SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

COLONIAS OLVIDADAS

Para quien no lo sabe ya existe en Coatzacoalcos una colonia con el nombre de Andrés Manuel López Obrador. Aun cuando es una colonia muy pequeña y modesta, sus calles tienen cada una la placa que las identifica.

Adivine usted cuáles son los nombres de estas calles. Le atinó. Se llaman Benito Juárez, Cuarta Transformación, Bicentenario, Bienestar y por supuesto la principal es Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa del presidente, la primera dama aunque no le guste ese calificativo.

Por si quiere usted confirmar el dato o conocer está nueva colonia, le informamos que se entra por la Avenida Jirafas, justo frente al fraccionamiento Punta Caracol, a 500 metros de la Picadita Jarocha.

Si es usted candidato, esta es una buena oportunidad para ofrecerles servicios de drenaje, agua potable, electricidad y pavimentar sus calles. Esta podría ser una buena promesa de campaña para conquistar a los vecinos, que viven precariamente en esta colonia que tiene nada más y nada menos que el nombre del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

¿De quién sería la idea de bautizarla así y con qué fin? Ojalá sea para atraer las miradas y beneficiar a las familias que ahí radican.
Bienvenidos a la “Colonia Andrés Manuel López Obrador”.

Esta es una de tantas colonias olvidadas por el gobierno, que carecen de servicios básicos y que viven en el rezago y la marginación.

EL EVIDENTE REZAGO

Hay colonias que ven pasar el crecimiento económico de Coatzacoalcos y nadie voltea a mirarlos ni a tomar nota de sus necesidades. Entre las colonias más olvidadas están la Santa Rosa, Fidel Herrera, Esmeralda de la Esperanza, Sector Popular, Constituyentes, San Silverio, Guadalupana, Antonio Luna y Solidaridad, solamente por citar algunas.

El rezago de estas colonias es evidente, a diario las familias tienen que lidiar con la falta de servicios y con la insalubridad, reina el desempleo y el vivir al día es la constante. No hay de otra más que pedir fiado en la tiendita de la esquina, para poder alimentar a la familia.

El gobierno no voltea ni a mirarlos, tal vez ahora que los políticos andan en campaña se tomen el tiempo para visitar a los colonos, que viven en un cuarto pequeño entre paredes de lámina, soportando un calor sofocante, aguantando vara, pues no hay más que hacer lo de cada día: sobrevivir.

Mientras tanto ¡Póngase la camiseta que allá viene el candidato!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.