#LuzYSombra Julen Rementería, semanas horribles

Julen Rementería, semanas horribles

En latín clásico suena raro. Se dice “Hebdomades terribilis.” y significa “semanas horribles”. Esas son las que parece estar viviendo el senador Julen Rementería. Resulta que su hijo perdió, más por las malas que por las buenas, la candidatura a la alcaldía del Puerto de Veracruz por Acción Nacional. Fue tan patético que el fraude se los hicieron claramente a ellos y sin embargo, sus hábiles enemigos lograron que fueran “Los Vascos” los que quedaron como mapaches electorales y cochinos en sus prácticas proselitistas.

La cosa es que esa derrota parece esfumar los sueños de Julen por la gubernatura de Veracruz, pues todo indica que por razones incomprensibles, ni el Gobierno Federal ni el local se atreven a tocar con el pétalo de una rosa a los Yunes Linares y a los Yunes Márquez, a pesar de que razones, elementos y pruebas les sobran, por toneladas.

Pero más allá del temor que el clan Yunes infunda a los morenos, lo cierto es que si ganan la alcaldía de la ciudad más importante del Estado, tendrán un bastión poderosísimo (y el dinero público) para propiciar el regreso de su proyecto de monarquía imperial, perdón, de gubernatura, en la que el padre hereda el hueso a sus hijos, en medio de un supuesto régimen democrático.

La gran sorpresa, en realidad ni tan grande ni tan sorpresiva, fue ver a Dante Delgado haciéndole el trabajo sucio a su excarcelero, tratando de presionar al OPLE para que se autorice el registro de chiquiyunes como candidato en Veracruz, a pesar de que no cuenta con el más importante y sustantivo requisito legal: la residencia.

¿Tanto miedo le tienen al clan que le permitirán ese abuso a quien llamó “viejo guango” al Presidente de la República?

Tampoco fue sorpresa ver a Marloncito, el presidente del PRI veracruzano, desgañitándose en defensa de Yunes y diciendo que nada de malo tiene heredar los puestos a familiares, “si el pueblo está de acuerdo”. Desde que se hizo con la dirección del PRI, es secreto a voces que “Malón” es financiado por el clan Yunes y que en realidad es a ellos a quienes debe obediencia.

Los hechos parecen corroborarlo.

Pero volviendo a las pérdidas. En los últimos días se ha visto muy golpeado de la cabeza y de los ojos al perdidoso senador Rementería. Se ha dicho que tuvo un accidente doméstico con la más agresiva ventana de su casa.

Parecería, según algunos informes médicos, que la realidad fue otra: un grave accidente a bordo de un yate, en un apacible día de descanso. Parece que una soga se reventó, dando un chicotazo, que fue a dar a la cabeza y el ojo del legislador. Cuentan que a pesar de los esfuerzos médicos no hubo éxito, que fue trasladado de emergencia a CDMX pero que lamentablemente habría perdido irremediablemente casi la totalidad de la visión de su ojo izquierdo.

Haya sido la ventana. Haya sido el paseo marítimo. No hay duda de que la fortuna se alejó del otrora comerciante y ex alcalde porteño.

Lo dicho: Hebdomades terribilis.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.