Salud, economía e inseguridad, los problemas más grandes de Xalapa: Elízabeth Morales

  • Es momento de que todos participemos, no sólo desde la política, sino como sociedad civil organizada, desde cualquier trinchera, expresa la ex presidenta municipal de la capital.

Para Elízabeth Morales García el servicio público, el poder y la política se resume en una sola cosa: la oportunidad de ayudar a los demás, de servirles. Así lo ha hecho, indica, como presidenta municipal de Xalapa, diputada federal y delegada del ISSSTE y PROFECO en Veracruz.

Aunque ha dicho que en esta coyuntura electoral que vive Xalapa y Veracruz, si recibiera alguna invitación para participar la valoraría, de momento, llama a la participación ciudadana, porque cree que es el único camino para lograr las cosas, para transformar las realidades cotidianas.

En entrevista, expresa que viene un momento muy importante para Xalapa en particular. “Soy xalapeña, quiero a mi ciudad. He visto cómo se han acrecentado muchos de los problemas por la pandemia y esto ha generado una crisis en materia de salud que nos ha llevado a una crisis económica y a una crisis de inseguridad”.

Por ello, añade, “es momento de que todos participemos”, pero no sólo desde la política, sino como sociedad civil organizada, desde cualquier trinchera, desde el hogar, porque se trata de que todos nos pongamos a trabajar.

“Este debe ser un año, que a pesar de la pandemia, cerremos files, trabajamos filas y salgamos adelante”.

Lo primero que debemos hacer, añade, es adoptar medidas para que Xalapa deje de estar en naranja y rojo, por el COVID-19.

¿Por qué es importante? “En la medida que bajemos los colores del semáforo epidemiológico estaremos controlando el tema de salud y lograremos que se reabran los comercios. Si eso pasa, regresan los empleos. No va a ser una tarea fácil. Más vale hacerlo lo más pronto posible. Y si hay empleos las familias tienen dinero para llevar los bienes necesarios al hogar y entonces hablamos de que tenemos mejores circunstancias para la seguridad”.

“Entonces hay que hacer acciones, no solamente de participación política. Nosotros como ciudadanas y ciudadanos tenemos responsabilidades por una parte y muchas cosas que podemos sumar”.

—Aquí no importa aún el color, la bandera, el partido, le inquiero.

“Yo creo que es algo que en este momento a ninguno nos debe de importar, sin buscar colores, sin buscar plataformas, sin buscar siglas, lo que tenemos que hacer es coordinarnos y ponernos todos juntos a trabajar para sacar adelante a Xalapa”.

—¿Ha sido difícil para usted la carrera en la política?

“Sí, ha sido complejo, no podría decir que no. La política, como muchos sectores de la sociedad todavía está en manos de un patriarcado, todavía está en clanes de varones que implementan estrategias para evitar que las mujeres tengamos o más participación o mejores posiciones”.

“Al principio, las reformas a la ley que se venían haciendo hace unos diez años eran en el sentido de que se sugería que el 30 por ciento de la participación política fuera de mujeres, de las candidatas. Era una sugerencia y de esa sugerencia los presidentes de los partidos no hacían mucho caso”.

“Entonces cambio a que no fuera una sugerencia sino una acción, que el 40 por ciento de las candidaturas fuera para mujeres. Buscaron cómo darle la vuelta, postulaban mujeres en la titularidad pero en la suplencia ponían un varón y ya decían, ya cumplimos”.

“Cuando la mujer ganaba entonces le decían, ahora cédele al varón la posición. Se tuvo que hacer reformas a la ley para que la titularidad y la suplencia fuera mujer-mujer y varon-varón. Y después se tuvo que hacer otra modificación para completa paridad, que es la que está hoy, 50 por ciento mujeres, con suplencia mujer y 50 por ciento varón”.

“Ya hay reformas a la ley para que haya más participación, pero ello no implica que sí la vaya a haber. Para que se cumpla tiene que haber mujeres que estén dispuestas a participar, y hay muchas mujeres muy valiosas que a veces no quieren participar en política porque se ponen en los pies de las que ya estamos en esto y al darse cuenta que nos señalan, que nos dicen y que muchas de las veces crean circunstancias o hechos que son mentiras, ellas no quieren verse envueltas en esto”.

“¿Qué otra cosa hay ahorita? Una ley, la Ley Olimpia, que nos da la oportunidad de defendernos ante estas situaciones que eran creadas y que siguen siendo creadas con el único fin de desprestigiarnos para que siga siendo el poder el de los varones el que siga prevaleciendo”.

—Entre el deporte y la política, ¿qué podríamos decir de las similitudes?

“Sí, primero que nada, cualquier acción que uno va a llevar a cabo si quiere que tenga éxito necesitas trabajarle todos los días. No hay de que un día sí y otro no, hoy estoy cansado, hoy me duelen las piernas”.

