Sentido común

SENTIDO COMÚN

Gabriel García-Márquez

GASOLINAZO A LA VISTA

Los pronósticos dados a conocer recientemente por los especialistas sobre el encarecimiento internacional del petróleo han puesto en alerta no nada más a México, sino al mundo entero, toda vez que esto repercutirá de manera importante en los precios de todos los productos.   

El precio del petróleo a nivel mundial ha aumentado de 32 a 74 dólares por barril en el transcurso de los últimos 12 meses, y en lo que va de este año ya se ha encarecido entre 33 y 46%, ocasionando alzas del 15% en las gasolinas, diésel, gas y transporte de carga, además de los productos básicos.

Se estima que en México para los próximos seis meses el alza de precios podría tener un incremento de entre el 20% y el 30%, principalmente en productos como la gasolina, transporte, autos, alimentos, medicamentos, ropa, calzado, electrónicos, cosméticos y plásticos. 

La ecuación es muy clara, al subir el precio del petróleo, lo primero que sube son los combustibles, lo cual encarece la distribución, venta y producción de todo tipo de productos. 

Se estima que las gasolinas subirán de precio a corto plazo, alcanzando entre 25 y 26 pesos por litro durante los próximos meses

EFECTO BUMERÁN

Según los especialistas, aun cuando el precio del crudo tendrá algunos altibajos, la tendencia será al alza en el mercado internacional, lo que podría generar un aumento del 15% en los ingresos petroleros para México que beneficiarán al sector público, pero no así a la población, porque estos incrementos provocarán una cascada de aumentos de precios en todos los productos, que detonarán una inflación arriba del 5 % al finalizar el año.  

Pero no todo se reflejará en el encarecimiento de la producción de derivados y materias primas del petróleo, sino que las empresas tendrán que tomar medidas emergentes para nivelar su situación financiera, tomando decisiones drásticas en las empresas como reducir costos y despedir personal para amortiguar el golpe.

Al final se registrará el efecto bumerán, porque al despedir personal, habrá más desempleo y bajará el consumo de los productos y finalmente se pagarán menos impuestos al gobierno.

De manera que de ser cierto este pronóstico, estaremos entrando a una terrible crisis por la escalada de precios que se avecina y cuya única solución parece ser que el gobierno vuelva a subsidiar el precio de los combustibles, cuando menos durante el tiempo que dure esta tendencia alcista del petróleo. Así que, aunque el gobierno diga lo contrario, un fuerte gasolinazo está a la vista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.