Incrementó número de investigadores de la UV adscritos al SNI ; Jorge Manzo obtiene Nivel 3

Jorge Manzo Denes, uno de los investigadores que obtuvo el Nivel 3 dentro del SNI.

3-ACCIONES-AFIRMATIVAS
3a-ACCI-AFIRMATIVAS-2
3b-ACCIONES-AFIRMATIVAS

  • En 2020 había 520 investigadores reconocidos por el Conacyt y actualmente son más de 600.

Claudia Peralta Vázquez 

En 2021, la cifra de investigadores de la Universidad Veracruzana (UV) adscritos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) aumentó 17 por ciento con respecto a 2020. 

Ángel Rafael Trigos Landa, director general de Investigaciones de la UV, precisó que el año pasado la dirección a su cargo registró un total de 520 miembros y actualmente el número ascendió a 608, es decir, 88 investigadores más. 

De este total, 586 son SNI regulares, es decir, 23 tienen Nivel 3, 57 Nivel 2, y el resto Nivel 1 y candidatos; tres son de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) adscritos a la UV; cinco miembros del Sistema Nacional de Creadores de Arte; dos Eméritos; siete corresponden a estancias posdoctorales, e igual número a cátedras. 

“Dichos indicadores coadyuvan en el reconocimiento y prestigio de la UV a nivel nacional e internacional. En este momento, la Universidad se encuentra en una posición privilegiada dentro de las universidades más importantes en materia de investigación del país.” 

Trigos Landa resaltó este importante logro e hizo hincapié en la fortaleza de la UV en cuanto a su diversidad en las áreas de conocimiento. 

Atribuyó este avance significativo y sustancial a la consolidación de cuerpos académicos (CA), cuyos integrantes a su vez impulsan la creación de posgrados, lo cual deriva en su desarrollo y adscripción al SNI.

La infraestructura con la que cuenta la Universidad favoreció la producción de trabajos e investigaciones, a pesar de la pandemia

Un ejemplo de ello es que aproximadamente el 70 por ciento de los doctorados incorporados al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) se encuentran en los centros e institutos de investigación, situación que impacta en el reconocimiento de científicos e investigadores, quienes logran alcanzar los niveles 2 y 3. 

También destacó las condiciones de infraestructura, tanto física como de mantenimiento de equipos al interior de centros, institutos, facultades y laboratorios, que sin duda contribuyeron a la producción de trabajos e investigaciones, a pesar de la pandemia. 

“La UV está comprometida con la generación del conocimiento a través de la investigación, por el momento debemos celebrar que cuenta con una masa crítica en materia de investigación y es un referente a nivel nacional.” 

Ángel Trigos, quien también es miembro del SNI Nivel 2, informó que durante su gestión se han creado cuatro centros de investigación: en Innovación en Educación Superior (CIIES), en Micología Aplicada (CIMA), de Estudios Interdisciplinarios en Agrobiodiversidad, región Coatzacoalcos, y de Investigación y Desarrollo de Alimentos (Cidea). 

Recientemente, y por gestión de la Secretaria Académica y de la rectora Sara Ladrón de Guevara, tres centros de investigación se convirtieron en institutos: el Centro de Investigaciones Cerebrales pasó a ser Instituto de Investigaciones Cerebrales (Iice), la Unidad de Servicios de Apoyo en Resolución Analítica (SARA) se convirtió en Instituto de Química Aplicada, y el Centro de Investigación en Inteligencia Artificial (CIIA) en Instituto de Investigaciones en Inteligencia Artificial (IIIA).

Ángel Rafael Trigos Landa, director general de Investigaciones de la UV

Investigador del Iice obtuvo Nivel 3 del SNI
Justo a uno de los centros que transitaron hacia institutos se adscribe Jorge Manzo Denes, uno de los investigadores que recientemente obtuvo el Nivel 3 dentro del SNI del Conacyt.

El integrante del cuerpo académico (CA) Neurociencias atribuyó este reconocimiento al número de publicaciones nacionales e internacionales realizadas en los últimos cuatro años, al desarrollo de proyectos dentro de su Línea de Generación y Aplicación del Conocimiento (LGAC), asociados al síndrome del espectro autista, y a las acciones de divulgación científica, entre otros puntos. 

“Es un reconocimiento que se da por la trayectoria que sigue cada una de las personas dedicadas a la investigación en el país y que se renueva periódicamente, cada cuatro años”, explicó al respecto. 

El neurocientífico, quien ingresó al SNI en 1994, también es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y de la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas, de la Sociedad de Neurociencias a nivel internacional, y de la Sociedad de Neurociencias Europeas, por citar algunas. 

Alcanzar el SNI 3, añadió, lo motiva a impulsar la creación de nuevas líneas de investigación y trabajar a favor de la institución a la cual pertenece, pues también es un indicador importante para la UV en cuanto al número de investigadores reconocidos por dicho sistema. 

“No ha sido tarea fácil mantenerse dentro del SNI, pues los requisitos para alcanzar un nuevo nivel cada vez son más rigurosos”, expresó. Al día de hoy, es el único investigador con Nivel 3 dentro del Iice. 

Sus indagaciones están relacionadas con la neurobiología del autismo, mientras que sus técnicas experimentales incluyen las de observación conductual, anatómicas, histológicas, electrofisiológicas y de biología celular. También realiza actividades de divulgación científica y el impacto social del trabajo de su LGAC, respecto a la mejora de la calidad de vida de los niños con síndrome del espectro autista. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.