#Opinión Farsa democrática empoderó corrupción e impunidad

José Lima Cobos *

Es incuestionable que durante años vivimos un auténtica farsa democracia, que se envolvía en la corrupción e impunidad, de ahí que no sea casual que el país esté ubicado en los primeros lugares de la alta corrupción y los grandes negocios que, al amparo del gobierno han florecido y cuyas ganancias están en los Estados Unidos o bien en paraísos fiscales, en tanto la economía nacional está por los suelos, por lo mismo se asombran cuando el presidente López Obrador califica que esta mafia, tan empoderada como está, no es fácil erradicarla y los días lo va demostrando.

Siempre se vivió en la simulación o el engaño,  en tanto, ahora que se conoce la verdad, por voz del único autorizado para hacerlo, como es el jefe de Estado, se pone el grito en el cielo, pues a mucho les duele que se les desenmascaren como lo que siempre han sido, bandidos de cuello blanco, no solo amafiados con el gobierno en los grandes trastupijes , sino que no pagaban impuestos y se de muestra que no pagaban la luz y que el pueblo todo la venía subsidiando de manera tan criminal que arrojan pérdida por más de 471.2 mil millones de pesos y nadie les paró el alto hasta que se ponderó el robo que generó la llamada reforma eléctrica que se estructuró, a la manera de empresas fantasma, mediante el aval del presidente en turno.

La importancia de que se abra la atajea de la corrupción, propicia que los partidos de la corrupción -PRI,PAN Y PRD– se coaligan con el INE para detener la transformación, lo que es bueno que se  ponga  a debate y que los mexicanos debemos saber de manera urgente, donde la colusión y la complicidad no tiene límites y el escandalo lo genera la reforma  a la energía eléctrica, que ha puesto al descubierto que el involucramiento demencial, que si bien el amparo es el medio sencillo y rápido para obtener una protección, no menos lo es que se está prestando, por los jueces que han intervenido, que también sirve para atentar contra el bienestar de la nación y todo porque los grandes intereses, son superiores a los grandes propósitos nacionales, como se vio en el caso del aeropuerto de Texcoco.

La batahola que se ha armado con la ley de energía eléctrica, abre el camino para llegar a fondo y descubrir de que manera se está involucrando a la sociedad para romper cualquier dique se sea obstáculo para llegar a fincar responsabilidades a quienes participen en el fraude a la ley, así, se sabrá quienes están coludidos y más aún, hasta donde llega la responsabilidad del poder judicial porque nada que se viola la autonomía e independencia  judicial cuando el presidente de la república afirma que se denunciarán a los jueces, magistrados o ministros que estén involucrados en esos negocios, pues ello nunca se ha hecho porque el poder público era una mezcla de corrupción generalizada.

Hasta ahora, no se tiene a un ministro de la suprema corte de Justicia de la nación, magistrado, o jueces,  involucrados en responsabilidad, por actos u omisiones que sancionan las leyes penales y que  han cometido en ejercicio de sus funciones, ahí está el caso por demás elocuente de Pérez Dayan que concedió la suspensión de la ley de remuneraciones de los funcionarios públicos ,cuando la constitución general de la republica prohíbe , de manera contundente en su ley reglamentaria de que, en las  controversias constitucionales no puede suspenderse una ley, por ser esa una función de todos los ministros,  es decir, 8 ministros tienen que  pronunciarse sobre la constitucionalidad de esa ley, misma que está detenida y los ministros ganando setecientos mil pesos mensuales, en tanto el artículo 127 ordena “nadie puede ganar más que el presidente”.

En los momentos actuales, tenemos que dos jueces, cuando aún no se aplicaban las reformas de la ley de energía eléctrica, ya se habían concedidos suspensiones para que no entren en vigor, cuestión jurídica que deja mucho que desear, por ello, como dijo el presidente de la republica, tiene que investigarse a esos jueces y proceder en consecuencia,  de ninguna manera  es una  amenaza, como se manipuló, sino, porque ya se está viviendo en un sistema democrático y de derecho, por lo que no es de extrañarse la expresión del presidente de la Suprema corte de Justicia cuando expresó que la denuncia recibida, se atenderá eficientemente, es decir, si hay responsabilidad de los jueces, se hará pública, ya conoceremos la versión pública de esta historia.

Así como han sido públicas las condenas internacionales –OEA, ONU- contra el estado mexicano por violación a los  derechos humanos cometidas por los poderes  legislativo, ejecutivo y judicial, y que ha tenido que acatarse de manera puntual, no se ha visto que en  los casos de Atenco, Ayotzinapa, guardia ABC, Acetal, Casas Blancas, Radilla, Lydia Cacho, etcétera, los que intervinieron en ellos hayan sido juzgados, por ejemplo, los ministros Cossío, Sánchez Cordero, Pérez Dayan, Aguilar y demás togados, magistrados y jueces, sin embargo, se anida la esperanza de que saldrán a relucir toda la corrupción que está viva y latente.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.