#ApuntesEconómicos ¿Qué tanto frenará la nueva ley sobre el outsourcing el crecimiento económico?

Por Edgar Sandoval Pérez

Basado en siete puntos centrales que muestran el nuevo carácter de la ley y su orientación como política pública, la cuestión medular es en primer término si es el momento oportuno para la elaboración de la ley, es decir, ¿es el momento económico correcto del país, para implementar las modificaciones? En segundo término, tenemos la cuestión social, haciendo hincapié en qué tanto aprovechamiento en términos sociales desarrollará la implementación de esta política, y la tercera y última, en términos del costo-beneficio que arroja mejores resultados, ¿implementar las modificación a la ley, aunque no sea el momento económico perfecto?

Son estos los 7 puntos centrales:

  • Prohibir la subcontratación.
  • Se permite la subcontratación de servicios y obras especializadas.
  • Las empresas deberán hacer frente a los trabajadores en caso de incumplimiento.
  • Homologar los criterios del Código Fiscal, de la Ley del ISR y la del IVA con la Ley Federal del Trabajo.
  • Endurecer las sanciones para el caso de incumplimiento.
  • Plazos de la reforma.
  • Reformar la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado, para que en el Gobierno federal ya no exista la subcontratación de personal.

El funcionamiento económico de México y del mundo en general tiene infinidad de diferencias, pero algunas acciones que son idénticas, una de ella es la figura del outsourcing o subcontratación, pero, ¿en que consiste el outsourcing?, básicamente se trata en delegar la administración y responsabilidades sobre una actividad determinada a una empresa que a su vez contratará personal que se encargue de realizar esta actividad, es decir, una empresa intermediara entre el demandante de mano de obra (empresas, gobiernos, etc.) y los agentes que ofertan mano de obra (los trabajadores).

Si bien los esquemas de subcontratación se pueden prestar a abusos laborales y afectaciones a la hacienda pública, en realidad estas acciones no dan por esquemas de subcontratación, se da por un marco regulatorio que carece orden y no ejecutan las reglamentaciones establecidas en la Ley federal de trabajo.

La subcontratación como figura laboral no es nueva, ya que desde el 2009 fue reconocida por parte del IMSS, y 2012 en la reforma laboral, sin embargo, en mayo de 2019 se reformó el artículo 5, donde básicamente se prohíbe la simulación de una relación laboral y los acciones que pudiesen llegar a utilizar las empresas con la finalidad de evadir sus obligaciones tanto con los trabajadores como con el Estado.

En México las especializaciones de outsourcing que mas se demandan son las pertenecientes al sector de limpieza y servicios informáticos, sin embargo, se utilizan también en empresas desde el sector automotriz hasta la aeroespacial.

Básicamente la subcontratación obedece a dos motivos, el primero la optimización en los costos de producción (y todo lo que eso representa), optimizando casi el 30% de los recursos destinados a el área donde se contrató el servicio. Y el segundo, la practicidad y flexibilidad para el manejo de diversos departamentos y áreas.

De desaparecer el outsourcing habrá un panorama laboral muy sombrío sumándose al que se vive por la pandemia, ya que actualmente de acuerdo con datos de la INEGI, 4.6 millones de personas laboran bajo este esquema, siendo adultos mayores y jóvenes con su primer empleo los que representan un mayor porcentaje, la que a su vez es la población más vulnerable.

Y por el lado de las empresas contratantes, que se verán más afectadas serán las medianas con un 31.2% de su masa laboral y las grandes con un 23.3%, siendo el sector manufacturero el mas afectado con poco más de 1.2 millones de trabajadores; esto de acuerdo con el INEGI.

De no aplicar una regulación y sólo desaparecerlo, se correría el riesgo que la masa laboral que pierda su empleo pasará al mercado informal, lo cual se traducirá en condiciones peores que las que se podrían producir mediante una regulación, ya que muy probablemente percibirá un salario menor, carecerá de seguridad social, su escenario laboral será más sombrío, y no aportará impuestos al Estado, que es el motivo principal por el cual se busca desaparecerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.