“La mujer que no canta sola”, obra teatral sobre Chavela Vargas

  • Se presentó en el Foro Guadalupe Balderas del Centro Recreativo Xalapeño.

Laura Hernández / Bernardo Gutiérrez

Como parte de sus actividades artísticas, la Secretaría de Educación de Veracruz rescató las canciones y escenas de la vida de la cantante Chavela Vargas, a través de la obra de teatro “La mujer que no canta sola”, la cual se presentó en el Foro Guadalupe Balderas del Centro Recreativo Xalapeño.

Fue a raíz del interés de la propia Directora de Actividades Artísticas, Laura Jayme Barrientos, quien dirige la obra, que se llevaron al escenario algunos pasajes de la vida de la cantante mexicana de origen costarricense, quien mantuvo una liga muy particular con Veracruz. Amiga de José Alfredo Jiménez, Chavela Vargas fue una mujer que luchó por ser ella misma, comentó Benilde María Larios Canseco, quien participa en “La mujer que no canta sola”.

“Originalmente pensamos en un concierto, pero después Laura Jayme nos dijo, no, vamos a hacer una obra de teatro, con música y escenas de su vida. Si te das cuenta es una obra pequeña, son como cápsulas, pinturas que cobran vida. Chavela tenía un conflicto, porque era homosexual. Se la pasaba de borracha con José Alfredo, se fue a España, triunfa, regresa a México, se muere”, comentó la cantante.

“Yo creo que Chavela Vargas, a pesar de no ser una mujer oriunda de México, representa muy bien lo que es una parte del mexicano, que lleva la música, el arte por dentro y ella decide ser, más allá de las críticas, de la cuestión social, ella dice me vale, voy a hacer lo que se me antoje. A pesar de todas las situaciones por su homosexualidad en ella se da esa lucha con todo lo que hay por ser ella misma”.

Benilde María Larios Canseco comenta que para ella ha sido muy significativo participar en esta obra, porque hay una conexión con su pasado, ya que su madre cantaba canciones de Chavela Vargas en guitarra. “Cuando empecé a estudiar al personaje empecé a recordar esas canciones que cantaba mi madre. Entonces hay una conexión con mi pasado. Además, en las canciones hay sentimientos que no están alejados de cualquiera de nosotros, porque todos hemos pasado por la tristeza, la soledad, el despecho. A todos nos han traicionado o nos hemos sentido solos”, comentó la cantante clásica, que a pesar de interpretar piezas en italiano, alemán o francés, como latina tuvo una gran conexión con Chavela Vargas.

En la obra participan también Cristina Macías Álvarez, Ada Lidia Bretón Merino, Karen Magdalena Utrera, Sandra Eloísa Hernández y Enrique Ortiz Mejía, al lado de un gran equipo de profesionales escénicos como Yanet Condado Viveros, Álvaro Jarquín Hernández, Julio César Díaz Gutiérrez, Adrián Moreno Ávila, Javier y Hugo Licona Huerta, Miguel Pavón y Roberto González Acosta.

“Llamándose Chavela Vargas, cantaba rancheras, género musical dramático, apasionado, donde las mujeres son las únicas culpables de los desamores y la traición. Su ronca y seductora voz la hacía acompañar de una guitarra. Llevaba pantalones, cuando las mujeres no se atrevían. Fumaba tabaco y empezó a tomar tequila por litros. No le faltaba poncho para abrigarla, pero un día el poncho se atoró en algún mueble viejo y se fue el hilo rojo desbaratando, desbaratando”, se lee en el programa de mano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.