Desde ayer, asumen formalmente marinos control de puertos del país

A partir de este lunes 7 de junio, los puertos de México pasaron formalmente a una autoridad naval militar, luego de que la Secretaría de Marina (Semar) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) firmaron el traspaso de trabajadores, recursos financieros, instalaciones y otros bienes, en atención al decreto presidencial publicado desde diciembre de 2020.

De esta manera concluye medio siglo en que dichas instalaciones estuvieron a cargo de un mando civil.

Como parte del documento que hizo oficiales las modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la de Navegación y Comercio Marítimos y la de Puertos; la Semar recibió de la SCT las 14 administraciones portuarias integrales (API) del país, el Fideicomiso de Formación y Capacitación para Personal de la Marina Mercante y el Fondo de Desarrollo de la Marina Mercante Mexicana.

Además, la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante y sus tres direcciones generales –la de Fomento y Administración Portuaria, la de Puertos y la de Marina Mercante– pasaron a la Semar junto con todos los recursos vinculados a la administración y regulación de las instalaciones marítimas del país.

Por cerca de dos años la SCT intentó mantener sus atribuciones para operar la marina mercante en el país. Primero entre legisladores se alzó la propuesta de dar el control de los puertos a la Semar y, más tarde, también lo expresó así el presidente Andrés Manuel López Obrador en Manzanillo.

La propuesta llevó a la salida del primer secretario de Comunicaciones y Transportes bajo la actual administración, Javier Jiménez Espriú. En su carta de renuncia a López Obrador, el ingeniero destacó el “diferendo de su política pública, de trasladar al ámbito militar de la Secretaría de Marina las funciones eminentemente civiles de los puertos, de la marina mercante y de la formación de marinos mercantes, que han estado a cargo de la SCT desde 1970”.

Con Jiménez Espriú también renunció Héctor López Gutiérrez a la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, y posteriormente se pusieron militares al frente de las API del país.

La transferencia a personal militar de áreas antes dominadas por la SCT también fue referida por Jorge Arganis Díaz Leal, sucesor de Jiménez Espriú, durante un evento público en el que se celebraban 130 años de la dependencia.

“En lo personal, considero muy importante que seamos los profesionales de la ingeniería civil quienes la dirijan (la SCT) y tengan en sus manos la responsabilidad de guiar su camino. Así lo he dicho y así lo considero. A lo mejor me corren por eso, porque ahora están de moda los ingenieros militares”, comentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.