#Opinión A manos de la nación los bienes estratégicos

Por José Lima Cobos *

Los bienes estratégicos que la nación requiere para su desarrollo y el bienestar de la población, vuelven a manos a los mexicanos. La industria petrolera y la eléctrica, que fueron expropiadas por los presidentes Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos, la primera en 1938 y la segunda en 1962 regresan a las manos de donde jamás debieran de haber salido, sin embargo, los “malos mexicanos” como lo presagió el presidente López Mateos al mexicanizar la industria eléctrica, volvieron por sus fueron y lograron consumar lo que, en principio, de manera soterrada, estuvieron socavando, hasta conquistar lo que querían, quebrar a esas empresas productivas del Estado para después venderlas como ”chatarra” y así  hacer creer al pueblo que todo había sido un fracaso, que los mejores empresarios eran: PEPE Y TOÑO.

Nunca se había percibido ni sentido tamaño cinismo, pero los bandidos no tienen escrúpulos, por lo mismo se empezó con llevar al gobierno, mediante un descomunal  fraude electoral –fraude patriótico, así se le llamó- a Carlos Salinas de Gortari, hijo de Raúl Salinas Lozano -hombre sin escrúpulos porque fue impuesto como senador por su hijo- que fue secretario  de Economía en el Gobierno de López Mateos y que en esa secretaria alcanzó mucha de la riqueza que posee su familia; y de inmediato se comenzó a realizar la conversión ,que se administró a través de Miguel de la Lamadrid, Zedillo, Fox, Calderón y aterrizar con  Peña Nieto, que con el “Pacto por México”, mediante PRI,PAN Y PRD, motivaron el despertar de la población para, sin un disparo, dar un salto que ahora está viviendo y molesta sobremanera a esa minoría y, aunque Juárez afirmó que “el triunfo de la reacción es moralmente imposible”, no hay que confiarse y se verá en las próximas elecciones del 1 de junio hasta, donde quiere profundizarse en la transformación moral, social, política y económica del país.

Escuchar en el congreso la voz virulenta de la sobrina del nefasto presidente Salinas, Claudia Ruiz Massieu -hija por cierto de quien fue asesinado durante ese gobierno-, al atacar la reforma petrolera señalando que “es producto de obediencia ciega, irreflexiva e inflexible, porque deja en la indefensión a quienes invirtieron en el sector energético y que la aprobación de esa agenda legislativa es “vergonzosa”, acusa la peor de las indignidades, de cuyo padre, se habla y mucho, de las grandes perversidades en que se vio involucrado cuando fue gobernador de Guerrero, lo que la descalifica y vincula con ese círculo de corrupción e impunidad, sobre todo, que esa reforma de Peña Nieto es resultado de la grandes sobornos distribuidos y que serán devueltos y  que llevara  a muchos en prisión en el corto tiempo, si las condiciones actuales son propicias, en base a que ahora existen los principios humanos de legalidad de la detención, debido proceso y presunción de inocencia, en tanto en el gobierno de su tío, el atropello criminal floreció en todo el país, como fue el caso de Joaquín Hernández Galicia “la Quina”.

Jamás se puede ni se debe afirmar que la política energética es un monopolio cuando atienden al interés general, y lo maneja o regula el Estado, que tiene la obligación de garantizar el bienestar, pues sería tanto como, si el monopolio de la seguridad no radicara en el estado- Ejercito, Marina, Guardia Nacional- y esta se trasladara a los particulares, cuestiones vitales para la paz social y seguridad, como el control y vigilancia de la economía o la moneda, o bien dejar que libremente se especule con el gas, la gasolina, el diesel, la electricidad, o el agua, distinta, es permitir que coadyuve en ello la inversión privada, debidamente vigilada y no de manera unilateral que fijara las reglas del mercado, generando especulación y abusos desmedidos, que aún se consienten toleran.

De manera que no causa extrañeza que el senador panista Rementeria –empresario al fin-afirme que es una reforma expropietaria o confiscatoria porque no deja al libre mercado el manejo de esos productos estratégicos para la nación y ya se vio de que manera se robaban las gasolineras, a grado tal que los muchos muertos y los daños que sufrió el país, deberían adjudicarlos a quienes se dedicaban a ese negocio, pues eran los que, tras mano,  compraban productos robados y eso no podía seguirse tolerando ante el descalabro que sufrían las arcas públicas, al o igual con la contratación ilegal, la facturas fantasmas.

El camino está definido y claro, y aún falta mucho por hacer, en tanto las minorías enriquecidas de manera criminal y mediante el uso de maniobras fraudulentas quieres que nada cambie, que no existe otra fuerza, que es mayoritaria, que no quiere que prevalezca  el criterio que lo robado, que se encuentra en paraísos fiscales, en efectivo o bienes, que es mucho fuera de México, que se requise, para que regrese a la nación, así como lo anuncia que pondrá en práctica el gobierno de Biden, que los bienes de los traficantes de todos los niveles, sobre todo de cuello blanco, que nada  arriesgan, por todos los que está en los negocios sucios, se confisquen y para eso, México debe ser  mano.

limacobos@hotmail.com

Twitter@limacobo1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.