Tonatiuh García ganó Concurso Internacional de Relato Visionario

Tonatiuh García Jiménez, ganador del Concurso Internacional de Relato Visionario, por “El canto de la iguana”
  • El escritor e integrante de la OSX obtuvo el primer lugar por su obra El canto de la iguana”.
  • La convocatoria fue emitida en 2020 por Vasos Comunicantes y el Museo de Plantas Sagradas, Mágicas y Medicinales, de Perú.
  • “Este reconocimiento me motiva a continuar contando historias”, expresó.

Claudia Peralta Vázquez 

Tonatiuh García Jiménez, escritor e integrante de la Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX), obtuvo el primer lugar en el Concurso Internacional de Relato Visionario, con sede en Perú, por su obra “El canto de la iguana”.

El pasado 14 de abril, la organización Vasos Comunicantes y el Museo de Plantas Sagradas, Mágicas y Medicinales, dieron a conocer los resultados y nombres de los ganadores de la convocatoria emitida el año pasado.

A ésta respondieron un poco más de 285 escritores de diversas partes del mundo, de al menos tres continentes. De este total, 47 relatos pasaron a la ronda final y de este grupo se escogieron a los ganadores.

Los lugares segundo y tercero fueron para los relatos “El niño quenista con ojos de perro” y “El viejo hombre de la montaña”, de Richard Fredy Navarro Coaquira y Raúl Antonio Oliva Muñoz, respectivamente, ambos de Perú.

Tonatiuh García expresó que lo interesante de esta convocatoria es que se basa en temas relacionados con la experiencia visionaria y las prácticas de expansión y mantenimiento de la consciencia; es decir, llama a la fantasía, a lo sobrenatural y a aspectos que pueden verse más allá de la conciencia.

En 2017 empezó a escribir este relato narrado en primera persona, el cual aborda la vivencia de un joven que junto con su novia emigra a Estados Unidos para cursar estudios de posgrado.

Con el paso del tiempo deciden poner fin a su relación, pues ella se enfoca más en sus responsabilidades doctorales en el área de biología, y él tras concluir sus estudios empieza a trabajar y a ganar en dólares.

Un día recibe la invitación de la chica para acudir a su ceremonia de graduación. Un tanto incrédulo por esa acción, decide emprender un viaje a bordo de su coche para estar en ese importante evento.

En su recorrido de Oeste a Este, cruza el desierto e inicia esta historia plagada de vivencias místicas, mágicas y reales, donde se hacen presentes ambas dimensiones. Al mismo tiempo suceden dos cosas que el lector tendrá que interpretar.

“Es una narrativa muy barroca en el sentido de que hay mucha descripción de todos los detalles que vive el personaje, y de una iguana con la que se topa”, expresó el músico y escritor.

Durante el trayecto, el personaje central hace una retrospectiva de lo que fue su vida al lado de su novia en México, antes de partir a Estados Unidos; de cómo ambos se distanciaron; y también, de su etapa como estudiante universitario.

“Es un viaje hacia nuestro interior y al mismo tiempo hacia el cobijo de la naturaleza que siempre nos guía, protege e indica hacia donde debemos ir, de observar todas las señales que ella nos envía.”

En la convocatoria participaron más de 285 escritores de diversas partes del mundo

En este sentido, el relato ofrece al lector muchas trilogías y referencias místicas, como el número de la carretera, el día en que todo ocurre, por ejemplo, el ocho, símbolo del infinito.

Compartió que creó esta historia a su regreso de ese país, después de haber cursado un posgrado en Texas, no sin antes investigar aspectos de la zona en que acontece la mayor parte del relato, que es una carretera dentro de una reserva territorial donde se protege a una etnia indígena.

“Uno va metiendo experiencias propias, pero no todas, pues la historia se enriquece con otras cosas que uno imagina.”

Él radicó en Lubbock, ciudad en medio del desierto y de paisajes similares a los que describe su obra. “Hay desiertos, llanos, matojos rodantes como en las películas del oeste, planicies, sol y sequía”.

Tonatiuh García se adentró al mundo literario desde la adolescencia, incluso llegó a conflictuarle la decisión por estudiar Letras Españolas o Música.

A pesar de que optó por esto último y actualmente es miembro de la OSX, donde ejecuta la viola, nunca se apartó de la creación de cuentos, relatos y cortometrajes en los que vuelca su imaginación.

Actualmente se encuentra en el desarrollo de una novela y de dos libros de poemas.

Al enterarse de este concurso, consideró una buena idea someter “El canto de la iguana” a la evaluación de expertos internacionales, sin creer que el resultado lo favorecería.

“Ya tenía este cuento, lo revisé varias veces y creo que estaba muy en consonancia con la temática que pedían.”

Finalmente, la decisión fue unánime por parte del jurado, conformado por arqueólogos, escritores, filósofos, artistas y poetas, quienes además otorgaron cinco menciones honoríficas.

Sobre este logro, García Jiménez manifestó que es un reconocimiento que lo motiva a continuar contando historias, algo de las experiencias que ha vivido y provenientes de su imaginación.

Si bien el premio para el primer lugar fue económico, las obras ganadoras serán publicadas en la versión electrónica del libro El retorno de los felinos voladores, Las actas de la Anadenanthera y el Simposio en Cusco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.