Influencia africana enriquece a la música veracruzana: Gabriela Ortiz

Gabriela Ortiz Torres
  • La compositora participó en el Seminario “Música, sociedad y poder, nueva época”, del Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación.

Carlos Hugo Hermida Rosales 

Gabriela Ortiz Torres, catedrática y compositora mexicana de gran trayectoria internacional, declaró que la música de Veracruz y de toda la región del Caribe no podría entenderse sin la influencia que ha tenido de África.

“A través de varios siglos, los inmigrantes provenientes de este continente han enriquecido en gran medida la producción musical de esta región”, aseguró.

La compositora participó el 25 de marzo en el evento “Diálogo con Gabriela Ortiz: la música como indagación social”, en la sesión inaugural del Seminario “Música, sociedad y poder, nueva época”, organizado por el Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación (CECC) de la Universidad Veracruzana (UV) y moderado por Alfonso Colorado Hernández, investigador de esta entidad académica.

Gabriela Ortiz manifestó sentir una profunda admiración por el son jarocho, que pudo disfrutar desde niña gracias a los viajes que realizaba en compañía de sus padres a Tlacotalpan, para acudir a los encuentros de jaraneros y decimistas.

“Por muchos años contemplé a grandes expositores de esta música en la orilla del río Papaloapan”, relató.

Imagen alusiva a Yanga, personaje sobre el que Gabriela Ortiz compuso una obra musical, a solicitud de la Filarmónica de Los Ángeles

La compositora, quien se formó musicalmente en instituciones educativas como la Universidad Nacional Autónoma de México, el Conservatorio Nacional de Música y la Guildhall School of Music and Drama de Londres, cuenta con diversas obras que han sido interpretadas en distintos eventos a nivel mundial,  como el Festival Internacional Cervantino, el Festival de Bourges en Francia, y el Plugged Festival en Reino Unido.

Algunas de estas obras son la sinfonía coral Luz de lava, la pieza para dos arpas y tambor de acero Río de mariposas, la ópera de cámara Luciérnaga, y Yanga, que le fue comisionada por la Filarmónica de Los Ángeles en el marco del festejo de su primer centenario, para que hiciera pareja con la 9ª Sinfonía de Beethoven.

Gabriela Ortiz declaró que aunque ahora compone con ayuda de software especializado, el piano ha sido uno de sus grandes aliados para llevar a cabo esta labor, ya que por muchos años trabajó con papel pautado con el apoyo de este instrumento.

Mencionó que aunque existen muchos factores que detonan la creatividad, como la imaginación, considera que uno de los más fuertes es la experiencia de vida.

“Vivir la vida con intensidad nutre, y para ello hay que estar expuesto y percibir aquello que ocurre en el exterior, ya que para poder comunicar algo, debes vivir”, enfatizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.