La Iglesia católica se niega a bendecir las uniones gays; al jesuita David Fernández, rector de la Ibero, le apena

Luego de que el Vaticano decretó este lunes que la Iglesia católica no puede bendecir las parejas homosexuales porque Dios “no puede bendecir el pecado”, en México, el sacerdote jesuita y sociólogo David Fernández Dávalos, rector de la Universidad Iberoamericana, publicó en Twitter: “Es un día triste. Me apena lo que ha dicho la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

Inclusive Fernández Dávalos, oriundo del estado de Jalisco y quien en la década de los ochentas realizó trabajo pastoral en Xalapa con la asociación civil “Matraca” para apoyar a los niños trabajadores de la calle, dio retuit a “Religión Digital”, el principal portal de información socio-religiosa en castellano del mundo, el cual publicó diversos textos en contra de esta postura de la Iglesia católica sobre la diversidad sexual.

“Mi grito, Señor, es el grito de un pueblo, el pueblo católico sexualmente diverso al que hoy le han dado un nuevo golpe”

“No es nuevo que nos llamen personas con ‘tendencias objetivamente desordenadas’ y que nos pongan el sello del pecado…”, fueron algunas de las expresiones en el portal dirigido por José Manuel Vidal.

Y es que la Congregación para la Doctrina de la Fe, la oficina vaticana encargada de la ortodoxia, respondió formalmente a una pregunta sobre si los religiosos católicos podían bendecir las uniones entre personas de igual sexo. La respuesta, contenida en una explicación de dos páginas publicada en siete idiomas y autorizada por el papa Francisco, fue “negativa”.

El decreto distinguía entre la aceptación en la Iglesia y las bendiciones a los homosexuales, que mantuvo, y las bendiciones a sus uniones, que rechazó. Argumentó que tales uniones no forman parte del plan divino y que todo reconocimiento sacramental de ellas podría ser confundido con el matrimonio.

La respuesta satisfizo a los conservadores, decepcionó a los defensores de católicos LGBT y dificultó el debate en la Iglesia alemana, que ha encabezado una discusión sobre temas como la enseñanza de la homosexualidad de parte de la Iglesia.

Francis DeBernardo, director ejecutivo del Ministerio Nuevos Caminos, que aboga por una mayor aceptación de los gays de parte de la Iglesia, predijo que la postura del Vaticano sería ignorada, incluso por algunos clérigos católicos.

“El pueblo católico reconoce la santidad del amor entre parejas comprometidas del mismo sexo y reconoce este amor de igual manera inspirado y respaldado divinamente y por ello cumple con los estándares para ser bendecido”, detalló en un comunicado.

PLAN DIVINO

El Vaticano sostiene que los homosexuales deben ser tratados con dignidad y respeto, pero que el sexo homosexual es “desordenado de manera intrínseca”. Las enseñanzas católicas indican que el matrimonio entre un hombre y una mujer forma parte del plan divino y tiene el propósito de crear nueva vida.

Como las parejas homosexuales no forman parte de ese plan, no pueden ser bendecidas dentro de la Iglesia, indicó el documento.

“La presencia en esas relaciones de elementos positivos, que en sí mismos son valorados y apreciados, no puede justificar estas relaciones y convertirlas en objetos legítimos de bendición eclesiástica, pues los elementos positivos existen en el contexto de una unión no ordenada por el plan del Creador”, agregó.

Dios “no bendice ni puede bendecir el pecado: bendice al hombre pecador, para que pueda reconocer que forma parte de su plan de amor”, añadió.

El Papa Francisco sólo se ha mostrado a favor de que las parejas homosexuales tengan protecciones legales, en la esfera civil, pero no dentro de la Iglesia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.