“Yo ahora hago bici de montaña y todos los días hay que entrenar. En política o en cualquier otra profesión todos los días hay que trabajar, todos los días hay que dar el mejor esfuerzo”.

“A veces se gana y a veces se pierde y eso también es una gran enseñanza en el deporte que se pasa a la vida cotidiana, a veces se gana y a veces se pierde pero finalmente todo se traduce en contar con mayor experiencia y saber en las próximas competencias, hablando de la bici, cómo tomar una cuesta, o cómo bajar la montaña que a veces es peligrosa y que da miedo, pero finalmente lo importante es pedalear, porque en la medida en que pedalees vas a avanzar y así también es en la política o en cualquier otra actividad”, concluyó.

Elizabeth Morales García en frases

I. La vida

La vida: lo más bonito que hay

El amor: la familia.

Los amigos: qué padre tener amigos en la vida.

Los padres: el mejor regalo que la vida me pudo haber dado.

La pareja: a veces con dificultades.

Dios: el creador.

La conciencia: blanca.

El dolor: a veces es un gran aprendizaje.

La esperanza: la luz en el camino.

El desamor: duro, duele, pero es también una gran enseñanza.

El odio: ojalá no existiera.

La tristeza: también es una gran maestra.

La paz: lo que deseamos para todos.

El mal: desafortunadamente existe.

La muerte: hay que evitarla en todo lo que esté a nuestro alcance.

II. La política.

La política: el servicio a los demás.

La democracia: participación de todos.

Los partidos políticos: plataformas ideológicas.

El PRI: el partido más antiguo.

El PAN: la derecha.

El PRD: la izquierda.

Morena: un nuevo movimiento.

Andrés Manuel López Obrador: perseverancia.

El poder: para servir.

La mentira: rompe todo.

El autoritarismo: perdemos todos.

El servicio público: una oportunidad de ayudar a los demás.

La corrupción: una gran enfermedad.

La participación ciudadana: para lograr las cosas.

El pueblo: quien manda.

III. Xalapa

Xalapa: la ciudad más hermosa del mundo.

Veracruz: mi estado.

El problema más grave de Xalapa: yo creo que en este momento salud, economía e inseguridad.

La solución: una política pública o acciones dirigidas en materia de salud, porque estamos en un momento muy complejo por la pandemia, una reactivación económica, trabajando de manera coordinada con el sector privado y esto traerá como consecuencia más y mejor seguridad, porque las familias, al tener empleo, tienen con qué llevar comida al hogar.

Hipólito Rodríguez Herrero: el presidente municipal.

El agua en Xalapa: escasa.

La basura en Xalapa: hay que encontrar una nueva forma de confinamiento.

La inseguridad: tenemos que luchar para eliminarla y disminuirla.

El desempleo: tenemos que crear nuevas fuentes de empleo, trabajar de forma conjunta para que haya fuentes de empleos.

¿Tenemos un gobierno municipal ineficaz?: es el pueblo quien debe definirlo.

IV. Xalapa y sus rincones

—¿Las gordas Mónica o Marquitos?: ijole, yo creo que me iría con una gordita de frijol de doña Mónica y con un taco de chile seco de Marquitos.

—Los Sauces o el Jáuregui?: Haría una parte en el Jáurgui y la otra parte sin duda en Los Sauces, los dos mercados me gustan muchísimo.

—Los Berros o Los Tecajetes?: llevaría mi sobrina a Los Berros, a dar unas vueltas en el trenecito, unas vueltas en el caballitos y después irnos a los Tecajetes a ver, por ejemplo, las serpientes.

—¿Los Lagos o el parque Juárez?: el parque Juárez para irme a comer un elote y de ahí a tirarnos en la tirolesa de Los Lagos.

—¿El área deportiva de la USBI o el Cerro del Macuiltépetl?: me gustan los dos. Correría en el Cerro de Macuiltépect, que está de subida y luego haría un poco más de ejercicio en la USBI.

—¿La Sinfónica de Xalapa o el Salón bazar?: las dos. No sé si ir primero a uno y después al otro, pero como soy bailadora primero iría a la sala Tlaqná y ya después me iría a bailar un ratito al salón Bazar.

—¿Chiltoyac o la 6 de enero?: las dos. Las dos necesitan de todo el apoyo, de todo el cariño de trabajar por ellas.

—¿Los pambazos de frijol o los tacos dorados?: me voy a ver muy tragona, pero los dos, el pampazo de frijolito y el taco dorado, si son unas flautas, por ejemplo, de acá de Murillo Vidal, unas de res, con salsa verde y queso.

—¿Los tamales de las farmacias del ahorro o el Asadero Cien?: no pues también los dos, un tamalito ahí de farmacias del ahorro y un taco ahogado en el Asadero Cien.

—¿Café o chocolate?: tomo poco café pero también poco chocolate, media taza y media taza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.