promover la cultura del encuentro y del cuidado para construir el bien común.”

La acusación para el proceso de destitución, o impeachment, afirma que Trump “incitó a la violencia contra el gobierno de Estados Unidos” para subvertir su derrota electoral. Agrega que puso “en peligro grave la seguridad de Estados Unidos… amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder” y que ha demostrado que “permanecerá siendo una amenaza a la seguridad nacional, la democracia y la Constitución si le es permitido permanecer en su puesto”.

A sólo 10 días del fin de su estancia en la Casa Blanca, los llamados “artículos de impeachment” podrían ser presentados ante la cámara baja este lunes 11, indicó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, del Partido Demócrata. Si proceden, sería la primera vez en la historia que un presidente de EU será impeached dos veces.

En opinión de algunos analistas, a diferencia de la primera vez cuando Trump fue indultado por el Senado al concluir su juicio político, esta vez habría indicios de que la medida sería apoyada por los 17 republicanos que se necesitarán para expulsarlo del poder. Pero aunque el proceso se extendiera más allá del fin de su mandato, si finalmente fuese declarado culpable, el republicano quedaría legalmente impedido para asumir un puesto federal para siempre, lo que abortaría sus aspiraciones de volver a buscar la Presidencia.

“Lo quiero fuera. Ha causado suficiente daño”, declaró el pasado viernes la senadora republicana Lisa Murkowski. Otro senador republicano, Patrick Toomey, afirmó que el presidente había cometido violaciones que ameritan su destitución, y otro más, Ben Sasse, indicó que estaba dispuesto a considerar votar a favor de tal medida.

Pelosi y otros han solicitado su renuncia para evitar el impeachment después de que su vicepresidente Mike Pence y el gabinete se resisten a invocar la 25 Enmienda para destituir de inmediato a Trump, pese a políticos, empresarios, ex funcionarios y figuras de ambos partidos han expresado que el magnate representa un peligro para la nación y el mundo.

Inclusive también hay demandas para que sus cómplices enfrenten consecuencias de lo que algunos calificaron como un atentado cometido por “terroristas domésticos” o un intentona de golpe, sobre todo líderes legislativos como los senadores Ted Cruz y Josh Hawley y decenas de diputados que secundaron la narrativa fabricada por Trump de un supuesto fraude electoral y que además votaron para intentar descarrilar el proceso constitucional de certificación de los resultados de la elección presidencial.

Ted Cruz, senador por Texas, aún después del asalto al Capitolio, continuó con esa narrativa, y varios de sus colegas lo acusaron por su responsabilidad en nutrir ese acto de violencia con su postura. El rotativo Houston Chronicle exigió su renuncia en un editorial y acusó a Cruz: “Tus mentiras costaron vidas”.

Por otro lado, a Trump le ha sido prohibido emplear su medio de comunicación favorito, Twitter, considerado por él su “arma más potente”.

Los defensores de Trump, entre ellos el presidente Andrés Manuel López Obrador, han acusado esto como “censura” o un atentado contra la libertad de expresión.

Trump, al usar por última vez la cuenta presidencial, sostuvo que “empleados de Twitter se han coordinado con los demócratas y la izquierda radical para remover mi cuenta…. para silenciarme”, mientras que su hijo, Donald Trump Jr. tuiteó que “la libertad de expresión ya no existe en Estados Unidos”.

Twitter informó, en su justificación de cancelar la cuenta de Trump, que simpatizantes del Presidente estaban usando esta plataforma para convocar y planear nuevos atentados parecidos contra el Capitolio federal y varios de los estatales tres días antes de la toma de posición del presidente-electo Joe Biden (https://blog.twitter.com/en_us/topics/company/2020/suspension.html).

Uno de sus últimos mensajes por tuit fue un video donde prometió a sus fanáticos –incluyendo supremacistas blancos, neonazis, antimigrantes y creyentes en todo tipo de teorías de conspiración– que “nuestro increíble viaje apenas está iniciando”.

Sin embargo, uno de los manifestantes que participó en el asalto del Capitolio en Washington, un abogado que se definió como parte de la “contrarrevolución anticomunista” escribió ese mismo día en la red social Parler –la más usada por los ultraderechistas– que “todos regresaremos armados para la guerra”. Otros mensajes similares continuaban circulando en redes sociales.

OTROS REPUBLICANOS LO APOYAN

Sin embargo, también han surgido dudas de que el juicio político contra Donald Trump pudiera proceder en la Cámara de Representantes como lo anunció la lideresa de los demócratas Nancy Pelosi.

Y es que  un grupo de republicanos de la Cámara baja que votó por ratificar la victoria de Joe Biden en el Colegio Electoral, le pidieron al Presidente electo evitar que se inicie otro impeachment contra Trump por el asalto al Capitolio.

Los legisladores, liderados por Ken Buck, de Colorado, advirtieron este sábado en una carta conjunta, que un juicio de destitución contra el mandatario saliente solo encendería de nuevo a sus seguidores y dañaría los esfuerzos del demócrata por unificar al país.

“En el espíritu de sanación y fidelidad a nuestra Constitución, le pedimos que requiera formalmente a la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, que descontinúe sus esfuerzos de acusar al Presidente Trump por segunda vez”, exhortaron en su escrito, además de Buck, los representantes republicanos Chip Roy, de Texas; Thomas Massie, de Kentucky; Kelly Armstrong, de Dakota del Norte; Tom McClintock, de California; Mike Hallagher, de Wisnconsin, y Nancy Mace, de Carolina del Sur.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.