Llaman a frenar tráfico de armas de Estados Unidos a México

Agencia SPI Veracruz

El tráfico de armas de Estados Unidos hacia México tiene décadas sin resolverse a pesar de los acuerdos bilaterales, alertaron especialistas en el tema.

Durante el Foro virtual “Tráfico de armas. Estados Unidos-México”, organizado por Causa en Común, consideraron necesario que ambas naciones mejoren sus leyes para perseguir el delito, mejoren mecanismos para adquisición y compra, así como el uso de tecnología para mejorar la vigilancia de sus fronteras.

Datos de la Organización Archivo de Violencia Armada, revelaron que en Estados Unidos en los últimos cinco años se han registrado 1432 masacres con armas de asalto, armas que son adquiridas en línea o por armerías, sin control ni regulación.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de septiembre de 2019, el 70 por ciento de los delitos cometidos con armas de fuego fueron efectuados con armas provenientes de Estados Unidos.

La SRE estimó que cada día entran a México 567 armas de fuego ilegales y que en los últimos 10 años habían ingresado 2.5 millones de armas.

El integrante del Instituto México del Woodrow Wilson Center Eric Olson, el tráfico de armas es un serio problema para ambos países, pues en Estados Unidos las muertes accidentales por armas de fuego es la causa número uno.

Expresó que no se trata de echar culpas, pues tanto México como Estados Unidos deben responder a esta tragedia y controlar el fenómeno y bajar el impacto.

La responsabilidad prioritaria, enfatizó Olson, tiene que ser de Estados Unidos. “El tema en Estados Unidos no es fácil que con una ley quede, va más allá. El contexto político, jurídico y legal hace difícil el avance en este sentido”.

Hay dos áreas en donde Estados Unidos podría hacer un mejor trabajo. El primero, percibir los casos de tráficos de armas.

“Es muy limitado el número de fiscales federales que persiguen casos de tráfico de armas, porque las leyes hacen difícil esa persecución, en parte por las compras fantasmas a secundarios, esto hace más difícil al fiscal probar que la intensión es el tráfico de esa arma. No hay incentivos jurídicos en las fiscalías para avanzar”, expuso.

El segundo punto es mejorar la vigilancia de las fronteras. “No ha habido avances desde el 2011 en el tema”, afirmó Olson.

Por su parte el presidente de la Sociedad Americana en México Larry Rubin coincidió en mejorar la vigilancia entre ambas fronteras. Se calcula que entran más de 500 armas diariamente a México de Estados y se han decomisado de 2007 a 2019 164 mil armas.

“Pero se calcula que en México hay más de 3 millones de armas en el mercado ilegal, aunque es Estados Unidos son más de 320 millones de armas. Lo que se requiere es un trabajo conjunto entre Estados Unidos y México para aminorar el tráfico de armas y combatir el narcotráfico”, dijo.

Rubin precisó que el tráfico de armas en México proviene también de su frontera sur (Guatemala), así como vía marítima provenientes de Asia y Europa del Este.

El director de Investigación en Center for American Progress Eugenio Weigend Vargas expuso que los homicidios con armas de fuego en México han aumentado, en 2004 era del 24 por ciento; en 2017 el porcentaje era de 66 por ciento y; para 2019 cerca del 72 por ciento.

“En el año 2000 se disparó la producción de armas de fuego de alto calibre (rifles y pistolas) en Estados Unidos y coincidió con el incremento de los homicidios en México. Esto es más que una coincidencia estadística”, afirmó.

El 70 por ciento de las armas de fuego recuperas en México provienen de los Estados Unidos y el restante 30 por ciento probablemente provengan de y de países como Austria e Italia, que producen sus armas en Estados Unidos por la flexibilidad de sus leyes.

Estudios académicos demostraron que a partir de la eliminación de la prohibición de armas de asalto en 2004 en Estados Unidos, se incrementó el número de homicidios en municipios mexicanos colindantes con Texas, Arizona y Nuevo México.

“Hay mucha evidencia de que Estados Unidos no sólo provee de armas a México, también a Centroamérica, hasta Chile. Por eso Estados Unidos debe ser más efectivo en el combate al tráfico de armas pues es quien provee de armas o otros países”, precisó.

Otro fenómeno que incrementa el trasiego de armas, según datos de la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés), es la detección de “compradores paja”, compran el arma, pero la entregan a un traficante.

Eugenio Weigend expuso que en Estados Unidos no hay monitoreo eficiente de las armerías federales ni requisitos de seguridad. “En 2019 había 53 mil armerías y 13 mil armerías que las producían. La ATF sólo pudo vigilar 10 mil, es decir, el 83 por ciento de las armerías no se vigilan”.

Agregó que de 2012 a 2019 139 mil armas fueron robadas o perdidas de las armerías federales, mientras que en México, 2006 al 2017 cerca de 20 mil armas se perdieron de las agencias policiales.

Para aminorar el trasiego de armas, consideró que Estados Unidos debe prohibir la venta de armas de asalto, revisión de antecedentes en todos los puntos de ventas (gunshowas), medidas de seguridad y control de inventarios en armerías federales, compartir información, reportar la venta múltiple de armas largas más allá estados fronterizos y tener licencia para exportar armas bajo el Departamento del Estado.

México por su parte, debe mejorar protocolos sobre la distribución de armas a agencias policiales, crear su propia ATF, alianzas con otros países y uso de tecnologías en frontera

El representante de la Asociación Mexicana de Usuarios de Armas de Fuego Isidoro Cohen, dijo que no hay datos reales de cuantas armas ingresan al país, al tiempo de destacar que la prohibición genera más problemas, por lo tanto, se requiere una mejor regulación y vigilancia incluidas las propias fuerzas federales.

“En el marcado negro son más de 100 mil millones de dólares que generar esa prohibición y dudo mucho que quieran perder esa generación de dinero. El mercado negro no se va a acabar solo vigilando las fronteras, solo a minimizar”, dijo.

Asimismo, la presidenta de Causa en Común María Elena Morera expuso que el contrabando de armas es fomentado por ambos países bajo la lógica del mercado.

“En México la discusión es una mera simulación y en Estados Unidos el tema que se divide entre el negocio y la hipocresía política”, dijo.

Lamentó que a pesar de dos décadas de cooperación bilateral no hay resultados reales. Ejemplo, en México no existe sistematización sobre la compra, la venta, la pérdida o el robo de armas y en Estados Unidos no existen leyes que regulen la aportación y adquisición de armas.

“La proliferación del uso de armas de fuego se suman las estrategias fallidas contra el crimen organizado, la debilidad de las instituciones de seguridad en México y la ausencia de resultados de los acuerdos bilaterales entre ambos países, agravando la situación de inseguridad y violencia”, afirmó.

Es necesario que tanto México como Estados Unidos realicen el control de armas en sus propios territorios, ya que éstas terminan controladas por grupos criminales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.