#ObreroDelGis Los nómadas y los sedentarios

Diego A. Zapata Gómez

Riiiiiing, el sonido de cambio de clase se escucha en el Colegio. Así que dejaba la clase en un grupo y me dirigía a otro con la clase de geografía. Llegando al salón, se hacen todos los ritos protocolarios y la liturgia de cada clase: saludar, pasar lista, el examencito de las tres preguntas, etc., así de rapidito.  Son los protocolos y las acciones rituales de cada maestro.  Ya en la clase iniciamos el tema de la migración humana, haciendo énfasis en el Migrante, Emigrante e Inmigrante. Migrante es la persona que va caminando para dirigirse a un lugar donde va a establecerse. Emigrante es la persona que sale de un lugar determinado que es su origen, su pueblo, en donde nació o vive ahí. E inmigrante es la persona que llega a un lugar y se establece para quedarse a vivir o trabajar por un buen período, o sea más de un año. Y así estaba explicando estos términos cuando Roberto me pide que les explique por qué sucede esto.

Y ahí vamos, déjame que te cuente limeña. En toda la historia humana el hombre se ha movido de un lugar a otro en busca de bienestar. Seguía a los animales porque tenían el olfato de encontrar lugares donde había buenos pastos y agua, el hombre los seguía porque así se podía sostener. Este movimiento se le llama el tiempo de los nómadas, eran pastores en su mayoría. Cuando llega la primera revolución humana, el descubrimiento de la agricultura y la ganadería, el hombre se da cuenta que puede domesticar y controlar su sustento. Se le llama sedentarismo. Y así seguí explicando hasta que me interrumpen con la pregunta: ¿Cuáles son los beneficios del nomadismo y del sedentarismo? Pero danos una respuesta desde tu corazón y convicción, no nos digas lo que has preparado o estudiado para dar tu clase. Ah caramba, ahora si me han puesto en jaque mate, diría el ajedrecista. Y como todo hábil profesor les dije que la próxima clase les traería mi reflexión. Noooooo, dijeron ellos cuéntenos desde usted, desde su corazón. Usted nos cuenta historias que nos motivan, así que queremos escuchar lo que usted piensa.

Así que, tu formación no te deja, tu forma de hablar te traiciona y dice de dónde vienes. No puedo negar mi formación Filosófica y teológica, mi vida y estancia en una institución religiosa y misionera. Y empecé a compartir con entusiasmo, es decir desde el corazón. comencé por decir que los nómadas, de aquellos tiempos, eran personas que sobrevivían con lo que tenían, y lo que tenían era lo necesario y suficiente, no acumulaban objetos o bienes porque cuando había que marcharse les era complicado cargar con ellos, así que muchas cosas las dejaron ahí en donde habían pasado el tiempo permitido por la intuición de los animales. Tenían una confianza en su Dios, porque no encontraban explicaciones a los acontecimientos de la naturaleza, haciendo sacrificios de animales para agradar a Dios. Salían a cazar para sostener a su familia, porque todos eran familia. Los hijos eran de todos, todo lo que tenían como tribu o clan era de todos, una especie de comunismo. Imagina cuando los fuertes salían a cazar y algunos ya no volvían, porque murieron en la tropelada de unos animales hacia ellos, o porque lo alcanzó un animal feroz y lo mató para devorarlo, o porque cayó en un barranco o algún accidente. Que noticias iban a dar a su mujer o a su familia. Por eso los hijos eran de todos, los huérfanos eran adoptados por la tribu o el clan, la mujer era tomada como esposa por otro de la tribu. Imagina a su familia esperando con emoción al padre de ellos, y no llegó. Le han dicho que ya no volverá por equis o tal razón.

Era una situación en donde todos veían por todos, se compartían todo, porque eran familia. Ante los fenómenos naturales, y lo que conseguían, los beneficios de estar en grupo se apegaban a un Dios que no los dejaba en abandono, porque los llevaba por caminos de bienestar. Así que ofrecían corderos o algún otro animal para agradar a su Dios, en la biblia a este tiempo lo conocemos como Abel, el hijo de Adán y Eva. Y dice que eso le agradaba a Dios.

