Valorización y valuación de tecnología, esenciales para su transferencia

José Luis Solleiro Rebolledo, investigador de la UNAM.

UV

  • José Luis Solleiro Rebolledo, investigador de la UNAM, habló sobre estos conceptos.
  • Dictó ponencia el miércoles 17 de febrero, en el marco del Día del Inventor.
  • Fue invitado por la UV para participar en esta celebración virtual.

Claudia Peralta Vázquez

José Luis Solleiro Rebolledo, investigador titular del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología (ICAT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó que el primer paso para un inventor o generador de tecnologías es desarrollar un proceso de valorización de su investigación orientado al aumento del valor de los resultados, para así convertirlo en una innovación con valor económico.

El miércoles 17 de febrero, el especialista y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) abordó el tema “Valorización y valuación de tecnologías: herramientas esenciales para su transferencia”, invitado por la Universidad Veracruzana (UV) con motivo del Día del Inventor.

Este evento transmitido por Zoom fue organizado por la Oficina de Transferencia de Tecnología (OTT) y el Departamento de Desarrollo Emprendedor e Innovación (Emprende UV) de la Dirección General de Vinculación (DGV).

En su ponencia se enfocó generalmente en aspectos de la transferencia de tecnología, concepto de valorización y métodos principales de valuación, así como reconocimiento de las complejidades de todo este proceso.

El investigador con más de 200 trabajos publicados entre artículos, capítulos de libros, ponencias y memorias de congresos internacionales, señaló que transferencia de tecnología implica realizar un traspaso o traslado de conocimientos de una organización que los posee hacia una que los necesita.

Con ello, se busca habilitar a la organización que recibe esos conocimientos para hacer la producción y distribución de bienes y servicios muy específicos.

Los pasos de la transferencia de tecnología son: selección, valorización, valuación, negociación y contratos.

Normalmente, dijo, la transferencia se da en el marco de un proceso que comienza con la selección de tecnología por parte de quien la adquiere; es decir, la empresa que requiere de una tecnología para resolver un problema generalmente busca opciones y realiza ejercicios de inteligencia tecnológica competitiva.

Por lo anterior, acude a información de patentes y otro tipo de información científica y tecnológica, y con base en el análisis selecciona las mejores opciones.

Después sigue la valorización desde la perspectiva del que ofrece una tecnología, prácticamente un inventor, una universidad o centro de investigación que desarrolló algo y buscará transferirle a una organización.

“La idea es agregarle valor a la invención para que sea más atractiva a los posibles clientes.”

El siguiente paso será determinar el valor económico de la tecnología para saber cuánto cobrar y establecer un precio por la transferencia. Una vez que se tiene una propuesta de esto, entonces se entrará a un proceso de negociación; en el caso de concluirlo exitosamente, tendrá que hacerse un contrato. De ahí vendrá la ejecución de la transferencia tecnológica.

“Es un proceso que inicia con las actividades de selección y culmina con la firma de un contrato.”

En el Día del Inventor habló sobre “Valorización y valuación de tecnologías: herramientas esenciales para su transferencia”.

Solleiro Rebolledo informó que hay diferentes formas de transferencia de tecnología. Por ejemplo, el licenciamiento de la patente es una de las más importantes, pero no la única.

Explicó que las modalidades de tecnología contemplan también la asistencia técnica, actividad que busca habilitar al receptor para el dominio de técnicas específicas.

La capacitación especializada consiste en entrenar a personal técnico y de gestión de la empresa para que logre la asimilación de conocimientos útiles y específicos.

Una siguiente modalidad de transferencia es el establecimiento de acuerdos de investigación colaborativa, la cual se da cuando dos o más partes se unen para desarrollar nuevas tecnologías de producto o proceso.

Se trata de generar una tecnología que actualmente no existe, por lo que cada una de las partes pone talento y recursos para lograr el desarrollo de una nueva invención.

De dicha modalidad se espera que haya nuevos productos y procesos, venta de éstos, generación de propiedad intelectual, mayor eficiencia operacional, flujo económico en términos del financiamiento al proyecto de desarrollo, y pago de regalías por la explotación comercial de la tecnología resultante.

El licenciamiento es lo más conocido, y explicó que cuando una organización posee una propiedad intelectual, patentes, diseños industriales, marcas o derechos de autor, el titular de esos instrumentos puede otorgar una licencia o autorización a un licenciatario para la explotación de la propiedad intelectual asociada a productos, equipos o procesos.

El impacto esperado será la venta de productos nuevos para la empresa que recibe la licencia.

En tanto, el know-how es una transferencia de secretos industriales sin que implique títulos de propiedad intelectual. A través de ello se busca la mejora de productos, equipos, procesos, y aunque no haya patentes ni títulos de propiedad intelectual, se puede pactar el pago de regalías.

Finalmente, se refirió a los proyectos llave en mano, que involucran una transferencia completa con provisión de equipos, instalación, puesta en marcha y frecuentemente el licenciamiento de varios títulos de propiedad intelectual.

“Es una transferencia bastante compleja, una modalidad de estas licencias de llave en mano son las franquicias.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.