EL ARTE DE GOBERNAR 

¡Nadie aceptó! 

Por Daniel Badillo

Sea porque mi publicación pasó inadvertida y ninguno de los candidatos tuvo oportunidad de leerla, o bien, que habiéndola leído no le dieron la menor importancia, lo cierto es que nadie de los cientos de candidatos que buscarán una diputación federal, local, presidencia municipal, sindicatura o regiduría en Veracruz, aceptó el reto plasmado hace una semana en este espacio, para que dieran a conocer públicamente su declaración patrimonial y de conflicto de interés, su declaración 3 de 3 contra la violencia de género, y mucho menos aceptaron someterse al antidoping y a los certificados médicos, para demostrar que son aptos para el desempeño de tan importante responsabilidad.  

Y es que nadie se dio por aludido, lo cual es entendible, pues muchos de los actuales aspirantes y suspirantes a un cargo de elección popular, difícilmente soportarían una auditoría a sus bienes patrimoniales pues la gran mayoría de quienes hoy son candidatos, sobre todo del PRI, PAN y PRD, han vivido –y bastante bien- del erario público, lo que se traduce en mansiones, vehículos de lujo, cuentas millonarias y un sinfín de recursos que no se corresponden con sus ingresos, pues a pesar de que en la administración pública, sobre todo en Veracruz, los sueldo de los altos mandos son estratosféricos, muchos de ellos y ellas, poseen bienes que no han sido adquiridos únicamente con su sueldo.  

Los nombres, estimado lector, apreciada lectora, usted los conoce. No es necesario enlistar aquí a la caterva de trúhanes que se han enriquecido a costa del erario público, y que hoy –en la antesala de la elección del primer domingo de junio- hipócritamente aparentan ser blancas palomas, pero su nombre y su prestigio se encuentran manchados por haber servido a gobiernos corruptos como el del nefasto Javier Duarte de Ochoa, o por el simple hecho de haberse enriquecido de manera inexplicable o, mejor dicho, bastante explicable al meterle mano al cajón, y pretenden ahora que los ciudadanos voten otra vez por ellos, pasando por alto el pésimo desempeño que tuvieron como servidores públicos. 

El reto sigue estando presente, a pesar, insisto, de que nadie lo haya leído o tomado en cuenta, pues en este espacio hemos insistido, desde hace tiempo, en que varios de quienes hoy son “grandes políticos”, no tenían ni para pagar un traje de regular calidad, y ahora hasta la manera de caminar cambiaron; como dice el presidente López Obrador, se mudaron a zonas residenciales pues son personajes acomplejados que piensan que “tener es sinónimo de ser”.  

Por eso ahora que los veracruzanos tendremos nuevamente una cita con la democracia, es necesario evaluar perfiles, pasados y presentes de todas y todos los candidatos, destacando a aquellos que ya se sirvieron con la cuchara grande, y ahora quieren volver a medrar con el erario, pues es muy cómodo para ellos apoltronarse otra vez –si es que acaso el pueblo vuelve a votar por tales especímenes- en las curules de San Lázaro o del Congreso del Estado, donde seguramente pasarán sin pena ni gloria, porque se trata de personas que no tienen llenadera pues se han convertido en rémoras del erario público. 

De allí que reitero mi llamado a los ciudadanos a elegir bien por quién votar, a revisar la trayectoria de todos los candidatos, a revisar qué se dice de ellos y a analizar cómo vivían y cómo viven ahora, pues, insisto, muchos de ellos no saben hacer otra cosa que vivir del presupuesto, por lo que ya va siendo tiempo de ponerles un alto; por el bien de Veracruz, que el pueblo tome la mejor decisión. 

VERACRUZ MERECE UNA EXPLICACIÓN 

Y ya que hablamos de personajes impresentables, es necesario que los veracruzanos conozcamos qué fue de los presuntos bienes incautados al deleznable ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, pues por un lado el ex mandatario Miguel Ángel Yunes Linares en su momento informó que eran miles de millones de pesos los que se habían confiscado a Duarte y su pandilla de secuaces, tanto en bienes muebles como inmuebles.  

Sin embargo, hace unos días, en una conferencia de prensa, el actual gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez, puso en duda que hubieran existido tales decomisos, señalando, incluso, que había salido muy caro al gobierno “expropiar” esos bienes. De allí que los veracruzanos exigimos una explicación, pues hasta ahora no queda claro cuántos bienes se confiscaron, qué cantidad de recursos financieros se recuperaron y, sobre todo, dónde están los mismos, es decir, en qué institución bancaria; de igual manera, es necesario saber qué pasó con los bienes muebles e inmuebles, no vaya a ser que al final hasta tengamos que ofrecerle una disculpa a Duarte.  

Exhorto, por lo tanto, a Miguel Ángel Yunes Linares y a Cuitláhuac García Jiménez a que informen lo que en derecho proceda, pues cada uno de ellos tiene su propia versión; urge crear, en el gobierno de Veracruz, el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, al igual que en el gobierno federal, para que se transparente, uno a uno, cada bien y cada peso presuntamente confiscado a Duarte.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.