Llama la Iglesia Católica a romper los círculos de “comercio electoral”

  • “Cerremos paso a la manipulación y la degradación democrática”, indica a través de un artículo publicado en el Semanario Alégrate, que se distribuye este domingo en 30 municipios de la Arquidiócesis de Xalapa.

En el mercado del voto, los ciudadanos suelen recibir un pago promedio de entre 200 y 500 pesos o les son entregadas despensas equivalentes a un dinero que nunca resolverá sus necesidades, pero que a los “compradores de sufragios” les abrirá la puerta a los millonarios presupuestos públicos, irónicamente destinados a combatir la pobreza, así lo asegura la iglesia católica en el artículo “Elecciones, el valor del voto”, signado por Alejandro Ortega Velázquez y publicado en el número 867 del Semanario Alégrate, órgano oficial de la Arquidiócesis de Xalapa.

“Es claro que estas acciones no dejan beneficio alguno para la comunidad, la familia y los hijos, en tanto que la elección se vuelve un verdadero retroceso del desarrollo social. Hablar en abstracto sobre las bondades de votar nos pone en una posición políticamente correcta, pero frecuentemente no nos conduce a nada”, indica el articulista en el texto del Semanario que se distribuye en 30 municipios de la Arquidiócesis de Xalapa.

Debemos ver la realidad y decidirnos a romper estos círculos de “comercio electoral”, que se benefician de administrar la pobreza, rompiendo los ideales del desarrollo social, de los derechos universales de todos y del bien común al que en conjunto aspiramos. El valor del voto ciudadano está vigente pero también está en riesgo. Cerremos paso a la manipulación y la degradación democrática. Sino rompemos esta manipulación de la pobreza, nunca podremos decidir verdaderamente la construcción la sociedad que realmente decida su presente y su futuro, asevera.

Alejandro Ortega Velázquez plantea en el órgano de difusión eclesial que “toda sociedad democrática tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de sus integrantes, incluso en los momentos de mayor dificultad. Las elecciones son acuerdos sociales básicos para tomar decisiones políticas de forma pacífica”.

“Por esta razón, decidir por quien votar es sumamente importante, porque debemos hacerlo con el conocimiento necesario de los aspirantes a los cargos de elección, su perfil profesional, honestidad y sus compromisos. Sabemos que, al votar, tomamos una decisión responsable a favor de nuestra comunidad, nuestra familia y de Elecciones, el valor del voto nuestros hijos”.

“Seguramente esto parece muy fácil cuando hablamos en abstracto de nuestro derecho a votar y de nuestro compromiso con la democracia. Pero antes que nuestro sufragio se concrete, cientos o miles de electores habrán enfrentado presiones distintas para tasar su voto de manera mercantil, diluyendo con esto las intenciones democráticas del buen ciudadano. Esta es una experiencia común de electores atrapados en sus necesidades económicas que esperan de recibir un pago, una despensa o una dádiva por su voto”.

“Inevitablemente, las carencias sociales impactan los ideales democráticos, fundamentalmente con acciones que manipulan la pobreza. Según cifras oficiales, 53,4 millones de mexicanos, equivalentes al 43,6% de la población vive por debajo de la línea de pobreza”, asienta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.