Los ancianos y las mujeres se quedaban en el grupo a esperar a los cazadores, que se iban por un tiempo un poco prolongado. La ociosidad y la curiosidad, tal vez, los hizo darse cuenta de que tener un animalito y encariñarse con él, al marcharse este se iría con ellos. Que las semillas que tiraban nacían y crecían grandes arboles que al volver de nuevo a esos lugares ya estaban dando frutos, o que se podía cultivar algunos vegetales o encerrar animales para domesticarlos, que podían cosechar y guardar para su sustento. Que algunos ya no iban a poder marchar con ellos y decidían quedarse junto con otros y fueron dándose cuenta del cultivo y la domesticación, y entonces surge la propiedad privada: esto es mío. Lo que se conoce como capitalismo. En la biblia se le conoce como Caín.

Caín mato a Abel. En la Biblia esta acción fratricida nos hace cuestionar esa acción como inmoral, inhumana, y no aceptada. Pero la estamos viendo desde nuestra experiencia y desde nuestra moral. Sin embargo, debemos entender lo siguiente. Cuando Caín (Agricultor o Sedentario), llega a tener, se crea mentalmente una satisfacción de bienestar, donde todo lo he logrado a mi trabajo y mi esfuerzo, porque tengo mi territorio, mi casa, mi dinero, mi familia, mi espos@, mis hijos, mío, mío, mío… nadie me lo da de gratis. Se aleja de su Dios, su fe está centrada en lo que hace y entonces mata a Abel, quien como Pastor (Sedentario y viviendo un comunismo primitivo), confía en Dios, que se abandona fielmente a su Dios ante la inseguridad del mañana. Caín mató a Abel.

Nosotros tenemos ese Abel y ese Caín en nuestra mente y corazón, porque también salimos a buscar la chuleta, porque hemos estado en la pobreza, en la necesidad, tal vez salimos de nuestra tierra o terruño para ir a buscar el bienestar, y si somos hombres de fe, nos encomendamos a nuestro Dios para que nos vaya bien. Sin embargo, olvidamos esos tiempos de necesidad, cuando ya estamos bien porque hemos trabajado duro y puede ser que algunos se olviden de su Dios.

Todos se quedaron en un silencio, mirándome fijamente. Alguien levantó la mano y me dijo: profesor me ha hecho comprender el porque sale uno de su tierra y me ha enseñado que la fe no es magia, que la fe es confiar en Dios y trabajar para lograr lo que se anhela y quiere. Ahora lo entiendo cuando usted, como hombre religioso, tiene una fe que muchos ignoran.

Me quedé pensando, si lo que les conté correspondía a los programas o no. Pero no me importó, ellos aprendieron y le echaron más ganas al estudio y cuando llegó el examen la gran mayoría respondió de manera correcta según lo enseñado por el programa y lo que les había contado.

Así que cuando uno vea que aquellos que van caminando en busca del sueño, hay que comprender que lo hacen por una acción natural que es moverse de un lugar a otro para el bienestar de su familia o de ellos. Que la fe mueve montañas, pero hay que ponerse de pie y caminar, porque la fe es creer que sí se puede, solo es cuestión de actuar en lo que la vida te ofrece. Y si eres creyente, confía en tu Dios que te bendice y te lleva por buenos caminos, solo hay que creer en el abandono de su providencia moviéndose. Pues lo que no se mueve, se muere o se descompone. Es la forma más general del ser de todos los fenómenos y objetos. El Cambio abarca todo movimiento y toda interacción, el paso de un estado a otro, de un lugar a otro. Heráclito eliminaba del universo el reposo y la inmovilidad, pues eso es una propiedad de la muerte. Atribuía al movimiento a todo, el movimiento perpetuo a las cosas eternas, y el movimiento temporal a las cosas perecederas. Mejor conocido como el Panta Rei. Todo se mueve.

Mándame un comentario a diegozagconrumbo@gmail.com para enriquecer mi acervo cultural y saber lo que piensas. Muchas gracias por tu atención.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.