SINAPSIS Hay que sacarlos

Por Alejandro Bustos

Así como un día a Lisa Simpson le indicaban lo que debía preguntar al señor Burns
–cuando quería ser gobernador– me imagino que, de la misma manera, si yo tuviera
la oportunidad de hablar con el senador Ricardo Ahued, le preguntaría:

«Señor Ricardo Ahued: su campaña parece llevar la velocidad de un tren fuera de
control, ¿por qué es tan popular?»

Teniendo en cuenta que la noticia local del fin de semana fue que por fin accedió a
ser precandidato de Morena en búsqueda de la alcaldía por la capital del Estado,
valdría la pena conocer su opinión personalísima al respecto.

Y es que tal parece que algunos analistas, y algún que otro queda-bien, eso nos
han hecho creer. Que ya no hay nada que hacer; que la competencia no ha
empezado pero ya está terminada.

Algunos hechos:

-Es innegable la popularidad y la buena imagen que ostenta entre los xalapeños.
Se le recuerda por haber sido un buen alcalde –de extracción priista– y, sobre todo,
por no ser un político tradicional.

-Es la mejor carta a la que Morena podría aspirar en su intento por retener la capital
del Estado. Repiten la fórmula que se puede observar, por ejemplo, en Nuevo León,
con Clara Luz Flores. Un perfil con buena aceptación y que permita distraer a los
votantes de las siglas que los abanderan.

Por lo tanto, es pertinente cuestionarse: ¿existe realmente el anti Morenismo?,
¿habrá voto de castigo? Y si sí, ¿será factor determinante? Y es que si uno escapa
de la burbuja de las redes sociales por un rato, y camina un poco por la ciudad de
Xalapa, es muy posible que la respuesta a las anteriores preguntas sea un sí
contundente.

Cuando uno visita algunas de las colonias populares de la ciudad, una de las
sensaciones más comunes que expresa la gente es la decepción. Para nadie es un
secreto que la ciudadanía se cansó del grupo tradicional que gobernaba y, gracias
a la maquinaría obradorista del 2018, votó en homologación por MORENA. Pero
estos no han resultado mejores como prometían; si acaso han demostrado evidente
incompetencia para gobernar.

Utilizan las mismas prácticas de chantaje electoral que utilizaban algunos otros: prometen beneficios, mismos que se traducen en subsidios, programas sociales y obra a sus colonias- a cambio de votos; pero estos son prepotentes, advenedizos e incapaces. No resuelven nada, no dan respuesta y mientras algunos de sus más jóvenes funcionarios le juegan a ser políticos, la ciudad se les cae a pedazos.

Por lo mismo, cada vez es más frecuente escuchar la frase: «hay que sacarlos.» Y
me parece que el mejor camino para hacerlo es través de la alianza que encabezan
el PRI/PRD; y, si se dejan de chantajes, el PAN. Esta semana que empieza será
definitiva.

Honestamente me gustaría saber, como lo planteaba en un principio, si Ricardo
Ahued también piensa que no tiene competencia y ya tiene ganada la elección,
teniendo en cuenta todo lo que conlleva su partido. Las condiciones, respecto al
2018, rápidamente han cambiado en perjuicio del Movimiento de Regeneración
Nacional.

¿Qué pueden prometer y qué pueden mejorar respecto a lo que hay? Evidentemente, hace falta dar un giro de 180º para reconducir la destrucción masiva que MORENA al parecer se ha propuesto llevar a cabo en todo el país, pero ¿Ricardo Ahued se atreverá a señalarlo?

Yo, lo dudo.

Comentarios:
alejandro.bustos19@hotmail.com
Twitter: @alecbustos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.